Mujeres en las letras

La gran Clarice Lispector

Escribió novelas, cuentos, libros para niños e innumerables crónicas periodísticas.
lunes, 20 de abril de 2020 · 12:50

Clarice Lispector (Chechelnik, Ucrania 10 de diciembre de 1920-Río de Janeiro, 9 de diciembre de 1977) es considerada la gran escritora brasileña de la segunda mitad del siglo XX y que con un estilo definido como un "no-estilo" escribió novelas, cuentos, libros para niños e innumerables crónicas periodísticas.

A los 23 años publicó "Cerca del corazón salvaje", que había escrito a los 19 y por la que recibió el premio Graça Aranha como mejor novela. Ese mismo año se casó con el diplomático Maury Gurgel Valente, a quien conoció mientras estudiaba Derecho, y comenzó una vida familiar acompañándolo por diferentes destinos internacionales en los que continuó su vínculo con la escritura.

Sus publicaciones incluyen los libros de cuentos "Algunos cuentos", "Lazos de familia", "La legión extranjera", las novelas "La pasión según G.H.", "Agua viva" "La lámpara" o "Para no olvidar".

También se conocieron en Argentina, bajo el título "Queridas mías", las cartas que se escribía con sus hermanas Tania y Elisa entre 1940 y 1957, durante su estadía como periodista en Río de Janeiro hasta Washington, su último destino diplomático.

Con una producción que estableció una intervención única y personal sobre el lenguaje, Lispector fue autora también de crónicas que se difundieron en dos tomos "Revelación de un mundo" y "Descubrimientos", ambos por el sello Adriana Hidalgo, con textos que escribió para el “Jornal do Brasil” entre fines de los años sesenta y comienzos de los setenta.

Florencia Garramuño analiza que Clarice con esa intervención, primero en la lengua y posteriormente en la estructura narrativa, buscaba "expandir las capacidades de la lengua y de la narrativa, narrar hasta lo más nimio e imprevisible, pequeño o banal, iluminando zonas de lo viviente - la audición de un sonido, por ejemplo- y del mundo que habían permanecido invisibilizadas por una forma narrativa más concentrada en acontecimientos, en la inserción de personajes en tramas significativas en un sentido más lineal que descentrado, como son sus narrativas".

Y señaló que fue esto lo que inspiró a la filósofa feminista Hélene Cixous a hablar de ella como "uno de los mejores ejemplos de lo que llamó 'escritura femenina', que no se confunde con la escritura escrita por mujeres - de hecho, Cixous incluye en esta escritura a escritores como Kafka o Genet - sino con una escritura que abandona las tramas rígidas para entregarse a una escritura libidinal abierta al riesgo y al encuentro con la diferencia y la heterogeneidad".

Garramuño la define casi como "una figura pop" y explica que "tal vez la fascinación contemporánea por su literatura pueda ser vista como síntoma de una insatisfacción de la literatura contemporánea con géneros definidos y estructurados que se concentran en historias individuales; como síntomas de una insatisfacción de esta cultura por las formas individualizantes y estables y un deseo por formas más comunes e impersonales que logren narrar más allá del individuo, la noción de una experiencia ajena y al mismo tiempo íntima a las que el mundo contemporáneo nos confronta".

Lispector murió en Río de Janeiro el 9 de diciembre de 1977 a los 56 años en la víspera de su cumpleaños, a causa de un cáncer de ovario, dejando una obra que invita a explorar historias en las que se tejen los lazos humanos y la posibilidad de la literatura de narrar nuevos mundos/ TELAM