‘EL SUEÑO DEL PIBE’

De cuando un joven músico conoció a Mercedes Sosa mientras cantaba una tonada

Se trata de Sebastián Garay, un cantautor mendocino radicado hace pocos años en San Juan que se dio el gusto de tocar con la ‘Cantora’ en los escenarios de todo el país.
jueves, 19 de enero de 2023 · 20:58

Sebastián Garay es un cantautor mendocino con más de 20 años de carrera musical. Este músico que hace 4 años está radicado en San Juan junto a su compañera y su pequeña hija, que trabaja en la Secretaria de Cultura de Capital, ha tenido el privilegio de grabar y tocar con consagrados como Abel Pintos, Juan Manuel Serrat, Jorge Drexler. Además, siendo muy joven, cuando daba sus primeros pasos como músico tuvo la dicha de conocer a Mercedes Sosa mientras tocaba una tonada, que sin saber era para recibirla, según contó a Canal 13.

Allá por el 2006 cuando Sebastián tenía 24 años estaba cantando en el bar de un hotel una serenata. Con un guitarrista se acompañaban tocando tonada tras tonadas. En un momento dado, se abrieron las puertas del lugar y entró Mercedes Sosa con un montón de periodistas y gente que venía con ella. Entró con micrófono en mano cantando para acompañar al joven que estaba interpretando en ese momento. ‘Regreso a la tonada’.

Sebastián no se esperó nunca lo que ocurrió, y menos lo que segundos después ocurriría. Cuando ‘La Negra’ Sosa estuvo al lado suyo lo invitó a cantar con ella al otro día. ‘Le dije que si, después me volvía a mi casa y pensaba en que me metí, que responsabilidad gigante, jajaja’, recordó.

Al día siguiente, cuando fue a ensayar con la banda de Mercedes estaban en el lugar músicos consagrados que la acompañaban de la talla del Popi Spatoco, Pochi Sosa, Alberto Rojo. Sebastián no podía creer que estuviera compartiendo un ensayo con músicos de tanto renombre, dada su juventud. Sin embargo, la horda de demostrar había llegado y ensayaron la tonada con la que la había recibido en ese bar de hotel mendocino.

Luego de esa primera vez, fueron muchas más las veces que se subió a un escenario como invitado de ‘La gran voz de América’. Giró con ella por todo el país, y fue parte de la versión del Himno que Mercedes hizo con folkloristas.

Otro de los grandes privilegios como artista y amante del arte de Mercedes Sosa, se lo dio en su disco ‘Piel y Barro’ del 2008. Con la ‘Cantora’ grabó ‘La Media Luna’ para ese laburo discográfico. Una canción de cuna parte del cancionero popular del folklore nacional, que la cantante le cantaba a su hijo Fabián Mattus.

La maduración como compositor en el medio de un largo impasse entre discos

 ‘Todos los músicos estamos en crisis de alguna manera. Esto se debe a que cambió tanto el formato y las maneras en las que se escuchaba la música, y hacer un disco es una inversión tremenda, yo podría tener en la puerta de mi casa un auto increíble, pero he decidido invertir en la música, y con los tiempos que corren el dólar y demás hoy por hoy grabar una canción es muy costoso. Por lo que en ese espacio del 2008 al 2015, si bien yo seguía tocando, yo seguía girando con Mercedes, seguía haciendo colaboraciones y demás, de acá que decante en una idea generadora que se transforme en un disco, que reuniera las canciones que le den concepto a ese disco, más el dinero que hacía falta, fue más que nada eso que se dio ese impasse’, explicó el cantautor mendocino.

Luego Sebastián señaló que en esos años de ‘sequía de discos’ maduró como artista, como compositor. ‘Alguien, creo que Mollo ja, dijo que para llegar a ser un músico profesional primero tenes que tocar mal, desafinado, en la habitación de tu casa, en el garaje, en donde sea que toques, y ese hacer mal las cosas en un momento cambia la manera de tocar, de cantar de componer, de presentarse en un escenario. Yo en el 2008 era u artista adolescente que imitaba a Mercedes y a otras influencias que tuve a lo largo de la música que he escuchado, pero en el 2015 hay otro Seba Garay que ya es más grande, que tiene otros estudios, porque se fue a vivir solo, tuvo un desamor, y eso hace del artista y de sus composiciones, por eso bienvenido sea ese espacio entre discos’, cerró.