CRONICAS POLICIALES

La burocracia favorece el consumo de drogas

Dos casos prácticos citados por el periodista Gustavo Martínez Puga apoyan la idea, a partir de la adulteración de recetas para adquirir psicofármacos e introducirlos al mercado negro.
miércoles, 01 de noviembre de 2017 · 12:36

Dos situaciones a nivel institucional apoyan la idea de que la burocracia favorece el consumo de drogas legales, como psicofármacos o la llamada droga de la violación, que se compran con recetas adulteradas, y luego se comercializan en el mercado negro triplicando su valor.

El juez de Flagrancia Eduardo Raed condenó a una mujer atrapada cuatro veces comprando el psicofármaco Alplax con recetas truchas. Pero fue condenada a un mes de prisión por hurtar dos cajas de preservativos.

Por lo menos sumó una condena por hurto, porque es un delito comprendido en Flagrancia. Pero el otro delito, de adulteración de recetas, no entra en Flagrancia sino en la Justicia Penal ordinaria, donde la causa termina cajoneada por la burocracia.

Por otro lado, es delicado el sistema de control de recetas. Cuando cambió el gobierno nacional la gestión de la receta electrónica se vino abajo y se volvió a la receta de papel, favoreciendo el uso de sellos duplicados y firmas apócrifas.