Joan Manuel Serrat aborda un “mediterráneo” que con sueños y dolores “es nosotros”

Tras tres multitudinarias presentaciones poteñas en formato sinfónico, Joan Manuel Serrat se queda unos días más en Buenos Aires donde ultima detalles de ”Mediterráneo da capo”, el espectáculo con el que girará a partir de abril y que haciendo eje en el disco “Mediterráneo” (1971), “habla sobre un mar que es una búsqueda del país de los sueños y el dolor por la terrible tragedia que la humanidad es incapaz de contener”, describe el artista.
lunes, 5 de marzo de 2018 · 20:11

Durante una reposada entrevista en uno de los salones de un hotel del centro porteño, Serrat explica que “el Mediterráneo es un destino y una búsqueda del lugar donde nuestros sueños van a poder concretarse, es la Ítaca, el recorrido como meta, es también nosotros”.

“Pero en este proceso de grandes migraciones y de grandes destrucciones de pueblos y de países enteros -abunda-, el Mediterráneo es además escenario de un momento realmente muy trágico del que se está apoderando la normalidad y esto es doblemente trágico”.

Mimado en escena y fuera de ella, el trovador catalán de 74 años está dispuesto a conversar sin tener que recurrir ni a la portada de los diarios locales ni a famosos y queridos nombres propios que vehiculicen el diálogo y, entonces, es posible y gozoso hablar sobre “Mediterráneo da capo” recurriendo al emblemático y maravilloso disco que empuja la aventura.

Aquel álbum reunió una decena de canciones que han sobrevivido al tiempo y sus avatares: “Mediterráneo”, “Aquellas pequeñas cosas”, “La mujer que yo quiero”, “Pueblo blanco”, “Tío Alberto”, “Qué va a ser de ti”, “Lucía”, “Vagabundear”, “Barquito de papel”, y “Vencidos”, ésta última la única que no compuso en letra y música, ya que se basa en el poema de León Felipe.

“Para mí es una idea muy sencilla pero también que me entusiasma mucho porque se mezclan una serie de factores a partir de un trabajo que hice a principios de los 70 con la idea del mar como puente, como difusor de cultura y como nexo de unión de pueblos”, explica acerca del espectáculo de marras.

Lejos de cualquier nostalgia rosa, enseguida apunta que “también habla sobre este Mediterráneo que se ha convertido en un sarcófago para la gente huyendo de sus territorios que lo encuentran como una barrera que se los engulle y que se los traga. Una barrera que alimentan otros pueblos más del norte tratando de defender sus pequeñas miserias”.

Y para completar esas ideas en tensión. Joan Manuel advierte que “son elementos que se fusionan pasados por el cedazo de alguien que es hijo absoluto de ese mar y que toda su vida funciona mirando las cosas desde esa atalaya que se proyecta en el mar”.

El tour de “Mediterráneo da capo” (título que apela al término musical de origen italiano que significa volver al principio) comenzará el 22 de abril en Roquetas de Mar (Almería) y hasta finales de septiembre girará por España (sumando alguna noche en París), para luego regresar a la Argentina donde, de momento, hay tres noches previstas en el Gran Rex de Buenos Aires (19, 20 y 21 de octubre), una en el Quiality de Córdoba (el 26) y fechas a confirmar en Mendoza, Rosario, Tucumán, La Plata y Salta.

Periodista: Supongo que al referir al Mediterráneo, no puede faltar tampoco “Plany al mar”, otra canción suya que solía presentar en vivo como la contracara de aquella que daba título al disco de 1971…

Joan Manuel Serrat: Sí, son dos canciones construidas alrededor de un mismo elemento pero escritas en tiempos distintos porque el tiempo ha jugado en contra de este mar que nos enriquece, condenándolo a una degradación constante en función de intereses económicos sin parar y el Mediterráneo está respondiendo a ello con angustia y con muerte.

P: ¿Aspira a que proponer este espectáculo se pueda echar algo de luz sobre esa situación?

JMS: No. No confío en estas cosas. Creo que solamente la capacidad que pueda tener la sociedad en sí misma de volver la cara a estas historias con dolor y mucha vergüenza pero volverla, puede generar una reacción de signo contrario a la que estamos viviendo que es una reacción de miseria, de egoísmo y de defensa mezquina de unos bastiones que no van a llevarnos a ningún sitio.

P: ¿Puede pensarse a aquel disco como un documento de época?

