Mira, el sanjuanino por el mundo

Hoy Nepal – Segunda Parte

La semana pasada te contamos parte de la cultura de Nepal. Hoy te contaremos algo sobre sus Plazas Durbar, sus antiguos reinos, sus religiones, sus dioses celestiales y terrenales y su misticismo.
domingo, 22 de marzo de 2020 · 09:59

Como dijimos la semana pasada, en materia religiosa, la mezcla entre budismoe hinduismo es tan fuerte que resulta complejo diferenciarlas y eso es lo fascinante de éste reino tan remoto que ostenta una capital no menos luminosa. Siempre tratamos de entender a las distintas culturas que visitamos, así como a su religión. Sería una falta de respeto hacer algo que puede resultar ofensivo y por eso siempre es mejor estudiar antes de viajar y consultar a la gente del lugar. Eso nos pasó con Nepal. Diamond nos explica con paciencia y nos enseña. Nos habla sobre los shadus y el porqué de su estilo de vida, sobre los monjes budistas que dedican su vida desde muy jóvenes a la oración y al servicio de los demás, con sus cabezas rapadas y sus grandes sonrisas, orando, practicando yoga o tal vez pintando mandalas que les llevará años terminar y también sobre los puestos de ventas de ofrendas a la infinidad de dioses de los hinduistas y budistas: Hanuman, Ganesh,  Parvati, Shiva, Vishnu y cientos de dioses más.

Aprendimos sobre la Trimurti o la Trinidad Hinduista, con Shiva como dios destructor, Vishnucomo dios preservador y Brahma como dios creador. Shiva tiene un Tercer Ojo ubicado en su frente, que representan el ojo de la sabiduría, “El Ojo que ve más Allá”, conocido como Bindi que tradicionalmente lo usaban las mujeres casadas. Antiguamente, el día del casamiento el marido le pintaba el tercer ojo con su propia sangre. Esa tradición se fue perdiendo y actualmente se usan distintos pigmentos, pero generalmente será circular y de color rojo. Las niñas y adolescentes no casadas usan de otro color o con brillos. Algunos hombres llevan el tercer ojo llamado Tinakay tiene una  forma alargada, también será de color rojo hecho de una pasta de polvo de plomo y sándalo. Dicen que ayuda a mantener la mente calma para una mejor visión de la sabiduría.

Plaza Durbar Katmandú

El lugar se encuentra frente al palacio real de Katmandú y el nombre significa “Lugar de Palacios”. La plaza está en la parte antigua y en su interior hay 50 templos que representa a una deidad del hinduismo. Ahí encontras los templos de Kasthamandap, de Shiva Parvati, Krishna, Saraswa, Bhagwati, Maru Ganesh, Vishnu y el Palacio Real dedicado al dios Mono, Hanuman Dhoka. La mayoría de éstos templos se remontan al siglo XVI, pero se cree que la construcción de la plaza y los palacios comenzó a principios del siglo III.La plaza es de una arquitectura espectacular y muestra la destreza de los artesanos que trabajaron acá durante siglos. En algunos de estos templos hay figuras del Kamasutra talladas en madera. Estasfiguras eran una guía práctica para los niños que se criaban juntos y estaban destinados a formar matrimonios arreglados y al llegar a la etapa adulta no sabían cómo concretarlo por lo que las imágenes actuaban como un instructivo.

Quizás el sitio más venerado de la Plaza Durbar de Katmandú es el templo de tres pisos llamado Kumari Bahal. Este templo construido por el rey Jayaprakash Malla, alberga a la Kumari Devi, una niña de unos cinco años,elegida a través de un proceso selectivo y que se cree que es la encarnación viva de la diosa Durga. La diosa no es una niña cualquiera y el proceso de selección es bastante riguroso: debe pertenecer a la casta Newari Shakya, no tener marcas o heridas en el cuerpo y responder a 32 señas particulares, entre ellas la de permanecer impasible ante el pánico. Es deber de una Kumari proteger a la ciudad y se cree que la tradición comenzó alrededor del siglo XII. Es un gran honor para la familia que una hija sea la elegida y además le asegura una renta vitalicia.

La Kumari quedara aislada del mundo en éste templo, siempre estará vestida de rojo, con los ojos pintados de un negro profundo y  saludando a los fieles a través de una pequeña ventana del edificio, siempre bajo la supervisión de un sacerdote que mira y controla. Una vez al día, los turistas y lugareños que se acercan a éste templo y todos harán una reverencia en señal de respeto.Se espera que la Diosa/Niña permanezca quieta durante largas horas mientras da su bendición a miles de visitantes durante los festivales. Su reinado concluirá cuando llegue su primer período y ese día volverá al mundo de los mortales como una más, sin ninguna concesión. Luego se elige a otra y así se mantiene este insólito reinado de niñas desde hace siglos.Después de años de estar aislada del mundo, ella deberá aprender a hacer amigos, a andar por las calles e ir a la escuela. Algunas de ellas quedan enclaustrada de por vida en conventos porque no soportan el reencuentro con el mundo exterior. El brillo y la adoración que tenían por ellas desaparece. Al dejar de ser Kumari comenzarán un largo camino llenos de dificultades de adaptación a la vida común para la que no están preparadas. Algunas llegarán a formar una familia y tener hijos, aunque también se dice que casarse con un ex Kumari es de mala suerte. Pobre destino para las chicas elegidas.

