CRONICAS POLICIALES

Una fiscal reflotó el caso del bebé que perdió deditos en una incubadora

Se trata de Claudia Salica, quien imputó a la gerenta de la Clínica Mayor, al jefe de Neonatología del momento y a una enfermera. La causa había llegado a juicio contra otra auxiliar que terminó absuelta por el beneficio de la duda.
miércoles, 12 de julio de 2017 · 22:09
Claudia Salica, Fiscal Correccional Nro. 5, reflotó el caso del bebé al que tuvieron que amputarle los deditos porque lo introdujeron en una incubadora junto a un secador de pelo, en el año 2015.

En Crónicas Policiales, la funcionaria judicial relató los hechos y justificó su decisión, luego de que el caso llegara a juicio contra otra enfermera que terminó absuelta por el beneficio de la duda.

"Liam nació el 20 de marzo de 2015, de acuerdo al peso que presentaba decidieron trasladarlo a Neonatología para chequear los primeros momentos de vida del bebé", explicó Salica.

"Según las constancias, una de las incubadoras donde colocaron al bebé no calentaba, entonces con un secador de pelo intentaron elevar la temperatura. Lo colocaron al bebé y el secador seguía adentro", advirtió la fiscal.

"Esta investigación determina la elevación a juicio de Graciela Espíndola, la enfermera sindicada por todos", recordó la funcionaria. 

"En el juicio, por el beneficio de la duda, se la absuelve. Sin perjuicio de eso, la doctora Balanza, con un amplio criterio, decide en el juicio que las actuaciones de origen pasen al juzgado para que se continúe la investigación", continuó.

"La primera investigación había girado en torno a la responsabilidad que le cabía a una sola enfermera. Y a nadie más", explicó.

Ante los avances en la causa, Salica resolvió imputar a la gerente de Clínica Mayor, Analía Fernández, a la enfermera Marisa Garay y al doctor Mario Tripolone, jefe de Neonatología, por el delito comúnmente conocido como mala praxis.