MUNDIAL 2014

El dilema de Néstor Pitana

El misionero estuvo impecable en su arbitraje entre franceses y alemanes. Amonestó dos veces y suena para dirigir otro partido más en el Mundial, siempre y cuando su país de origen, Argentina, no siga en carrera. Mirá la presentación personal que hizo para FIFA TV.
viernes, 4 de julio de 2014 17:52
viernes, 4 de julio de 2014 17:52

(Infobae)

Néstor Pitana afrontó un serio compromiso esta tarde al ser el encargado de dirigir el clásico europeo entre Alemania y Francia, por los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014. El árbitro argentino supo llevar el encuentro sin sobresaltos, a partir de sus buenas decisiones en las jugadas polémicas.

La primera acción que requirió la determinación del juez dentro del área se produjo a los 24 minutos. Miroslav Klose cayó ante la marca de Debuchy cuando se disponía a definir mano a mano ante el arquero, pero el argentino, que estaba muy cerca de la jugada, consideró que no hubo falta y dejó seguir el juego.

Algo similar ocurrió a los 32, cuando Müller se desplomó en el área al ir en busca de una pelota junto a Debuchy. Nuevamente, el defensor francés ganó sin falta y el árbitro acertó al no dar el penal.

El referí no sancionó los penales al considerar que no hubo falta en ninguna de las ocasiones, pero tampoco amonestó a los jugadores alemanes por simular.

Sobre el final de la primera etapa los que reclamaron fueron los franceses. A los 41, Benzema bajó de cabeza una pelota y ésta rebotó en el cuerpo de Hummels. Aunque el delantero del Real Madrid le reclamó a Pitana una supuesta mano, el árbitro no dio lugar al pedido.

Al minuto del complemento iba a llegar una nueva jugada que obligaría al juez a interceder. Griezmann cayó en el área al recibir una pelota y reclamó una falta de Bastian Schweinsteiger, quien apoyó su brazo sobre el pecho del francés. Nuevamente, el argentino consideró que no existió falta.

Durante el encuentro, Pitana mostró dos tarjetas amarillas. La primera fue a Sami Khedira a los nueve minutos de la segunda parte por agarrar de la camiseta a Griezmann en la mitad de la cancha y evitar que el francés arremetiera con peligro contra el área alemana. A diez minutos del cierre, el que vio la tarjeta fue Bastian Schweinsteiger, con una nueva infracción en la salida sobre Griezmann, que detuvo un claro ataque.

Valorar noticia

Comentarios