Mira, el sanjuanino por el mundo

Hoy España - Madrid - Primera Parte

A España fuimos en varias oportunidades, a veces separados y otras veces juntos. Lo que podemos decirte es que siempre, su cálida gente, nos recibió de la mejor forma en todas las regiones que tuvimos oportunidad de visitar. Siempre es un placer volver. Nuestro último viaje fue en el 2019, después de pasar por Italia y Malta.
domingo, 4 de julio de 2021 · 13:02

Así es, estamos en Madrid y después de Italia y Malta, debemos otra vez cambiar el chip, pero en ésta oportunidad sin coche. Atrás quedó el Prego italiano y el Ok maltés, para dar paso al Vale español.

Apenas llegamos a Aeropuerto de Barajas, nos viene a la mente la canción A la Sombra de un León de Joaquín Sabina, porque así es Madrid.

 

 

 

🎼🎶🎵Llegó con su espada de madera

Y zapatos de payaso a comerse la ciudad

Compró suerte en Doña Manolita

Y al pasar por Las Cibeles quiso sacarla a bailar

Un vals como dos enamorados

Y dormirse acurrucados a la sombra de un león

Que tal, estoy sola y sin marido

Gracias por haber venido a abrigarme el corazón…….🎼🎶🎵

 

Sabina escribió éste tema en 1988 y la cantó junto a Ana Belén. El tema cuenta la historia de amor entre el interno dieciséis, que se escapó vestido de enfermero del psiquiátrico de Ciempozuelos y su estatua favorita de Madrid: La Fuente de Cibeles, pero la canción no solo menciona la fuente, sino que hace referencia a edificios y negocios madrileños como El Corte Inglés, el Banco Central y la Lotería Doña Manolita.

Madrid, tal vez sea una de las ciudades más nombradas en la música (tanto como Nueva York) y Sabina muestra la ciudad como ninguno, escribiendo temas como: Yo me bajo en Atocha, Pongamos que hablo de Madrid, Como Te Digo una Co Te Digo la O. Pero también aparecen Ismael Serrano con su Vuelvo a Madrid”,  Alejandro Sanz con Mi Soledad y Yo e incluso Shakira también la nombra en Te Dejo Madrid.

Un paseo por Madrid

Teníamos pocos días para recorrer nuevamente la ciudad y salimos a caminar el pulmón de Madrid, La Puerta del Sol y además de ver a miles de personas en las calles, haciendo compras, buscando sitio para ir a comer o sólo sacando fotos al monumento del Oso y el Madroño, a la estatua de Carlos III y la Fuente La Mariblanca y por supuesto el Km 0 de España, la Casa Real de Correos (famosa por marcar las campanadas de Fin de Año), la antigua publicidad de Tío Pepe y la mítica pastelería La Mallorquina. Todo es admirado y fotografiado como cuando uno desea visitar un lugar desde hace mucho tiempo. Acá se cruzan miles de personas, en su ir y venir al Metro o a los trenes de cercanías mientras pululan vendedores y artistas callejeros mezclados con algún ratero que se escapa y se mezcla entre la multitud.

La Puerta del Sol adquirió importancia desde sus inicios, cuando se la conocía como Calle Ancha en el siglo XVI y recibía viajeros, reyes y manifestaciones populares. Fue escenario de la lucha contra los franceses en 1808 y la proclamación de la II República Española en 1931.

Algunos historiadores dicen que los primeros pobladores eran tribus prerromanas, pero poco se sabe de los asentamientos romanos en Hispania cuando llegaron en Madrid, por lo que se desconocen sus costumbres. Sí sabemos que antiguamente Madrid se llamaba Magerit, cuando los musulmanes invadieron la Península Ibérica y se asentaron en ésta zona realizando una fortificación amurallada que rodeaba y defendía la población de posibles ataques. Después de varios siglos, la ciudad y la actual plaza fueron tomadas por los cristianos durante el reinado de Alfonso VI en el 1085. Más de un siglo después, el crecimiento del pueblo hizo necesario construir murallas y puertas medievales como la Puerta de Guadalajara, La Puerta de Alcalá o La Puerta del Sol, que estaba orientada al este y allí confluían varias calles. A mediados del siglo XV, la ciudad empieza a crecer y expandirse hacia la zona de la Puerta del Sol.

