BUENOS AIRES

Murió la mujer empujada de un colectivo con su hija

Mirta Graciela Alegre agonizó 7 días. Los médicos le diagnosticaron muerte cerebral. Había caído con su hija en brazos, tras el asalto de dos delincuentes.
domingo, 11 de junio de 2017 · 20:30
Los familiares sabían que era cuestión de tiempo. Los médicos del hospital Gandulfo habían diagnosticado muerte cerebral y, tras agonizar por siete días, murió Mirta Alegre (40), la mujer que fue arrojada de un colectivo en pleno robo en Villa Fiorito, que al caer quiso proteger a su nena de 3 años y, que en ese intento por salvar a su hija, se dio un golpe mortal en la cabeza.

"Lamentablemente Mirta Graciela Alegre, mi amada tía ha fallecido. Hay que hacer Justicia por ella y por todos los que son víctimas de la delincuencia”, posteó una de las sobrinas de la víctima en Facebook ayer.

El caso de Mirta ocurrió el domingo pasado. Pasadas las 13.30 salió de su casa con su chiquita de 3 años, rumbo a lo de su tía. Iba a almorzar y, aunque debía hacer 6 cuadras, decidió tomarse el 283 en la esquina de Recono y Plumerillo. En la primera parada se subieron dos parejas y al menos dos asaltantes.

Los ladrones iban armados con cuchillas. Uno de ellos amenazó al chofer del interno 18, lo hirió en el cuello y lo obligó a desviar el rumbo hasta la villa La Cava. Mientras, su cómplice empezó a robarles a los pasajeros. Todavía no está claro qué sucedió, pero lo cierto es que Mirta, que iba con su nena en brazos, cayó a la vereda. "No sabemos qué pasó en ese momento, pero abrieron la puerta y empujaron a Mirta. No está claro si fueron los ladrones que se asustaron o la misma gente que se quiso tirar, porque habían forzado la puerta para abrirla y escapar. Ahí ella cayó a la vereda, se ve que intentó proteger a la nena y no puso las manos. El colectivo siguió y ella quedó ahí, inconsciente”, le había contado a Clarín Alejandro, un sobrino de la mujer.

Mientras los vecinos del lugar donde cayó Mirta con su nena, ilesa, las reconocieron y buscaron a su familia, el chofer del colectivo siguió manejando hasta que los ladrones se bajaron en La Cava y escaparon entre los pasillos. El colectivero regresó al lugar donde había caído Mirta y como la ambulancia no llegaba, subieron a la mujer inconsciente y al interno de la línea 283.

Tras pasar por una Unidad de Pronta Atención en la que los familiares denunciaron que no había médicos, fue llevada al hospital Gandulfo donde quedó en coma farmacológico, con respirador y con diagnóstico de muerte cerebral.
 
(Clarín)

Galería de fotos

Comentarios