Mujeres activas

Paulina Tornello: ´Bailar en el Bicentenario es algo que me marcó para siempre´

La bailarina clásica dejó San Juan en busca de aventuras y crecimiento personal.
sábado, 6 de febrero de 2021 · 08:24

Hace dos años que Paulina Tornello decidió dejar San Juan para conocer el mundo y encontrarse con ella misma. Tentada por nuevos paisajes, costumbres y culturas la joven dejó su familia, sus amigos y la rutina local para hacer lo que siempre soñó en la vida: viajar.

Entrevistada por Diario 13 San Juan Paulina habló acerca de sí misma y dijo: “Hay tres palabras que me definen muy bien y son: empática, súper detallista y sobre todo soñadora”, comenzó diciendo. “Mi vida son 24/7 haciendo planes a futuro, viendo cómo alcanzar las metas que me propongo. Todos los días me impongo objetivos más difíciles pero soy súper perseverante cuando quiero cumplir mis sueños”, dijo la joven.

Amante de la danza clásica y con una formación intensiva y profesional, Paulina recordó: “Mi pasión por la danza empezó a los 7 años cuando mi mamá me mandó a las primeras clases en ´Estudio Uno´ lugar donde hice toda mi carrera. La maestra que me marcó fue Alejandra Lloveras y mis referentes son: Marianela Núñez -a quien admiro porque me encanta cómo baila, sus líneas y todo lo que hace-  y, a nivel internacional Misty Copeland que baila en el American Ballet”, detalló.

Sus líneas, su talento y profesionalismo le permitieron ser una de las bailarinas seleccionadas para importantes obras realizadas en el Teatro del Bicentenario y sobre esa experiencia Paulina recordó: “Tuve la oportunidad de participar como bailarina en dos obras del Teatro del Bicentenario: una fue ´El Lago de los Cisnes´ y también ´La Bella Durmiente´”, detalló.

Acerca del Teatro la entrevistada dijo: Creo que la experiencia para un bailarín de actuar en el Bicentenario es algo increíble. No se puede explicar el hecho de trabajar con bailarines profesionales que vienen del teatro Colón y de teatros internacionales. Siempre voy a estar muy agradecida de haber podido poder tomar clases con maestros como Paloma Herrera, Mario Galizzi o Lidia Segni”.

Nacida en una provincia en donde los amigos y la familia representan los vínculos más cercanos e importantes Paulina contó el porqué de su partida y dijo: “Hace dos años que dejé la provincia. Desde muy chiquita siempre quise irme de donde vivía, siempre dije que podía llegar a mucho más si viajaba por el mundo y lo conocía. Elegí México como destino y la verdad que desde que llegué acá se me abrieron mil puertas hacia todo, sobre todo a lo relacionado con el arte. Me enamoré de este país y ya no pude volver a Argentina”, especificó.

Con muchos compromisos en agenda la entrevistada contó acerca de sus actividades: Actualmente estoy trabajando como bailarina y modelo. La fotografía ocupa gran parte de mi tiempo y lo disfruto mucho. Si bien tengo varios proyectos, por el momento planeo seguir viajando, por lo menos un año más, porque creo que hay mucho para explotar alrededor del mundo”.

Paulina comenzó a posar para reconocidos fotógrafos mexicanos y si bien, al comienzo la experiencia no la convenció del todo, con el paso del tiempo descubrió que se trataba de un trabajo en donde la estética y el arte calzaban perfectamente. Incluso mejoró la relación con su cuerpo, venciendo prejuicios y resignificándolo desde la hermosura de las líneas y no desde la sexualización y el estereotipo: “Conocí gente del medio que se dedica al desnudo artístico y en el proceso aprendí a no escuchar los comentarios ni las críticas, a sentirme cómoda conmigo porque sé que soy libre de hacer lo que quiera”, comentó.

La llegada de la pandemia por el coronavirus encontró a Paulina en San Juan y su vivencia del aislamiento no fue buena en un comienzo: “Fue duro muy duro, mucha frustración, se apagaron todos los planes y trabajos que tenía en México. Estuve seis meses atrapada en Argentina. Al principio estaba muy mal, creo que a todos nos pegó así. Depresión, no sabía qué hacer, qué inventar en mi casa para distraerme, solo pensaba en viajar y me preguntaba cuándo se iban a abrir los vuelos. Finalmente me relajé y lo tomé más como un descanso. Aproveché a mi familia porque necesitaba mucho el cariño de mis abuelos, de mis papas, de mis hermanos y los disfruté lo que más pude. Eso fue lo bueno del aislamiento, disfrutar de los míos que para mí es lo más importante”.

Acerca de su nueva vida en México Paulina relató: Es un cambio tan grande cuando se deja un país, tu país. Ir a un lugar en donde no conoces nada ni a nadie y son otras costumbres, incluso hasta se habla diferente es muy fuerte. También el cambio es muy chocante en un punto, pero siento que te abre la cabeza al cien por ciento y es algo de lo que nunca me voy a arrepentir. El crecimiento personal es lo mejor de haber dejado la  provincia. Y lo peor, es tener lejos a mi familia, no poder ir a darles un beso o un abrazo cuando quiero… eso me parte al medio, creo que el cariño no se consigue en ningún otro lado y, a veces es lo único que necesitas”, reflexionó.

Para finalizar Paulina Tornello habló de las mujeres argentinas: “La mujer argentina es muy fuerte y gracias a miles de ellas que marchan todos los días por una igualdad de género, estamos siendo escuchadas. El machismo existe pero hay un cambio. En México el machismo es extremo y a la mujer se la denigra todo el tiempo y en todos los ámbitos. En Argentina estamos creciendo y eso me pone muy contenta”.