historia sobre ruedas

Padre e hijo, del sueño en San Juan a revelación del Superbike

Sebastián y Mateo Bongiovanni atraviesan un momento inmejorable en el campeonato de Brasil. El sacrificio y la pasión por la velocidad los llevaron a aventurarse en un camino a toda velocidad que está a punto de coronarse con la gloria.
domingo, 17 de octubre de 2021 · 13:02

Sebastián y Mateo Bongiovani son padre e hijo, sanjuaninos y amantes de la velocidad. En tan solo un año, pasaron de probar por primera vez una moto de carreras a liderar el campeonato brasilero de Superbike, uno de los más importantes del mundo.

Parece un sueño hecho realidad para este dúo sanjuanino que atraviesa un momento inmejorable en el motociclismo internacional. ¿Será la suerte de principiantes?, seguro que sí, pero también es sacrificio y talento.

Mateo, tiene solo 15 años y vive literalmente “el sueño del pibe” haciendo lo que más le gusta. Sebastián por su parte, a sus 40 años ya ganó una carrera y obtuvo varios podios, posicionándose a la cabeza del torneo en la categoría de 1000 c.c.

Hace un año, el joven probó por primera vez una moto de pista prestada por otros pilotos sanjuaninos que compiten a nivel nacional e internacional. Desde ese momento supo lo que quería: ser piloto de carreras. Unos pocos meses de entrenamiento le bastaron para largarse a la aventura del campeonato de Superbike en tierras cariocas, donde hoy disputa las primeras posiciones en su categoría, la Ninja 400. “Venimos haciendo bastantes fechas y ganando experiencia. En esta nos fue muy bien, hicimos podio y mejoramos nuestra técnica para hacer un mejor año”, contó.

Mateo Bongiovanni - piloto Ninja 400 

Pese al gran momento, el joven piloto mantiene los pies sobre la tierra y sabe que esto recién comienza. “Llegamos a este campeonato para ganar experiencia y mejorar paso a paso. Vamos viendo resultados, me gusta un montón, me ilusiona y me motiva mucho más para seguir avanzando. Estoy re contento”, contó Mateo.

El piloto contó que empezó a andar en moto desde temprana edad en circuitos de tierra en la provincia de San Juan. Siempre junto a su padre Sebastián, su mentor en este deporte. “Me empezó a gustar y un día mi papá se compró una moto de calle y fuimos a un circuito sin conocer nada y nos encantó a los dos. Ahí le dije que yo también quería probar y así empecé a entrenar, ir al gimnasio para comenzar un campeonato como este que es de ligas mayores”, dijo emocionado el chico.

Sebastián, también tuvo un inicio acelerado en el motociclismo profesional. Si bien, durante su vida estuvo ligado a las motos por hobbie, ahora ostenta una posición inmejorable en torneo que disputa en el exterior. En la última fecha, logró clasificar en el primer puesto y también pudo ganar la carrera. “Nos quedamos con la pole y obtuvimos el P1. Venimos muy contentos porque seguimos punteros en el campeonato”, comentó.

Luego, recordó cómo fue su comienzo en el motociclismo profesional junto a su hijo. “Ha sido un inicio simultaneo. Un día decidimos subirnos a una moto de pista. Habíamos andado en enduro poco tiempo: fue un año o un año y medio. Mateo en un 125 c.c. y yo en un 250 c.c., era lo único que sabíamos de motos”, dijo.

Sebastián Bongiovanni 

Sin embargo, el año pasado todo cambió radicalmente. “Probamos en el autódromo Ángel Pena de Mendoza y tuvimos la suerte de que estaban Facundo Mora y Santino Sabatini (pilotos sanjuaninos). Le prestaron la moto a Mateo para que diera una vuelta por el estacionamiento y ya dijo que si y que quería correr él también. Nos gustó mucho y empezamos a entrenar. Empezamos a entrenar fuerte, fuerte en abril y en diciembre ya estábamos dando unas vueltas en el autódromo del Villicum por suerte”, relató.

“De ahí mucho gimnasio, trabajo en la moto con los chicos que corren que tiene experiencia que nos van tirando los tips. Y así nos largamos de cabeza a correr un campeonato allá (Brasil), a probar suerte y nos está yendo bien. Estamos sorprendidos y más que felices. Es muy raro y que este tu hijo corriendo también”, dijo Sebastián.

El mayor de los Bongiovanni vive de manera especial este momento, entre su pasión por las motos y su rol como papá. “Si nos llegamos a cruzar ahí vamos a tener problemas. El día que él llegue yo me retiro”, bromeó Sebastián sobre su hijo con quien comparte casi todo en esta aventura. Sin embargo, corren en categorías diferentes. El papá participa en la categoría Escola 1000 c.c., mientras que el joven lo hace en la Ninja 400 c.c.

Pese a que no compiten entre ellos profesionalmente, lo hacen cada vez que pueden en los entrenamientos. “Compartimos pista en entrenamientos con otros motociclistas de San Juan y ahí se pone áspero. Está Santino Sabattini, Facundo y Juan Mora, Bautista y Mauricio Quiroga. Todos pilotos que corren en el campeonato argentino, vienen muy bien y largamos todos juntos y es una locura, ahí aprendemos un montón”, reconoció Sebastián.

Siempre juntos - padre e hijo codo a codo en cada cmpetencia

A falta de 3 fechas, los sanjuaninos están enfocados en conseguir el mejor resultado en esta aventura. “Hasta el 12 de diciembre tenemos carreras allá. En mi caso la expectativa es llevarme el campeonato y Mateo seguir peleando para terminar lo más alto posible y adquirir experiencia”, sostuvo Seba.

Para llegar a lo más alto, los sanjuaninos siguen a rajatabla una exigente rutina para estar lo mejor preparados posibles ante tamaño desafío. “Nosotros tenemos la suerte de poder participar del programa provincial de Alto Rendimiento de la Secretaría de Deportes que la dirige Gustavo milla. Nosotros vamos gimnasio todos los días de lunes a viernes. Después se trata de hacer unas 6 o 7 horas de bicicleta de ruta y hacemos una vez a la semana kartódromo con motos”, contaron. Además, cada vez que pueden realizan sesiones de entrenamiento en el autódromo Villicum o en otras provincias.

Pero como todo en la vida, este gran momento no solo es fruto del talento y la exigente preparación, sino también del sacrificio que significa viajar a Brasil. “Es mucho desgaste físico y mental, son muchas horas de viaje. Cuando estas en la pista no es como uno le ve desde afuera, nosotros nos tenemos que levantar a las 5 de la mañana, desayunar, salir a pista, estamos todo el día en el autódromo, es muy agotador, y exigente físicamente y mentalmente”, aseguraron los motoqueros.

“Es así todos los días, después muchos vuelos, taxis y cuando llegamos acá destrozados nos preguntamos cuantas fechas faltas. Ya quiero que termine”, confesó Sebastián ante el enorme esfuerzo. “Esta toda esa parte atrás, pero nos acompañamos muy bien y nos llevamos muy bien. Lo disfrutamos, pero también está bueno que en general la gente sepa todo el trasfondo que hay”, agregó.

Mateo acompañando a su papá Sebastián a punto de salir a pista

Es que todo este trajín, a veces les juega en contra. “Por ahí mucho cansancio mental y físico termina dando malos resultados en la pista. Pero por lo general nos alimentamos bien y estamos bastante descansados al otro día y generalmente no tenemos muchos problemas. La pasamos muy bien durante el día asique después de ese trasfondo hay alegrías y un montón de cosas”, aseguró Mateo.

Por su parte, Sebastián, destacó el acompañamiento del equipo. “Es muy unido y hay una calidad humana muy buena que no se ve en todos lados. Es excelente, hay como una hermandad en el medio y esa buena onda te ayuda a tener una segunda familia, una contención allá porque es una situación de alto estrés también”, dijo.

De esta manera, los sanjuaninos se preparan para afrontar el último tramo de la temporada en busca de quedarse con la gloria. Pero también, con la mirada puesta en lo que viene. “Hay muchas opciones que se están barajando. Existe la posibilidad sobre todo para Mateo que tiene futuro para correr en Brasil, España o Argentina. Hasta diciembre no podemos tener una certeza, pero hay unas puertas abiertas que podrían funcionar”, adelantó Sebastián.

Por su parte, Mateo Bongiovanni sueña con correr al mundial de Superbike. “Las expectativas siempre son mirando más a futuro. Ir al mundial sería un sueño hecho realidad. He empezado este año, estoy tomándolo con calma. Pero voy entrenar mucho para llegar a mi mejor nivel y llegar a competir a nivel mundial”, avisó el joven.

Tras la actual temporada, Mateo sueña con llegar al mundial de Superbike

Mientras tanto, este fin de semana, San Juan será sede de la 12º fecha del campeonato mundial de Superbike. Será en el autódromo El Villicum con varias presencias argentinas.

Quizás Mateo y Sebastián, sean los futuro representantes sanjuaninos de una de las categoría más importantes del mundo.