Hay varias teorías en torno al nombre de la puerta y una de ellas se remonta al año 1520 cuando la Junta de Madrid se reúne para organizar la sublevación contra el rey Carlos I, quien había nacido en Flandes y era llamado Rey Extranjero, por lo que la población de Madrid se defiende de las tropas imperiales mediante la construcción de murallas. Otra teoría acerca del origen del nombre menciona que un pintor anónimo hizo un grabado de un sol en una de sus puertas y con el correr de los años dio lugar al nombre actual.

En 1561, Felipe II encarga la remodelación de la Puerta del Sol y la Plaza Mayor. En 1601 los madrileños ven como la corte se traslada a Valladolid y contratan un historiador para aumentar la fama de Madrid y con esto se hace otra vez merecedora de recibir la corona.

El hombre aseguraba que Madrid no fue fundada por musulmanes, sino por griegos y romanos, mil años antes de Cristo y decía que muchos personajes históricos jugaron un papel importante, desde el Apóstol Santiago hasta Nabucodonosor. No está claro si fue por él, pero a los seis años la corte volvió a Madrid. Lo que sí se sabe es el personaje fue tan creativo que creó leyendas y mitos que llegan hasta nuestro días.

Las obras terminaron en 1619, con el reinado de Felipe III y a partir de ese momento las dos plazas rivalizan por ser el lugar de celebraciones y congregaciones de los ciudadanos de la ciudad.

Frente a Plaza del Sol, está la Real Casa de Correos, el edificio principal de la Puerta del Sol y actual sede del gobierno regional, que esconde una curiosa historia de cuando fue levantado a finales del siglo XVIII. Cuenta la tradición que Satanás apareció a los obreros que trabajaban en la construcción y les advirtió de que el edificio estaba maldito, porque seguía el diseño del arquitecto francés Marquet y en ese tiempo Ventura Rodríguez era el profesional favorito madrileño. Antes las advertencias que el bloque estaba maldito, se contrató a un cura para bendecir las obras, pero como no se cambió el diseño, muchos creen que Satanás aún sigue allí.

Tal vez el monumento más popular en Puerta del Sol sea El Oso y el Madroño y muchos preguntan por qué es símbolo de Madrid. Miles de personas contemplan el emblema de la ciudad y se fotografían con él (como los lobos marinos en Mar del Plata).

El oso, fue desde la antigüedad, típico de la zona ya que vivía en los montes cercanos y si uno salía por los caminos se arriesgaba a encontrarse con uno de estos animales.

No hay explicación de por qué un madroño, ya que el árbol no es común en la región y según los historiadores, se debe a un acuerdo adoptado entre la Villa y la Iglesia en 1222 cuando se repartieron las tierras cercanas, ya que a la Iglesia le correspondían los pastos y a la Villa los bosques.

¿Será que en aquellos tiempos el madroño era más abundante en Madrid? ¿O será por el parecido de la palabra madroño con el nombre de la ciudad? Lo cierto es que el escudo de Madrid, viene de la Edad Media cuando se decía que la constelación de la Osa Mayor tenía relación con la ciudad, de ahí las siete estrellas que acompañan la heráldica. Si le prestas atención al escudo de Madrid, ves un dragón alado y del Oso y el Madroño, con siete estrellas que lo rodean.

La escultura siempre estuvo allí, pero con ubicaciones distintas dentro de la plaza

Cerca de la Plaza del Sol está la Iglesia de San Ginés que guarda una oscura leyenda. Según cuentan, a finales del siglo XIV un hombre que rezaba allí fue asesinado y además le cortaron la cabeza. Desde entonces, su fantasma deambula como guardián de la iglesia para evitar robos y dar algunos sustos a los feligreses.

