Mirá, el sanjuanino por el mundo

Hoy Sudáfrica (primera parte)

En el año 2017 nos largamos a la aventura por el continente africano y la elección recayó en dos países que queríamos conocer por su situación social y sobre todo por su historia. Esta es una serie de notas de ese recorrido, en donde les mostraremos el primero de ellos: Sudáfrica, en donde a pesar de su gran territorio, nos concentramos solo en las regiones de Johannesburgo y de KwaZulu-Natal
domingo, 15 de diciembre de 2019 · 09:12

Después que la transmisión del coche se quejara bastante los primeros kilómetros, nos fuimos haciendo amigos. La zurda no me funciona bien para poner los cambios. La Ecosport con caja manual y volante a la derecha (normal en países que fueron dominados por el Imperio Británico) se convierte desde ahora en nuestra compañera de rutas en tierras sudafricanas. Solo hay que recordar mantener la izquierda (esta frase la tenés que repetir varias veces en tu cabeza) sobre todo en calles de doble sentido. Simple, pero siempre se tiene la sensación que vas a chocar de frente y vas a contramano de todo el mundo.-

En el año 1989, Frederick de Klerk derrocó a Pieter Botha y se produce en Sudáfrica el fin del Apartheid, donde una minoría blanca europea dominó el país durante años en contra de una gran mayoría negra. Al levantarse la proscripción que existía sobre el Congreso Nacional Africano, se otorgó el derecho al voto a los negros. Es así que en 1994 se celebraron las primeras elecciones libres, en donde el abogado y activista, Nelson Mandela, líder del CNA (liberado tras 27 años dela prisión de Roben Island) ganó las elecciones con una mayoría absoluta, llevando a Sudáfrica a ser una de los grandes líderes de los países en desarrollo y miembro de grandes bloques económicos como el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Pero de Nelson Mandela hablaremos más adelante.-

Solo tenemos planeado una visita a la inmensa y problemática Johannesburgo y como era de esperar también tuvimos problemas con el GPS,(los cambiamos dos veces en la agencia) ya que apenas salimos del aeropuerto ningunode los dos funcionaba. Así que estuvimos un buen rato manejando a ciegas y llegando a destino solo por la buena voluntad de la gente. Muy satisfactorio? No, para nada. Una experiencia más de la que se aprende algo.-

Nortwood, es el barrio de Johannesburgo en donde estuvimos y fue bastante tranquilo. Con pequeñas tiendas yrestaurantes chinos, japoneses, turcos, italianos y mexicanos,perono había restaurantes sudafricanos,queríamos probar la comida local. Lo que sí nos llamó la atención y a pesar que el Apartheid desapareció del país hace algunos años, es que las diferencias entre los blancos y los negros aún es notoria, por ejemplo: en restaurantes en donde los dueños son blancos, sus empleados son negros y si hay blancos sentados en las mesas difícilmente veas negros y viceversa.-

Otra cosa que nos llamó la atención es que en esta área hay muchos barrios cerrados y grandes mansiones que no solamente están tras altas murallas de 4 metros, sino también con cercas electrificadas por encima de ellas, a los que también se agreganalgunastorretas de vigilancia con agentes armados, mas cientos de cámaras de seguridad. Un signo que no todo está muy tranquilo por acá, no?

A Sudáfrica se la considera una de las naciones con mayores problemas de inseguridad. La ola de criminalidad supera los 50.000 homicidios  por año. Por otra parte, existe una legislación creada por el CNA, en donde prohíbe a los blancos ocupar puestos de trabajoreservados solos para negros. Esto empuja a miles de blancos a abandonar el país. Desde el fin del Apartheid en 1994hasta la actualidad ya emigraron más de un millón de blancos. Por lo que a veces, salir a la noche a cenar a algún lugar cercano no es algo muy recomendable.-

Jacob Zuma, fue presidente de Sudáfrica desde 2009 y renunció al cargo en el 2018, (cuando fue reemplazado por Cyril Ramaphosa). Acusadode corrupción defraudación, violación y varios crímenes más, tuvo que convivir con cientos de manifestaciones en su contra y mucha publicidad que le exigieron su renuncia y un llamado a nuevas elecciones.

Pero, volvamos a Nelson Mandela. Sabemos que existe mucha biografía y películas sobre él. Desde sus épocas de estudiante de abogacía hasta sus luchas contra el Apartheid, pasando por sus años de encierro en Roben Island, hasta llegar a la presidencia de su país y convertirse en un símbolo mundial de la Paz. A mí entender hay una película que lo retrata como ese hombre de paz, un hombre dispuesto a perdonar a quienes lo tuvieron cautivo por casi 30 años. Esa película se llamó Invictus que se estrenó en el 2009 (protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon y dirigida por Clint Eastwood). Ahí se cuenta la relación entre el capitán de los Springboks, Francois Pienaar, y el presidenteMandelapara la realización del Mundial de Rugby de Sudáfrica de 1995. Un año antes, Mandela convoca a Piennar a una reunión y le comenta que un triunfo de la selección de rugby podría unir e inspirar a la nación, que necesita de su apoyo y la inserción masiva de ese deporte en el país podría ayudar, ya que el rugby no sólo fueconsiderado un deporte exclusivo de blancos sino que también el sudafricano negro lo odiaba porque lo consideraba un símbolo de opresión blanca, poniéndoloal nivel de la bandera y el himno. 

En esa reunión, Mandela comparte con Piennar un poema escrito por William Ernest Henley llamado “Invictus” y que le sirvió de inspiración durante sus años de prisión, lo que motiva a Pienaar a compartir con Mandela un sentimiento de unión nacional:

En la noche que me cubre

negra como el abismo de un polo a otro,

agradezco a los dioses que pueda existir

por mi alma inquebrantable.

 

En las crueles garras de la circunstancias

nunca me he lamentado, ni llorado en alto.

Sometido a los golpes del destino,

mi cabeza ensangrentada, pero erguida.

 

Más allá de éste lugar de cólera y lágrimas,

donde yacen los horrores de la sombra,

la amenaza de los años, sin embargo

me encuentran y me encontrarán sin miedo.

 

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargado de castigos sea el viaje.

Soy el amo de mi destino,

soy el capitán de mi alma.

Superando todas las etapas y sobre todo las expectativas del mundo, los Springboks llegan a la final del Mundial teniendo que enfrentarse con el mejor equipo del mundo, los temibles All Black de Nueva Zelanda, comandados por el fantástico Johna Lomu.-

Una hora antes del partido, Mandela llega al estadio y a la hora de los himnos baja a saludar uno por uno a los jugadores con su gorra y su camiseta verde de los Springboks (con el 6 de Pienaar en la espalda). Esta acción produce un profundo silencio en el estadio, en donde el 95% del público era blanco. Segundo después todos corearon su nombre.-

El jugador Joot van der Westhuizen diría después: “ahí nos dimos cuenta que había todo un país entero detrás nuestro, y que ese hombre tuviera puesta la camiseta de los Springbok era un signo, no sólo para nosotros, sino también para toda Sudáfrica”.

Francois Pienaarconfesó: “Nunca imaginé que él iba a estar allí, y nunca pensé que usaría la camiseta de los Springbok. Él sólo nos deseó buena suerte, eso es todo lo que dijo. Luego se dio vuelta y ahí estaba el número seis en su espalda, ¡y ese era yo! Estaba tan emocionado que no pude cantar el himno”.

Inclusive Jonah Lomu recordó: “Me intimidó darle la mano a Mandela con su camiseta de los Springboks, nos hizo sentir que toda la presión estaba sobre nosotros porque ellos lo tenían de su lado. Ese día todos los sudafricanos estaban unidos”.-

El partido fue una batalla que se definió en tiempo extra y terminó 15 a 12 a favor de los Springboks y por primera vez todo el país estuvo unido bajo una misma bandera, apoyando a su equipo.-

Luego vendría el Mundial de Futbol en el 2010 en donde España se coronaría campeón por primera vez, en donde las vuvuzelas y su infernal ruido se apoderarían de los estadios y Shakira no hacía bailar el Waka Waka. Madiba (uno de los apodos con el que se lo conocía en alusión a su lugar de nacimiento y su clan) también llegó al estadio para la final,y a pesar de su delicado estado de salud, recorrió el campo con una sonrisa ante una enorme multitud que lo aclamó. Esta fue una de sus últimas apariciones públicas ya que fallecería tres años después a causa de una infección respiratoria. Tenía 95 años.

El mundo de la música también homenajeó a Mandela yla banda escocesa de Simple Minds presentó el tema “Mandela Day”para su cumpleaños número 70, en el estadio de Wembley en 1988:https://www.youtube.com/watch?v=xfk13uUuD8Q.

También los irlandeses de U2 publicaron “Ordinary Love”en el año 2013, que formó parte de la banda sonora de: “Mandela: un largo camino hacia la libertad” una biografía basada en su libro:https://www.youtube.com/watch?v=UU7NVln5wbU

Recordemosque tanto los irlandeses como los escoceses no se llevan bien con los ingleses quienes mantuvieron a Sudáfrica bajo su órbita conquistadora durante siglos. Pero también se hicieronmás homenajes de músicos de la talla de Eddy Grant, Youssou N´Dour, Santana, Pablo Milanés, Tracy Chapman o Miriam Makeba.-

Peter Gabriel, lanza en 1980 su tercer álbum solista y allí homenajea a Steve Biko, unnegro activista anti Apartheid que murió a los 30 años durante las revueltas. Biko fue encarcelado y torturado por fuerzas de seguridad y luego asesinado. La policía afirmó que su muerte se produjo por una huelga de hambre, pero la autopsia reveló múltiples contusiones lo que le produjeron la muerte a causa de una hemorragia cerebral por lesiones en el cráneo. Recién en 1997, policías admitieron ante la Comisión de Verdad y Reconciliación haberlo asesinado. Jamás fueron encarcelados. También hay una película protagonizada por Denzel Washington.Este es el tema:https://www.youtube.com/watch?v=luVpsM3YAgw

El Museo del Apartheid

Cerca del centro de Johannesburgo, podés visitar éste museo y como experiencia una vez en la vida, está bien. Este lugar te va a hacer pensar desde el primer momento. Recordemos el odio racial, el separatismo, la postergación de millones de negros en manos de una minoría blanca que generó mucha violencia hasta 1990 en donde el expresidente Frederick de Klerk inicia una nueva etapa para el país, comenzandouna negociación para una sociedad más igualitaria y democrática y liberando también aNelson Mandela, quien en 1994 llegaría a la presidencia. A ambos se les entregó el Premio Nobel de la Paz por asegurar que la transición de Sudáfrica fuera pacífica.-

En este país no sólo habían lugares separados para negros y blancos, sino también había restricciones al transportes públicos, unos era para “Blancos” y otros para “No Blancos”. Esa tremenda sensación vas a sentirla cuando llegues al museo.Alcomprar el ticket para entrar, te entregarán uno que diga “Blanco” u otro que diga “No Blanco” y dependiendo de ese boleto vas a entrar por una puerta identificada con ese restricción. Ahí serás separado de tu grupo a quien sólo ves a través de una larga reja, y caminarás lo largo de un largo pasillo (quese unen más adelante), mientras del otro lado ves grandes jaulas con cientos de grandes documentos y fotografías de negros que pasaron por el martirio de la tortura y el encierro y siendo muchos de ellos asesinados. Dependiendo del color de tu piel (según tu ticket) sabrás que podes hacer y que no podes hacer.-

En el museo hacés un recorrido por Sudáfrica. Desde la llegada de los colonos europeos hasta los oscuros tiempos del apartheid, vas a ver videos y fotos de aquellasépocas como una gran película de terror, documentos de Mandela, carteles racistas, tanquetas usadas por el ejército durante las represiones semi quemadas por molotov, cuartos de encierros, instrumentos de tortura y sonido ambiente que te transporta a épocas tremendas. Pero tal vez lo que más impacta sea un gran salón vacío,solo con sogas colgadas desde el techo y todas con nudos de ahorque, todo un símbolo.-

La próxima semana la seguimos, los esperamos….

 

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog:silviayoscarporelmundo.blogspot.com

Galería de fotos

Comentarios