CICLISMO

El francés Barbier se adueñó de la primera etapa de la Vuelta a San Juan

Una rodada sobre Ignacio de la Roza a poco más de 3 kilómetros dejó a Ricardo Escuela golpeado. Tomas Contte metió a la Municipalidad de Pocito en el podio tras aprovechar la masiva caída.
domingo, 26 de enero de 2020 · 20:31

Finalmente llegó el día. Los 168 ciclistas dieron inicio al mayor espectáculo deportivo de los sanjuaninos, la 38va edición de la Vuelta a San Juan. Y en esta primera etapa corrida, el protagonista final fue el francés, Rudy Barbier, integrante del equipo Israel Star Up, quien se impuso ante sus rivales en un masivo y apretado sprint. Hubo una gran rodada a pocos kilómetros de llegar a la meta, en la cual salió herido el sanjunanino Ricardo Escuela.

En la primera jornada de competición ciclística las altas temperaturas fueron agobiantes, aunque el marco de público no se amedrentó por eso, ya que acompaño en gran número en la internacional carrera. Todo comenzó y cerró en avenida avenida Ignacio de la Roza, más precisamente en el Puente Cívico.

En los primeros kilómetros de competencia, todo transcurrió con normalidad, se dieron algunas fugas para ponerle emoción a la etapa. El pelotón compuesto por 168 ciclistas se dirigieron al Dique Punta Negra donde se iban a dar metas sprint y de montaña.

Los pedaleros que supieron mantener una importante distancia con el grupo mayoritario fueron César Paredes, Vinicius Rangel, Daniel Juárez, Iker Ballarin, Mattia Bais, Andrea Di Renzo y Filipo Zaccanti. Del pequeño pelotón César Paredes cosechó el puntaje necesario para imponerse en las Metas de Montaña mientras que Daniel Juárez se quedó con las Metas Sprint.

Faltando 36 kilómetros, la caravana  de pedaleros atrapó a los escapados y el resto del recorrido fue controlado por cada equipo que iba ubicando a su mejor carta para embalar.

Lo más destacado en esa instancia fue que el pelotón alcanzó una velicidad de 63km/h, en llano, en el extenso campo de La Bebida, en Rivadavia. Lamentablemente, faltando 3.200 metros, cerca de la esquina Colorada, los ciclistas protagonizaron una masiva caída y el grupo se cortó.

Restando pocos metros, los más fuertes se ubicaron en sus mejores lugares para dar los últimos palancazos de la etapa y los más importantes, ya que el sprint estaba cerca. Rudy Barbier jugó de la mejor manera, esperó agazapado entre el grupo y dio el batacazo para levantar los brazos en la meta final.