Futbol internacional

Bielsa y una nueva revolución

El rosarino encontró en Leeds United un club perfecto para desarrollar su metodología de trabajo. Se nota en su estado de ánimo y en el rendimiento de un equipo que no para de crecer.
jueves, 3 de enero de 2019 · 11:29

 

Con el pulso firme, Marcelo Bielsa escribe en Leeds United una de las páginas más sensacionales de toda su carrera. Aún no sabemos cómo será el desenlace pero poco importa porque la obra de un maestro como el rosarino trasciende cualquier resultado. El Loco encontró un club ideal para desarrollar su metodología de trabajo y edificar, así, un proyecto que se afianza en el presente y promete echar raíces a futuro.

 

“Más protagonismo que especulación”, dijo Bielsa el día de su presentación como entrenador de Leeds sobre el equipo que anhelaba. Y agregó: "Más posesión que tiempo intentando recuperar". A través de datos estadísticos, veremos cómo logró expresarlo a seis meses de aquel día.

 

En los 24 partidos disputados por Championship, Leeds fue amplio dominador de la posesión: Sheffield United, en la fecha 20, fue el único rival que le ganó en este apartado, con 56% contra 44% del conjunto de Bielsa. Leeds promedia casi el 66% de posesión en lo que va de la competencia, con registros magistrales por ejemplo ante Rotherham (74%, el máximo que alcanzó), West Bromwich (72%), Birmingham, Nottingham y Blackburn (71%) o Queens Park Rangers y Bolton (70%).

 

Por supuesto que hay que contextualizar las estadísticas para que tengan real valor. Dominar la posesión del balón no hace a un equipo mejor que el otro. Como vimos, Leeds arrolló a West Bromwich en los números pero perdió 4-1, en lo que fue la derrota más dura de la temporada; y frente a Sheffield United ganó 1-0 sin merecerlo, gracias a un grosero error del arquero a los 82 minutos. Sin embargo, a medida que sumamos indicadores de rendimiento entendemos cómo el protagonismo superó a la especulación.

 

Para complementar, la posesión vino acompañada de una supremacía en remates (Leeds se impuso en 19 de 24 partidos), remates al arco (17 de 24), toques (23 de 24), pases (23 de 24) y porcentaje de aciertos de pases (22 de 24, con un pico de 86% ante Reading).

 

Leeds es líder de la Championship con 51 puntos (sobre 72 posibles). Además es el equipo que más puntos ganó de visitante, con más chances de gol creadas, más remates, más pases y más promedio de posesión. Es decir, la campaña de Leeds se justifica en estadísticas y en rendimientos: si algo reflejan los registros es que casi ningún adversario pudo ni siquiera acercarse a los estándares del equipo de Bielsa.

 

El dispositivo táctico base que eligió Bielsa fue el 4-1-4-1, que de acuerdo a cómo se acomode es un 4-3-3, con Pablo Hernández y Gjanni Alioski terminando como extremos en ataque y ubicándose en la mitad de la cancha en el retroceso. El 3-3-3-1 es uno de los módulos alternativos empleados, aunque hay más.

 

El protagonismo que pregonó el rosarino se ve en cada partido: en posesión, Leeds mantiene en defensa sólo dos jugadores, apoyados por el mediocentro. Las circulaciones para desarticular defensas cerradas, las triangulaciones por afuera para generar superioridades y finalizar con centros al área, son algunas de las características del equipo. En este último aspecto son fundamentales los laterales, que tienen libertad para atacar en simultáneo. Barry Douglas, el lateral izquierdo, el único refuerzo que es “titular indiscutido”, interpreta el rol a la perfección: desnivela con sus proyecciones y tiene muy buena pegada.

