CATAMARCA

Una nena apuñaló a su padre para que deje de pegarle a la madre

En medio de un ataque de celos, el hombre comenzó a agredir con golpes de puño a la mujer, hasta que la niña advirtió la escena e intervino. La mujer no presentó denuncia ni quiso ser atendida.
jueves, 27 de febrero de 2014 · 07:23
(INFOBAE) El drama familiar tuvo lugar en una vivienda ubicada en Río Salado al 700, del barrio La Tablada, en la provincia de Catamarca, cuando David Díaz, de 52 años, en un arranque de celos comenzó a discutir con su esposa, de 35 años, para luego encerrarla en una de las habitaciones y propinarle los golpes de puño.

Aprovechando que los dos hijos varones no se encontraban, Díaz continuó con los malos tratos, que incluyeron varios puntapiés, que nunca imaginó que quien intervendría en medio de esa dramática escena era su hija menor, de 8 años.

Alertada por los ruidos y los gritos de su madre, la niña ingresó a la habitación y se abalanzó contra el padre, intentando que frene en su accionar. Sin embargo, el hombre enceguecido la apartó, para continuar golpeando a su mujer mientras la agarraba de los pelos.

En ese instante, la reacción de la nena de la que no se brindaron sus datos filiatorios fue correr hasta la cocina para tomar un cuchillo de mesa tipo Tramontina con el que hirió de tres puntazos al agresor, para luego salir corriendo de la casa y comenzar a los gritos a pedir ayuda.

Los vecinos, quienes luego informaron que conocían los antecedentes de violencia de género que se vivían en ese inmueble, alertaron a la Policía, por lo que hasta ese lugar se trasladaron rápidamente uniformados de la comisaría 2ª, junto con personal del SAME.

Dos heridas en su brazo derecho y una más profunda en el brazo izquierdo fueron los que recibió Díaz, quien fue trasladado al hospital San Juan Bautista. "Pasó este mediodía de la sala de emergencia a sala común, tras las curaciones y atenciones del caso", confirmaron a Télam las autoridades de ese centro de salud. El agresor deberá realizarse curaciones durante unos 20 días y guardar reposo al menos 48 horas, por la pérdida de sangre que sufrió.

Respecto de la situación de la mujer agredida, no quiso recibir ningún tipo de ayuda médica tras la feroz golpiza de la que fue víctima, y al ser un hecho de instancia privada y sujeto a su denuncia, en tanto la mujer no la presente ante la Justicia, no hay forma de que prospere una causa contra su marido.

Sin embargo, el personal de la Dirección de Niñez y Adolescencia provincial se trasladó hasta el hogar familiar para realizar los informes correspondientes respecto de las situaciones que se viven allí, según confirmaron a El Ancasti.

Comentarios