contienda por los sueldos

El Gobierno intervino y frenó el primer paro por paritarias de 2014

El Ministerio de Trabajó dictó la conciliación obligatoria en la negociación salarial que mantienen los trabajadores aceiteros. El gremio había declarado la huelga tras la negativa empresaria de otorgar 30% de aumento, pero debió suspenderla
sábado, 18 de enero de 2014 · 11:58
(Télam.com.ar) La cartera de Carlos Tomada debió interceder en el primer conflicto por paritarias del año: dictó la conciliación obligatoria para evitar una huelga por tiempo indeterminado por parte del gremio de aceiteros. A raíz de la intervención gubernamental, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina (FTCIODyARA) levantó la medida de fuerza, lo cual abre un nuevo de período de negociaciones con las cámaras empresarias del sector por un lapso de 10 días.

El gremio que lidera Daniel Yofra había declarado la huelga y un "plan de lucha" ante la negativa de los empresarios del sector en mejorar la oferta de un "acuerdo puente" hasta fin de abril, por una suma fija de 1250 pesos mensuales, a cuenta del salario que se pactara después, lo que implicaba entre un 15,6% y un 16,5% de aumento.

Además, los aceiteros reclaman que la categoría inicial del sector debe percibir 9.797 pesos desde el último 1° de enero, lo que implica un incremento del 29,5%, en tanto para la máxima categoría se exigió una mejora del 35 por ciento, con la "adición de otros tipos de adicionales", puntualizaron los dirigentes.

"La negativa de las patronales aceiteras a reconocer el reclamo no tiene correlato con la realidad de esas compañías, porque son las que mayor rentabilidad y ganancia obtienen y obtuvieron en los últimos diez años", expresó el gremio que aglutina a 10.000 trabajadores en un comunicado.

Y agregó: " Los empresarios de la actividad adelantan miles de millones de dólares de la futura cosecha y especulan y fomentan una nueva devaluación de la moneda nacional, atentando contra el salario de todos los trabajadores de la Argentina". Cabe señalar que están representadas en las rondas de conversaciones compañías emblemáticas como la Dreyfuss, Cargill y Molinos Río de la Plata (Empresa Santa Clara), entre otras.

Pese a la virulencia del mensaje, fuentes laborales señalaron a la agencia Télam que la disputa podría resolverse la semana próxima, ya que la diferencia entre reclamo y oferta salarial "es casi mínima".


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada

Tubo de ensayo

La renovación del convenio para los trabajadores aceiteros, uno de los que venció a principio de año, podría marcar la tónica y el camino que transitarán las futuras negociaciones por paritarias. Y, por supuesto, será una pequeña muestra del rol que adoptará Trabajo en las relaciones laborales.

En los últimos días, el Gobierno anticipó que los aumentos salariales no deberían superar el 18 y 20 por ciento. Incluso, consultó con gremios alienados con el oficialismo sobre la alternativa que firmen acuerdos por períodos mayores a un año.

Sin embargo, luego volvió sobre sus pasos y ratificó la voluntad de que las paritarias "sean libres", sin topes, pese a que en la práctica las pautas salariales tienden a generalizarse entre los diferentes tipos de actividad. Ello ocurrió el año pasado, cuando la mayoría de los incrementos oscilaron en torno al 24 y 25 por ciento.

Si existiera un plan semejante por parte del Ejecutivo, las organizaciones gremiales no la harán fácil. Los sectores opositores al Gobierno del sindicalismo ya advirtieron que exigirán subas que oscilan entre el 30% y 35 por ciento. Algunas -como el Smata- hasta pidieron que haya una revisión cada tres meses, lo cual la actualización adoptaría el mismo esquema que hoy rige para el programa Precios Cuidados.

Comentarios