JMS: Lo escribí en un tiempo en que estaban ocurriendo cosas fundamentales como los hechos de Mayo del 68 en Francia, la imagen del hombre nuevo en América Latina y la revolución de Praga; todas cosas que que tienen mucho que ver entre ellas y que cambian la concepción del tiempo y de la función del hombre en el tiempo. Consciente o inconscientemente , con victoria o con derrota, esos sucesos forman parte de las obra de quienes hemos hecho cosas en todos esos años porque provocaron el cambio de usos y costumbres, la relación entre los hombres y las relaciones entre hombre y mujer.

P: ¿Cómo se lleva con aquel Joan Manuel de 20 y pico de años que hizo aquellas canciones?

JMS: No tengo grandes problemas y contradicciones con él, me he llevado bastante bien con el personaje y con el pasado y he procurado hacer las cosas de acuerdo a mi pensamiento. Eso no me ha impedido equivocarme pero no me deja mal cuerpo, me deja tranquilo.

P: ¿Aquel muchacho tendría la misma posición sobre el proceso independentista catalán que usted sostiene actualmente?
JMS: La situación actual de Cataluña se ha acelerado mucho en los últimos años, el independentismo es una idea que ha crecido muchísimo y por tanto hace 40 y tantos años el nacionalismo que no siempre ha sido necesariamente independentista no tenía la fuerza que tiene hoy en día, Hay una gran responsabilidad por parte de todos los que han participado de la actividad política en España y Cataluña para que las cosas hayan llegado al punto en que están. Las cosas han cambiado mucho y es importante la mesura y la prudencia para que todo se vuelva a ordenar.

 

SERRAT REPASA ALGUNAS CANCIONES ESENCIALES DE “MEDITERRÁNEO”

A casi medio siglo de haber construido un álbum como “Mediterráneo” que es una de las joyas que legó a la canción iberoamericana, Joan Manuel Serrat prepara un acercamiento a aquel repertorio que, comenta, “está integrado por canciones que forman parte de una misma época y por tanto tienen muchas cosas en común, muchas más de las que pensé”.

Y frente al desafío de volver a encontrarse con ellas para “Mediterráneo da capo”, le avisa que “aunque son canciones que he hecho regularmente, nunca toqué juntas todas las canciones de ‘Mediterráneo’, quizá solamente cuando presenté el disco”.

Convidado a hacer un repaso por aquellos temas, el trovador indica que “fueron obras que escribí cuando tenía entre 26 y 27 años, que es un tiempo donde todo es tan fresco y tan mágico que no importan mucho los detalles ni las precisiones biográficas”.

Y, además, aconseja con gesto pícaro “en esta vida todo es relativo, aproximado y provisional”.

Aún así, el disco en cuestión regala unas piezas de amor de alto impacto como “Lucía” y “Aquellas pequeñas cosas”, a las que se añade “La mujer que yo quiero”, a la que define como “muy simpática y muy divertida”.

Periodista: ¿Qué significa “Pueblo blanco” en su obra?
Joan Manuel Serrat: Es una canción que ha tenido muchas lecturas. Curiosamente la gente ha interpretado de manera personal y le ha dado nuevas aristas a ese prisma y eso no solamente me parece interesante y divertido sino muy creativa. Que escribas algo y que aparezca ahí algo que nunca quisiste decir y tenga sentido, es esponjar la canción desde una complicidad que le da una riqueza mucho más grande.

P: ¿Cómo aparece “Vencidos”?
JMS: “Vencidos” aparece como algunas de las canciones que he escrito a partir de poemas y estaba en el libro de León Felipe. Y aunque no había necesidad de buscar coincidencia, el poema habla de aquel Quijote vencido que regresa a La Mancha, cuirosamente tras haber sido derrotado en la playa de Barcelona por el Conde Luna y vuelve a su territorio para morir. Pero esta historia, el personaje del Quijote es el país, es España, es la pérdida, es el exilio.

P: ¿Por eso la apuesta a “Vagabundear”, a descreer de la noción de patria?
JMS: Yo no me siento tan sin patria sino que para mí no está reducida a unos símbolos que son manejables y manipulan la sensibilidad de la gente en beneficio de otros intereses más espurios. Pero la patria está ahí, la patria son los hermanos.

P: ¿Y “Tío Alberto” era tío suyo?
JMS: Alberto era tío de sus sobrinos, pero no era mi tío. Es un apodo que le pusieron los gitanos por el respeto y la admiración a un personaje de enjundia. Alberto era muy progresista, un gran luchador y al tiempo con mucha cercanía al arte en todas sus facetas.

  •  

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios