Mira, el sanjuanino por el mundo

Hoy Tailandia – Última Parte

En ésta última nota sobre Tailandia, te mostramos como nos fue en Phuket, uno de los lugares más visitados de éste maravilloso país. Seguí con nosotros que arrancamos ahora.
domingo, 4 de abril de 2021 · 14:20

Después de unos días en Bangkok, un nuevo vuelo nos espera y esta vez nos vamos a Phuket, uno de los mejores destinos de Tailandia, ubicado a unos 800 kilómetros.

Esta isla montañosa con selvas tropicales en el Mar de Andamán, tiene 50 km de largo,  21 de ancho y algunas de las playas más populares de Tailandia, en su mayoría situadas a lo largo de las aguas cristalinas de la costa occidental. La isla alberga numerosos spas, restaurantes, resorts de lujo junto al mar, cientos de templos y sitios fantásticos.

La explotación de las minas de estaño fue una importante fuente de ingreso para la isla desde el siglo XVI. Muchos trabajadores chinos fueron empleados en las minas y su influencia en la cultura de Phuket llega hasta hoy. Con la caída del precio del estaño, su explotación finalizó definitivamente y a partir de ahí, la economía se basó en dos pilares: plantaciones de caucho, donde Tailandia es el mayor productor mundial y el turismo.

La isla está dividida en tres distritos Kathu, Thalang y Mueang y para que te orientes te cuento que al norte está el aeropuerto, varios parques nacionales y playas tranquilas; al Oeste esta Patong, zona de ocio clubes nocturnos, bares, restaurantes de todo tipo y centros comerciales, el Sur es más tranquilo con playas bonitas y limpias y la ciudad antigua con museos, mercados de noche y edificios del estilo portugués. Phuket estaba en la ruta comercial entre Asia, India y Europa, siendo un lugar importante para los comerciantes portugueses y chinos y desde esa época, todavía se conservan edificios y calles que valen la pena visitar y perderse por ellas paseando. Allí nos quedaremos.

Al llegar al aeropuerto subimos a un taxi local conducido por Akarapol Themchantha (lo nombro porque a lo mejor hay parientes en Argentina que quiere saber de él) y nos lleva hasta la parte antigua de la isla, donde a lo largo de una ancha avenida se ubican edificios antiguos reconvertidos en hoteles o restaurantes. El nuestro era una antigua casona, donde una señora muy bajita nos atendía con mucho gusto durante el desayuno y se preocupaba que comiéramos bien. Sin entender el idioma, solo con gestos y siempre una gran sonrisa esperando nuestra aprobación después de degustar sus platillos.

Un paseo por Phuket

Un lugar muy representativo del sur de Tailandia es el templo Big Buddha, conocido como Phra Puttamingmongkol Akenakkiri Buda, es un santuario muy importante y reconocido de la isla. El enorme monumento de 45 mts de altura, está ubicado en lo alto del Monte Nakkerd, al que llegas después de subir un sinuoso y escarpado camino donde ves bares al costado de la ruta, lugares de descanso y elefantes que son explotados por marketing.

Al llegar a la cima tenes unas impresionantes vistas de toda la isla de Phuket.

El impresionante monumento, todavía en construcción, fue armado en cemento y está recubierto por millones de bloques de mármol blanco de Birmania, que le dá una imagen fantástica. El lugar es frecuentado por los feligreses locales que suben hasta aquí para realizar sus plegarias, además de ser un sitio turístico al que llegan muchos viajeros.

El monumento, se empezó a construir en el 2004 y el costo fue cubierto en mayor parte por donaciones. En la base del Gran Buda, hay una sala que cuenta la historia de su construcción y varias cajas para donantes. La entrada es gratuita, pero si queres, con 1.000 bahts (un poco más de 30 dólares) podes comprar un bloque de mármol blanco donde grabarán tu nombre y tiene la característica que brilla al sol y será usado para la construcción; o tal vez con sólo 100 Bath podés comprar unas láminas de cobre en forma de corazón donde escribís tu nombre o un deseo y lo colgas en el santuario.

Justo detrás del Big Buddha, hay una pequeña estatua hecha de latón con ofrendas y sobre un lateral se accede a un camino para ir hasta una pisada de Buda donde los fieles tiran monedas de 1 Baht como donación. Todo sirve si la intención es recaudar.

Como todos los sitios religiosos, aunque sean turísticos, hay reglas para la vestimenta. Los hombros y las piernas deben estar tapados y si no vas vestido de forma adecuada, en la entrada hay un pequeño puesto que te prestará prendas para cubrirte y puedas visitar el Gran Buda de Phuket de manera adecuada.

La mayoría de los templos cierran sus puertas temprano, pero este santuario permanece abierto hasta tarde para que los visitantes puedan ver la puesta de sol desde el mirador, el punto más alto de la isla.

Templos de Phuket

En Phuket se encuentra 29 templos budistas y el más importante todos es Wat Chalong o como lo conocen los locales con su nombre real: Wat Chaiyathararam. Se encuentra en el distrito de Mueang  y fue construido para venerar a dos grandes mojes budistas: Luang Pho Chaem y Luang Pho Chuang que lucharon en 1876 contra una rebelión china, ayudando con sus conocimientos sobre hierbas medicinales y sus estatuas están se encuentran cubiertas con pequeñas láminas de oro que dejan los lugareños devotos en señal de respeto, que viene acá en busca de salud, buena suerte y riqueza.

La Pagoda Central, se llama oficialmente Phramahathatchedi-Jomthaibarameepragat, es el templo más grande del complejo y según dicen, contiene astillas de los huesos de Buda. Esta pagoda de 60 mts de altura, está decorada en su interior con murales que muestran la vida de Buda y por supuesto al ser un sitio religioso veras monjes orando y deberás ingresar sin calzado, con ropa apropiada y observar a los devotos locales que  siempre tratan de no pararse ni colocarse más alto que las imágenes de Buda.

En éste complejo de templos ubicados en un gran jardín, hay dos estatuas, una de ellas, pertenece a un anciano llamado Ta Khee-Lek, quien se hizo famoso al haber ganado varias loterías después de consultar la estatua de Poh Than Jao Wat. Qué tal?

El Wat Tham Suwan Khuha o Templo de la Cueva como se le conoce está construido dentro de una cueva que hace del lugar algo increíble, frecuentado por la comunidad local. El Templo comenzó a construirse en el siglo XIX y desde esa época fue común la visita de diferentes miembros de la familia real tailandesa, de hecho se pueden ver inscripciones de reyes desde la época de Rama V el Grande. 

Antes de entrar en las cuevas hay un complejo de viviendas para los monjes, puesto de comida callejera y muchos monos que buscan hacerse de comida. Dentro del sistema de cuevas hay un Chedi, una estupa, muy venerada por contener los restos de miembros de una familia de gobernadores muy importantes de la provincia y que ayudaron económicamente con los gastos de construcción del templo. Tras pasar el Chedi ingresas a la cueva principal donde ves un Buda dorado reclinado de 20 mts de largo, dentro de esa enorme caverna que tiene unos 40 mts de altura y toda la galería está repleta de imágenes, altares y esculturas de Buda de 10 mts de alto.

Ya dijimos que Old Phuket Town, donde estuvimos nosotros, es la parte histórica de estilo colonial portugués, con templos budistas y bonitos callejones donde perderse es un placer. Thalang Road y Phang N Ga son las principales calles del casco antiguo con bares y restaurantes a bajos precios.

Pero si vas a Patong, que es la zona turística por excelencia, hay más hoteles, bares, restaurantes occidentales, tiendas y centros comerciales, aunque con tanta gente, dicen que las playas no son de las mejores. Pero si te gusta la diversión, esta es tu zona, en dónde está una de las calles más famosa llamada Bangla Road, una calle peatonal lleno de bares con música en vivo y discotecas.

Porque te cuento esto?

Tailandia es un país atractivo y el turismo constituye un buen porcentaje de la economía nacional, pero esto combinado con la pobreza y la tentación de obtener dinero fácil, causan que la tanto la prostitución como el turismo sexual se hayan convertido en medio de subsistencia para muchos jóvenes y genere también una mafia de trata de personas.

Una estimación de hace años colocó el comercio sexual en 4.300 millones de dólares por año de ganancias, que es aproximadamente el 3% del PBI del país. Se estima que 10% de los dólares de todos los turistas se gastan en el comercio sexual. Así que es común ver en las calles y bares, a muchos hombres maduros acompañados de jóvenes señoritas tailandesas, o de algunas que parecen señoritas, ya que también hay mucho travesti en esta sociedad en donde no está mal visto serlo, llamados Ladyboys, a pesar de su forma de pensar arraigada en el budismo.

Muchos de esos hombres son europeos o yanquis maduros que terminan embriagados y enviagrados. Por su parte, las chicas se dejan encontrar fácilmente en bares, donde se las ve fumando habanos y tirando humo por sus partes íntimas o incluso jugando ping-pong y arrojando la pelota desde ya sabes dónde, pero también se pueden encontrar en clubes de masajes Thai, en donde el Final Feliz es el menú más solicitado. 

Para algunos venir a Tailandia puede ser el paraíso, donde no solo encuentran hermosas playas, precios accesibles, gente agradable, sino también buena compañía que los invita a pensar en una nueva forma de vida. Está mal visto? Acá no. Pero desde nuestra vista occidental y pacata, puede causar molestia. Pero quienes somos para juzgarlos no?

Es ilegal la prostitución? Dicen que hay un vacío legal y se entiende que recibirán multas aquello que ofrezcan sexo de manera abierta y descarada, puedan causar molestias a los ciudadanos o estén involucrados con negocios de prostitución. A pesar de ello, la prostitución se ejerce en sitios bajo el nombre proveedores de servicios.

Muchas familias rurales pobres envían a sus hijas a trabajar a los centros turísticos para conseguir dinero que las ayude. Muchas se casarán con extranjeros para mejorar su estatus económico y alcanzar seguridad y estabilidad, conviviendo con hombres que las trataran mejor que los propios hombres tailandeses. Pero también se sentirán apoyadas por su familia que aprueban el matrimonio y a la vez se benefician económicamente. Por su parte, los hombres, encuentran lo que tal vez nunca encontraron en su país de origen: mujeres jóvenes, con mejor trato, mejor carácter, más atentas a sus necesidades y sobre todo sin juzgamiento social.

Así que amigo lector si tu intención es conseguir una chica Thai, no sólo deberás tener una billetera generosa para mantener a la chica y toda su familia que vive en el campo, sino también tendrás que dejarte crecer la barba, no tener olor corporal que las espante, vestir elegantemente, no tener barriga y sobretodo saber sonreír. Así que si no estás en ese rango, te aconsejo que sigas con tu matrimonio occidental y no te quejes.

Si probamos el masaje Thai? Sí, lo probamos y te comento que este tipo de masaje es bastante enérgico donde los profesionales utiliza no solo las manos, sino también las rodillas, los pies y los codos, de hecho es muy posible que en algún momento, se sienten sobre tus nalgas y apoyen todo su cuerpo sobre tu columna solo para hacértela crujir. Es como hacer yoga, pero con ayuda de un masajista que te estira los músculos.

A veces no usan ningún tipo de aceite para que sea un poco más relajado y por lo tanto, también es bastante duro por ese motivo. Pero también tenes distintas variaciones de masajes: con aceites, con aromaterapia, con hierbas medicinales y aromatizantes, con piedras calientes, reflexología, etc. Por supuesto también depende, no solo del lugar donde lo hagas, sino también del profesional que te atienda. Pero también recordemos que hay lugares en donde hacerse un buen masaje significa algo más. O por lo menos eso me contaron.

Vamos a la playa?

Después de la famosa película La Playa, en el año 2000, protagonizada por un joven Leonardo Di Caprio, Tailandia se convirtió en uno de los destinos más populares por sus playas y sus parques nacionales que esconden construcciones milenarias y templos tradicionales, pero también trajo consecuencias fatales para algunos de sus destinos más codiciados como la playa de agua turquesa Maya Bay en la Isla Phi Phi, al suroeste del país, en el Mar de Andamán, donde se grabó la película.

La película hizo que medio mundo se preguntara dónde estaba esa espectacular playa que daba el nombre a la película. A partir de ahí se volvió casi tan famosa como Di Caprio. Esto fue una alegría para el  Turismo de Tailandia que explotó la imagen y atrajo a millones de personas. Pero fueron demasiadas. Tantas que en junio de 2018 el gobierno tailandés cerró el acceso a Maya Bay para que el medio ambiente se recuperará de la contaminación que dañó las zonas coralinas y costeras. Miles de turistas llegaban a diario y dejaban toneladas de basura. Cuando se anunció la acción, en junio de 2018, el cierre sería de cuatro meses, pero la reapertura se pospuso varias veces. Durante ese tiempo, las autoridades registraron mejorías en la recuperación del área, como el regreso de varios animales. Por supuesto, la pandemia ayudó a recuperar el lugar ya que bajó considerablemente la cantidad de turistas.

La isla Phi Phi está unos 45 km de Phuket y se llega en ferry que las conecta en unas dos horas. Casi todo se concentra en el pueblo de Tonsai, donde está el puerto y donde te dejará el ferry y podrás encontrar hoteles para distintos presupuestos.

Otra isla también se hizo famosa por una película de James Bond en 1974, protagonizada por Roger Moore y fue Ko Tapu que se encuentra en la Bahía de Phang Nga. El sitio se hizo famoso después del lanzamiento de la película El Hombre del Revolver de Oro y la isla se convirtió en destino turístico por excelencia de Tailandia ya que allí se pueden ver las famosas piedras flotando en mitad del mar, lleno de acantilados e islotes y playas de agua color verde esmeralda. La isla está en el Parque Nacional Ao Phang Nga y es un sitio de enorme belleza natural, por sus aguas cristalinas, sus montañas y los bosques llenos de vegetación exótica.

Por supuesto hay muchas playas más en Phuket

En Patong, la playa y la ciudad son el punto neurálgico de la isla y casi todo gira en ésta área y es el destino habitual del turismo, donde su playa principal, está desbordada por  masajistas, vendedores, motos acuáticas, además de encontrar hoteles y resorts para todos los gustos. Pero también hay pequeñas playas para aquellos que busquen tranquilidad y algunas de las playas más bonitas son Mai Khao, muy extensa y tranquila o Playa Banana Rock, pequeña, casi virgen, pero muy escondida y difícil de llegar.

También están Ao Kata Yai y Ao Kata Noi a 15 km al sur en donde encontras excelentes sitios para disfrutar o incluso para bucear o hacer snorkel. Normalmente estas islas se visitan en un mismo tour y sus arenas blancas y aguas claras te recuerdan una postal.

Por supuesto, también están Las Islas Similan, son 9 islas que forman parte de un parque nacional y no se puede construir en ellas, así que no hay hoteles ni resorts. El trayecto es de hora y media en lancha y allá deberías quedarte en carpa o en el pueblo costero de Khao Lak.

Hacer snorkel cerca de los cientos de playas en un mar cálido y claro es una idea genial, pero siempre respetando el medio ambiente. O sea no destrozar el coral y cuidar el lecho marino. Lo fundamental es usar calzado ya que hay erizos de mar que esperan ansiosos poder incrustar sus púas en tus pies y aprender a usar el aparato para snorkel tratando de respirar sólo con la boca. A veces es difícil de coordinar ya que el aire entra y sale de nuestros pulmones a través de nuestros agujeros naturales y no es fácil coordinar para que entre el aire por la boca y no salga por otro lado.

Para disfrutar de las aguas poco profundas es genial, ya que podes tomar un tour por el día en cualquier bote en donde disfrutarás de algunas islas y si queres podes hacer snorkel o si sos un profesional podes bucear y disfrutar del sitio.

La comida Thai

Ya al volver de tu excursión, te recomiendo que des una vuelta por los puestos callejeros que muchas veces se instalan en plazas o lugares abiertos y los platillos que vas a ver ahí son bastante variados. La cocina tradicional tailandesa es rica en sabores variados y tienen su origen en India o China.

El tailandés excepto en el desayuno, come pequeñas porciones durante todo el día. Por ejemplo, una mañana nuestra anfitriona del hotel, nos sirvió un abundante desayuno. Te lo cuento: un plato de arroz con pollo, cerdo, salsa de soja, pepinos y tofu, además de una porción de arroz dulce teñido de violeta y cubierta con dulce de coco, envuelta en una hoja de plátano, además de café, tostadas y frutas, que tal?

No te preocupes si no entendes el menú de un restaurante ya que tampoco entenderás las fotos de ese menú o de lo que se supone está compuesta esa comida que ves. Hay sopas variadas de pollo, cerdos, pescados, tofu, camarones, vegetales y condimentos, además de leche de coco, soja, curry y mucho picante, por lo que es recomendable aprender a decir el ya famoso “no spicy, please”. Igual tu comida estará picante y tu estómago te lo recordará a cada rato.

Los Sticky son muy pedidos y básicamente son carnes, vegetales, peces, hongos, incluso huevos con cascaras incrustados en un palito a modo de brochette.

Pero también hay sopas como el Tom Yum Koong es una sopa agria y picante con camarones, el Tom Ka Kai que es una sopa de pollo con leche de coco, el Massaman Curry es sopa de ternera o pollo con leche de coco, pimiento y cúrcuma.

El tradicional Pad Thai hecho a base de fideos, tofu, soja y condimentos, que además de ser barato, no es tan picante. Pero también tenés una ensalada a base de papaya verde muy picante llamada Som Tam.

Pero lo más llamativo en Tailandia es la fruta, algunas que no conocemos y nos causa intriga probarlas por lo llamativo de sus colores, te comento algunas:

Fruto del Loto: son pelotitas que están dentro de un gran racimo verde que está debajo de la flor. Estas pelotitas verdes contienen una pepita blanca en su interior y eso es lo comestible y lo venden en todos lados. El sabor? Justamente como la pepita de una semilla de zapallo.

Mangoteens: tiene la forma de una pelotita de golf, color negro y una corteza bastante dura. En su interior hay 5 o 6 gajos blancos con una sola semilla y el sabor es dulce, muy parecido al sabor del litchi o como una uva blanca grande.

Rambután: se encuentra en todo el sudeste asiático y en República Dominicana y es una pelota peluda roja, con una corteza dura y pulpa dulce. Pero cuidado, en su interior tiene una semilla del tamaño de una castaña de cajú que es venenosa. Así que esa parte no las comas.

Salak o Fruto de la Serpiente: se llama así por su piel, fina y con textura algo gomosa, justamente como de una serpiente. Tiene forma de un higo, aunque algunos dicen que se parece a un escroto y en su interior hay tres gajos de pulpa dura con una semilla cada uno. El sabor es como el de una pera verde.

Pitahaya o Fruta del Dragón, se parece a una alcachofa y su interior es blanco o rojo intenso con infinidad de pequeñas semillas. El sabor? Riquísima, dulce, parecida a una pera madura. Muy rica.

Durian: le dicen el Rey de las Frutas. Porqué? Suponemos que porque ninguna fruta la supera por el fuerte olor a podrido que tiene. Es adorada por los orangutanes y prohibida en los hoteles, ya que contaminarías todo el hotel con su fuerte olor y vos podrías tener una multa. Si lo probamos? No te lo recomiendan, aunque yo probé el helado de durian que tenía pedazos de fruta. Al abrir el paquete salió un fuerte olor a podrido que a algunos le produjo nauseas. El sabor? Una mezcla de ananá encebollado. No estaba feo pero el sabor me quedó en la boca durante varias horas y Silvia me prohibió que la besara por un largo tiempo.

Estas son algunas frutas tropicales, que espero en algún momento puedas probar, pero estoy seguro, que en éstos momentos estás googleando sobre ellas y sobre todo queres conocer el Salak y su extraña forma.

Algunos amigos nos consultaron sobre los mercados donde venden insectos para comer. Ese es un tema aparte, porque algunos puestos callejeros tiene grandes bandejas con distintos insectos: gusanos, larvas, grillos, cucarachas, que están fritos y al venderlos les agregan especias y salsa de soja para darle sabor y no sigas pensando que te estás comiendo un insecto. Vimos unas chicas que pidieron una bolsita con insectos, que le agregaron sabor y salieron felices degustando ese manjar. Me imagine comprando una pequeña bolsa con insectos y dije, ok, cierro los ojos y los pruebo.

Pero después vimos otro puesto de comidas con unos insectos más grandes. Esta vez era cucarachas, orugas, escorpiones, arañas y pequeñas serpientes ensartados en palitos como brochette y pensé en cambiar el menú. Que decirte. Los bichos estaban ahí ensartados, caramelizados, fritos, crujientes, condimentados, completos con sus patas, pinzas, antenas, pelos, alas, algunos gordos, gomosos y amarillentos, todo brillosos y listos para consumir. Entonces pensé, como será sentir el crujir del caparazón de una cucaracha o el estallido de sabor de una oruga de esas gordotas? Pero siempre hay que tener cuidado por si alguna patita te quede entre los dientes, o no puedas sacártelos de los brackets o tal vez los líquidos se corran por la comisura de los labios.

Si probamos los bichos o no? Quien no se comió un bicho alguna vez amigos? Pero si te digo una cosa. Por más que los adornen, los condimenten o los pinten de colores, no dejan de ser bichos y por eso la respuesta es simple: “lo dejo a tu criterio”.

Pero hasta acá llegamos con la bella Tailandia. La próxima semana visitaremos otro país del Sudeste Asiático. Los esperamos.

 

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo