SINDICALES

Cláusula Gatillo o Bono de fin de año, el dilema que le quita el sueño a los sindicatos

El planteo del Gobierno pasa por si aplicar la cláusula contra la inflación o un suculento bono único, y puso en manos de los gremios la decisión. Ventajas y desventajas de cada opción.
martes, 05 de noviembre de 2019 · 13:09

Fue un año con índices tremendos en inflación. En muchos sectores, deberieron adelantar los tramos salariales pactados durante las paritarias en principio de año. Por eso, la discusión hoy pasa por si se activa la cláusula gatillo o no. Obviamente la respuesta es afirmativa, la cuestión es que el Gobierno advirtió que si la activa, no habrá bono de fin de año.

Este es el dilema que tendrán que resolver los sectores gremiales en el Ministerio de Hacienda con Roberto Gattoni antes de asumir como vicegobernador. Lo que sucede es que, en este panorama de crisis, con una visión alentadora de Fernández pero con un largo camino para la recuperación, la provincia cuidará cada peso. En este contexto, cada parte de la balanza tiene su ventaja y su desventaja.

La cláusula gatillo vendrá como una recomposición salarial, como un incremento que será parte del sueldo hasta las nuevas paritarias. Como parte del haber de cada trabajador, también contará con sus respectivos descuentos de AFIP. Es, en este escenario, la solución más estable, porque el trabajador sabe que contará con el mismo monto en los próximos meses hasta febrero o marzo, mes donde se resuelvan los nuevos acuerdos salariales.

El bono es otra cosa. El bono es un golpe al bolsillo, una suma no remunerativa. La ventaja del bono es que puede ser mayor que el porcentaje que se acuerde de cláusula gatillo y que, además, no tiene ninguna retención porque llega de manera única. Y esa es su desventaja. Llega por única vez. Esto es, en enero, volvemos al mismo salario y a esperar hasta que se resuelvan las paritarias 2020.

Es un tironeo, llegar a fin de mes o darse un gusto, comer bien o devorarse el banquete, el golpe de gracia o mantenerse de pie. En esta balanza, la inflación y AFIP son las piedras del tirón.