🎼🎶🎵….Ayer a la hora de la cena
Descubrieron que faltaba el interno dieciséis
Tal vez disfrazado de enfermero
Se escapó de Ciempozuelos con su capirote de papel
A su estatua preferida un anillo de pedida
Le mangó en El Corte Inglés
Con él en el dedo al día siguiente
Vio a la novia del agente que lo vino a detener… 🎼🎶🎵

Si caminas un poco más allá, llegás a Plaza Mayor que se comenzó a construir en tiempos de Felipe II después del traslado de la corte a Madrid, hace 400 años. Antiguamente se llamaba Plaza del Arrabal, pero cambió muchas veces de nombre. Siempre fue un lugar caótico fuera de los muros de la ciudad y era un sitio multiuso, donde se llevaban a cabo ceremonias religiosas y oficiales, había un mercado, estacionamiento de carretas, corridas de toros, ejecuciones públicas o cepos de castigo y también fue un lugar donde se jugaba lotería y se juntaban artesanos, mercaderes y compradores.

La Plaza Mayor está rodeada por edificios históricos, algunos con nombres particulares, como Casa de la Panadería o Casa de la Carnicería, todos bajo arcos con nombres como Arco de Cuchilleros, hoy transformado en Centro de Turismo, restaurantes y bares que en la antigüedad se llamaban cuevas, porque era subterráneos con forma abovedada de ladrillo, una pequeña casa que perteneció a Pedro Calderón de la Barca, así como el antiguo restaurante El Botín, que según el Libro Guinness de los Records es el más antiguo del mundo y tal vez su vecina más famosa: Geraldine Chaplin.

En el centro de la plaza hay una enorme estatua de Felipe III que fue un regalo del Duque de Florencia al rey español en el siglo XVII. Esta estatua sufrió diversos contratiempos. Tras la proclamación de la I República Española se decidió retirarla para prever actos de vandalismo. Cuando Alfonso XII llegó al trono, la estatua fue repuesta en la plaza, pero en 1931, proclamada la II República Española, fue víctima de un atentado. Al ser una figura hueca que tenía una abertura en la boca del caballo, le introdujeron un artefacto explosivo, que reventó la panza del animal, revelando un curioso hallazgo: la explosión desparramó pequeños huesos y se supo que eran restos de pájaros que, a lo largo de los siglos, quedaron atrapados dentro del caballo tras meterse por su boca. Los daños se arreglaron y se selló la boca del caballo.

La plaza, desde sus inicios, no solo fue el mercado de la villa, sino también fue usada para actos públicos, corridas de toros, ejecuciones públicas y sitio de beatificación de San Isidro patrono de Madrid.

Ahí nomás está el Mercado de San Miguel, un antiguo mercado restaurado, con puestos en el interior inaugurado en 1916 y reformado en 1999, conservando su aspecto original. Al día de hoy, el Mercado de San Miguel es el único con estructura de hierro que se conserva en la ciudad y se ha convertido en el lugar elegido por quienes buscan un lugar para picar algo en los puestos reconvertidos en bares.

También en los alrededores hay sombrererías, tiendas de numismática y filatelia, casas de artesanías y tiendas que se dedican a la heráldica, así que si tenés ascendencia española, seguro encontrarán tu escudo familiar.

Muy cerca de la Plaza del Sol, está Doña Manolita y te das cuenta que el tema de Sabina es real. El día que fuimos, muchas personas hacían cola para comprar ese billete de la suerte que les cambiaría la vida: El Gordo de Navidad. Mientras los vendedores en la calle, te ofrecen sus billetes a los gritos: “compra billetes para que te toque el Gordo, que éste año reparte más de 2.380 millones de euros en premios”.