 

Un aspecto insoslayable es la cantidad de lesiones que sufrió el plantel. Peacock-Farrell, Ayling, Douglas, Forshaw, Cooper, Roofe, Bamford, Roberts, Dallas, Jansson, Shaughnessy, Hernández, Harrison, Blackman, Berardi y Brown son los futbolistas que no pudieron ser considerados por problemas físicos en al menos un partido. Algunos de ellos por un largo lapso de tiempo, como Berardi, Hernández y Roofe, de los considerados “titulares”. Incluso Berardi, por ejemplo, padeció dos lesiones severas en pocas semanas de diferencia. En cálculos aproximados, son 16 bajas de una plantilla compuesta por unos 30 jugadores. “¿Piensa traer algún refuerzo?”, fue la pregunta recurrente de los periodistas en las conferencias de prensa. Bielsa repitió hasta el hartazgo que tenía variantes en el plantel. En su planificación, el Loco contempla que en cada partido puede haber entre tres y cuatro ausencias con respecto al inmediato anterior.

 

¿Por qué Bielsa encontró un club ideal para desarrollar su metodología de trabajo? Porque Leeds posee un centro de entrenamiento de primer nivel y una academia prestigiosa. Bielsa no concibe un proyecto sin jugadores jóvenes con amplio margen de mejora y Leeds le ofrece eso y más. El Loco ya hizo debutar a cinco juveniles provenientes del predio de Thorp Arch: Huffer, Davis, Shackleton, Halme (ya había disputado en el HJK de Finlandia) y Clarke, un extremo de 18 años que aportó muchísimo cada vez que ingresó.

 

Otra clave en el Leeds de Bielsa –y que también sirvió para suplir el efecto de tantas lesiones- es la polifuncionalidad de todos los jugadores. A continuación veremos algunos casos:

 

Kalvin Phillips, mediocentro de 23 años, comodín, pieza vital para Bielsa y un futbolista con destino de elite, no sólo jugó como contención sino que también lo hizo como marcador central, líbero y stopper en ambos perfiles. Alioski empezó como mediocampista y extremo izquierdo pero luego Bielsa lo utilizó como lateral, e incluso cambió el perfil con Hernández, que comenzó por derecha y ahora suele moverse por izquierda o como interno, donde antes lo hacía Samu Sáiz, cedido a Getafe por voluntad propia. Ayling, lateral derecho que se acomodó en la zaga central, al igual que Berardi; Dallas, en principio mediocampista que encontró su lugar como lateral izquierdo y derecho. Más curioso es lo de Roofe, centrodelantero, que en algunos pasajes jugó como mediocampista derecho; o Harrison, desequilibrante con sus proyecciones desde los extremos y el mediocampo, quien circunstancialmente llegó a ser referencia de área.

 

En poco tiempo Bielsa ha evidenciado sus cualidades como entrenador que potencia a sus jugadores. El ya mencionado Phillips es el más notorio, sin dudas. Jansson tuvo una evolución extraordinaria. El central internacional sueco inició la temporada como suplente, a la sombra de Berardi y Cooper, pero gracias a su buen rendimiento cuando le tocó ingresar hoy es esencial: férreo en la marca, fundamental para sacar la pelota desde campo propio (suele liderar las estadísticas de balones tocados y pases) y a través del juego aéreo aportó dos goles, muy recordados porque uno valió el empate agónico ante Brentford y otro la igualdad transitoria frente a Aston Villa para después ganar 3-2. El polaco Klich explotó con apariciones como interno, entre el mediocentro y el mediocampista más adelantado: pegada, visión de juego, asistencias, cinco goles y consolidación en su selección. De Hernández sólo alcanza con mencionar sus estadísticas: hasta ahora jugó 17 partidos y estuvo involucrado en 17 goles, con diez asistencias y siete anotaciones.

 

Por lo pronto, Bielsa ya comenzó una nueva revolución. Si logra ajustar detalles –transiciones defensivas o juego aéreo defensivo, por ejemplo- estará muy cerca de hacer historia en un club de rico pasado. Aún quedan 22 partidos, en una competencia de paridad extrema. A pesar de que algunos quieran hablar peyorativamente de “¡la B de Inglaterra!”.

 

*) Este artículo fue publicado después del triunfo 3-2 ante Blackburn. Todavía falta una fecha para cerrar el calendario de 2018.

Fuente: TyC sports

 

Valorar noticia

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

Otras Noticias