Salir sin permiso, del templo de adoración, es considerado un sacrilegio, pues no sólo no pueden tocar el piso, sino tampoco deben ser tocadas por nadie y solamente se alimentarán por medio de una comida ritual.​ Ellas sólo verán la calle en momentos muy concretos como la festividad de Indra en septiembre. Durante las fiestas miles de personas en procesión le rinden tributo y todos querrán tocar sus pies en señal de respeto y símbolo de buena suerte, de poder espiritual y sobre todo curativo de muchas enfermedades. Incluso el presidente se reverencia ante ella.No se les permite asistir a la escuela y sólo pueden comunicarse con unos pocos selectos. En la actualidad, esta tradición choca con los derechos de los niños que propone UNICEF, así que se realizaron algunos cambios con respecto a la educación de las nenas, ya que muchas chicas no tenían ningún tipo de educación al dejar de ser Kumari.

Plaza Durbar Patan

En Patan no hay coches en el interior de la plaza, aunque eso no hace que esté libre de la contaminación. Esta plaza era otro reino conocido como Lalitpur y fue fundado en el Siglo III a C. Frente a cada templo,una estatua representa a la deidad a la que está dedicado. Como en Katmandú, los templos se multiplican, también lo hacenlos baños públicos que no son más que enormes piletones en donde la gente no sólo va a lavar sus ropas sino también a bañarse y purificarse. Llega un punto en donde no te sorprende ver éste tipo de situaciones y son casi normales a la vista de un extranjero.

Aunque no lo creas, caminar por ésta plaza llena de gente te da paz. Ves a las personasen su propio mundo, sentados a la puerta del templo, orando en paz con el tercer ojo pintado en la frente.Nos llamó la atención una señora mayor que estaba sentada, solomirando, vaya a saber qué, pero su pensamiento no estaba acá, estaba en otro lado y su cara reflejaba paz, esa imagen nos conmovió. Silvia luego la plasmó en una pintura. Fuimos testigos de la celebración de un matrimonio no tradicional, porque no se realizaba dentro de un templo. Suponemos que por cuestiones de castas que sigue siendo una traba en estos pueblos, pero el amor supera todo. Los  jóvenes novios, estaban sentados sobre unos diarios a modo de alfombra se mostraban amor y respeto mutuo. Ella en un momento le besó los pies. Muchos collares de flores y algunos amigos como testigos de la ceremonia.

En ésta plaza, tuvimos un encuentro con 3 jóvenes que después de mirarnos desde la distancia, se acercaron a conversar y nos dijeron que estudiaban periodismo y estaban haciendo un trabajo con los turistas que visitaban Patan Square. Terminamos abrazos y haciéndonos selfies.

Pero también, deambulando por las plazas se pueden ver a losshadus, que son esos monjes nómadas que van envueltos en sus túnicas amarillas o naranjas, con sus caras pintadas con ceniza,sus manos con pigmentos de colores, sus largas barbas y melenas trenzadas, viviendo sólo de la caridad o de lo que encuentren en la basura. Algunos son declarados santos y otros intocables. Ellos no tienen nada más que lo que llevan encima y se dedicarán solo a la vida religiosa, pero también conocen el valor del dinero y si quieres sacarles fotos, te harán la señal internacional con los dedos de “dame dinero”.

Plaza Durbar de Bhaktapur

Bhaktapur es el reino más antiguo del Valle de Katmandú y su plaza a pesar de ser más pequeña, es la más antigua. A diferencia de los templos de las otras plazas, aquí los templos están construidos totalmente en piedra ya que son réplicas de templos que están en India y que son lugares de peregrinación obligatoria para los fieles del hinduismo,adonde los reyes de Bhaktapur iban todos los años. Peregrinar hace siglos no era tarea fácil, así que los rajás o maharajás se decidieron a construir réplicas en su reino y convertirlas también en su propio lugar de peregrinación.

Bhaktapur estaba situada en la ruta entre Tíbet e India y eso la convirtió en rica y poderosa. De hecho, en esta plaza se alza el templo Nyatapola, el más alto del país, que está construido con cinco plantas. En cada nivel hay dos esculturas: en la primera planta hay dos luchadores, en el siguiente dos elefantes, les siguen dos leones, dos animales mitológicos y dos diosas tántricas. En el interior del templo está la estatua de la diosa Mahishasura Mardini que es una encarnación de la diosa Parvati, creada a partir de la energía de todos los demás dioses para luchar contra el demonio Mahisha.

Cada plaza mostraba el poder de un reino y como tal servía y sirve para asombrar a sus visitantes. Siglos después ya no hay reyes en los palacios, pero siguen las tradiciones, las leyendas, los templos y las diosas a los que hoy se unen los viajeros.

La semana que viene te seguimos contando algo más de éste maravilloso país y su gente.

 

 

Mail:silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog:https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

 

Comentarios