Según dicen por ahí, Doña Manolita le vendió el alma al diablo para colmarse de fortuna, cuando vendió el gordo navideño en 1943. Esa agencia se convirtió en la mayor vendedora de grandes premios nacionales (más de 80) desde hace 115 años. Cada año vende más de 70 millones de decimos, valuados en 1.400 millones de euros. Es famosa la anécdota que Manolita, que en varias ocasiones, visitó la Virgen del Pilar en Zaragoza, para que sus décimos tocaran el manto sagrado. O sea, no está claro si es porque le vendió el alma al diablo o porque la virgen la dá suerte, pero el tema es que ella tiene todo un record y por eso la gente se amontona en ese local para poder ganar algo.

Doña Manolita fue fundada en 1904 y desde el 2011 está en la calle del Carmen, una de las vías peatonales con más tránsito de Madrid, que conecta la Puerta del Sol con la plaza del Callao. Las largas colas para hacerse de un número son una tradición tan arraigada como el mazapán y para muchos de los que esperan turno en las frías tardes en el centro de Madrid, simboliza algo más que comprar lotería. Es mantenerse de pie con el anhelo de transformar sus vidas y la de los suyos.

🎼🎶🎵 ….Cayó como un pájaro del árbol
Cuando sus labios de mármol lo obligaron a soltar
Quedó un taxista que pasaba
Mudo al ver como empezaba la Cibeles a llorar
Y chocó contra el Banco Central,
Y chocó contra el Banco Central,
Y chocó contra el Banco... 🎼🎶🎵

Eh Gato!!!

Si bien en Argentina se le dice gato a algunas personas como saludo o como insulto, también se dice para referenciar a un ex presidente, en España también se les dice gato a los madrileños, pero por qué?

Cuenta la leyenda que durante el siglo XI y en plena campaña de reconquista de las tropas de Alfonso VI, un soldado de las tropas cristianas trepó como un gato la muralla de la ciudad durante su conquista musulmana. Cuando el soldado llegó a la cima, quitó la bandera árabe y la cambió por la cristiana. Desde entonces a él y al resto de los madrileños se los apodó Gato. Lo que no está tan claro, es la regla que dice que, para ser un verdadero gato, tienen que ser 3 generaciones seguidas de madrileños en la familia.

Por supuesto si caminas por Madrid vas a recorrer la calle más famosa de la ciudad: La Gran Vía que después de cambiar de nombre varias veces a lo largo de su historia, le quedó ese nombre que la verdad, le queda muy bien y su historia, después de muchos bocetos para cambiar la cara de ciudad, arrancó en 1929 cuando se tuvo que demoler unas 300 casas y afectó a más de 50 calles, pero con ésta construcción se logró mejor comunicación entre algunos barrios y el centro de la ciudad.

Actualmente la Gran Vía está repleto de cines, teatros, tiendas de moda, restaurantes y bares dedicados al jamón: Museo del Jamón, El Jamón de Gran Vía, El Paraíso del Jamón, Don Jamón, Jamón 55, todos ellos esperándote con esa especialidad en las vidrieras y donde es imposible resistirse.

Tal vez el sitio más fotografiado de Madrid sea La Puerta de Alcalá, inaugurada en 1778 en época de Carlos III y una de las cinco puertas reales de acceso a la antigua villa. Es el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano, incluso anterior al Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandemburgo de Berlín.

La Puerta de Alcalá esconde un secreto. Las dos caras son distintas, y se dice que el artista elegido por Carlos III para realizar el diseño le envió varios bocetos al rey éste, por error, aprobó dos de ellos. El artista no sé atrevió a contradecirlo en su error, por lo que decidió aunar los dos bocetos.

Víctor Manuel y Ana Belén la dedicaron una canción en 1986 que se convirtió en himno de la cultura popular.

Y si sos un apasionado de los museos, Madrid nunca te decepcionará ya que tal vez sea una de las ciudades del mundo donde mejor está representado el arte y para muestra de ellos, nada mejor que visitar el Museo del Prado y el Museo Reina Sofía.

El Museo del Prado, inaugurado en 1819, es el museo más conocido de Madrid y uno de los museos de arte más importantes del mundo y su colección se basa principalmente en pinturas de los siglos XVI al XIX y entre sus cuadros hay obras maestras como Las Meninas de Velázquez, El Caballero de la Mano en el Pecho de El Greco, El 3 de Mayo de 1808 en Madrid: los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío de Goya, Las Tres Gracias de Rubens, La Maja Desnuda de Goya o La Creación o El Jardín de la Delicias de El Bosco.

Cuánto tiempo se necesita para apreciar esas obras? Para los amantes del arte, el tiempo les resultará poco para recorrer todas las salas y poder parar en todas las obras. Algunos lo podrán recorrer en horas y otros en varios días.

Por su parte, el Museo Reina Sofía, fundado en 1992, es más pequeño, pero uno de los más importantes de la ciudad y ofrece una colección de obras de arte contemporáneo español y ofrece colecciones de cuadros de pintores españoles tan importantes como Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró. El cuadro más conocido del museo es el Guernica de Picasso, realizado en memoria del trágico bombardeo aéreo de Guernica durante la Guerra Civil. Para visitar el museo, los aficionados al arte moderno necesitan varias horas y para los curiosos necesitarán, con dos o tres horas para recorrer las salas más importantes está bien.

Pero el Museo también tiene leyendas, ya que antes de ser museo era el Hospital San Carlos donde muchos pacientes murieron de tuberculosis durante décadas. Allí, la muerte era protagonista, ya que Felipe II también había usado el hospital para llevar a mendigos moribundos. Tras la recuperación del edificio para convertirlo en museo, se encontraron restos humanos e incluso momias y desde entonces, muchos hablan de fenómenos paranormales y algunos trabajadores aseguran haberse llevado algún susto.

Algunos vigiladores aseguran ver cosas extrañas cuando las puertas ya fueron cerradas al público como luces que se encienden, puertas que se abren y ascensores que suben y bajan solos. La pregunta es: te quedarías a pasar una noche en el Reina Sofía?

El Madrid de los Palacios

Madrid está llena de palacios y grandes casonas que muestran su riqueza. El más importante es el Palacio Real, que es el más grande de Europa, con más de 2000 salones y obras de gran valor en su interior. Fue construido en el solar del antiguo Alcázar de Madrid y que hoy sirve como residencia  de los Reyes de España.

El palacio se puede visitar y conocer los salones oficiales, incluido el Salón del Trono, su Armería Real, repleto de armaduras, escudos y armas de todo tipo que forman una de las colecciones más importantes del mundo, su Farmacia Real que te harán retroceder en el tiempo y sus famosos Jardines. Frente al Palacio está la Catedral de la Almudena.

Hay más palacios históricos en Madrid, como El Palacio de Liria, actual Casa de Alba con retratos de gran valor pintados por Goya, Federico de Madrazo o Tiziano. También están el Palacio de Cristal,  el Palacio de los Duques de Villahermosa, actual Museo Thyssen-Bornemisza, el Palacio de El Pardo, el Palacio de la Zarzuela también residencia de la Familia Real y el Palacio de Linares o Casa de América, con una de las leyendas más conocidas y habla del el amor entre José de Murga y Raimunda Osorio. El primero era hijo de un financiero y la joven era fruto de una relación extramatrimonial del noble. Por lo tanto eran hermanos. El padre intentó romper la relación y a su muerte explicó por carta a José el porqué de su intento de separarlos. Sin embargo, la pareja se casó, descubriendo tarde el secreto. Conscientes de su pecado incestuoso, pidieron una bula papal a Pío IX, que les permitió vivir juntos, en castidad. Sin embargo, nació Raimundita. El matrimonio, para ocultarla de la opinión pública, deciden matar a la niña ahogándola en un pozo cercano y ocultar el cuerpo en las paredes. Los padres no tardaron mucho en morir: ella de pena y él se quita la vida. Hoy en día, se sigue escuchando la voz de la pequeña llamando a sus padres por la noche y triste se asoma por la ventana que da a la calle Alcalá agitando las cortinas, gritando y tarareando canciones infantiles.

El Madrid de las Fuentes

La Fuente de Cibeles es una fuente monumental de Madrid, ubicada en la plaza del mismo nombre, construida en la remodelación de la ciudad del siglo XVIII, por orden del rey Carlos III, quien embelleció la capital del reino con estética neoclásica. El proyecto incluía otras fuentes esculpidas con motivos mitológicos clásicos como la Fuente de Neptuno y la Fuente de Apolo, además del Museo del Prado, el Real Jardín Botánico y los jardines de la zona.

La fuente representa a la diosa madre Cibeles, madre de los dioses olímpicos y símbolo de la tierra y la fecundidad, sobre un carro tirado por leones Atalanta e Hipómenes. En el Olimpo, Cibeles declaro que todo aquel que quiera casarse con Atalanta, debería vencerla en una carrera a pie con la condición de que el que perdiera, sería castigado con la muerte. Así, varios lo intentaron pero no lo lograron y Atalanta vence a todos sus pretendientes, a excepción de Hipomenes, quien la derrotó por su astucia más que por su velocidad. Durante la carrera, él deja caer manzanas de oro que hacen que Atalanta se detenga a recogerlas, perdiendo de ésta forma la carrera. Ella se rinde, se casan y viven felices durante un tiempo, hasta que fueron convertidos en leones por Cibeles como castigo después de haber tenido relaciones sexuales en uno de sus templos cuando entraron allí para descansar durante un viaje.

Al menos desde 1962​, la fuente fue el lugar elegido por los aficionados del  Athletic Club Madrid para celebrar los títulos de su equipo. La fuente fue abandonada para tales efectos en la década de 1980 cuando también allí festejaron sus títulos los aficionados del Real Madrid F.C, desplazando a los aficionados del Atlético a partir de 1991 a la cercana Fuente de Neptuno. La historia de la relación con el Real Madrid se remonta al 18 de junio de 1986, cuando su entonces futbolista Emilio Butragueño marcó cuatro goles en un partido del Mundial de Futbol México 1986,  entre las selecciones de España y Dinamarca en la eliminatoria de octavos de final.

En esos días, España pasaba por época de elecciones legislativas que dejan fraccionado al país y por otro lado, la Corte de Justicia dio luz verde a que se exhumen del Valle de los Caídos los restos del dictador Francisco Franco y sea trasladado a un cementerio próximo a Madrid en contra de los deseos de su familia que pedían que sea inhumado en la Catedral de La Almudena. Lo que está claro es que El Valle de los Caídos es visitado por casi 250 mil personas que dejan más de 1 millón de euros al año en recaudación. Un gran negocio para los monjes que regentean el lugar y que seguro verán caer sus beneficios.

Por las mañanas Madrid es más relajada pero a partir del mediodía la zona del barrio antiguo es un infierno de gente que hacen colas para entrar a comer a restaurantes y bares. Todos quieren disfrutar unos callos a la madrileña, una fabada asturiana, unas morcillas de Burgos, unos calamares, unas gambas al ajillo, algún queso manchego, una tortilla española bien babé, un pulpo a la gallega, boquerones o mejillones fritos o el famoso jamón ibérico pata negra que no tiene desperdicio y lo encontras en cada rincón y cada sándwich de la ciudad.

Madrid tiene estas cosas. Todo es una gran Babel que mezcla a fanáticos del Real Madrid con los del Athletic, a musulmanes, chinos o africanos que hablan tonada castiza. A sus 50 Meninas de Velázquez pintadas de distintos colores desparramadas en ese momento por la ciudad. A su expresión de decir patata cada vez que se sacan una foto, sus palacios y puertas de la ciudad, sus grandes tiendas con El Corte Inglés a la cabeza, aunque en Primark se vean mejores precios.

Dejo de escribir, la gula me está ganando y ya quiero volver a Madrid. Pero lo haremos la semana próxima cuando sigamos visitando más lugares de este hermoso país.

Los esperamos.

 

Mail: silviayoscarporelmundo@gmail.com

Blog: https://silviayoscarporelmundo.blogspot.com

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCVpv0lP78yOx-FGzERNpzCg

Instagram: silviayoscarporelmundo