PAÍS

El frondoso historial delictivo de una banda de secuestradores

Los fiscales Basso y Marquevich pidieron el procesamiento de “Pachu” Santa Cruz, Brian Jara y nueve de sus cómplices, nucleados alrededor del monoblock 19 del barrio de Ciudadela. Las escuchas de la causa, los reconocimientos de sus víctimas y la foto de Facebook que llevó a la cárcel a sus dos cabecillas.
martes, 27 de junio de 2017 · 08:06
Se habían relajaron demasiado: claramente, un prófugo no postea. A fines de marzo, Axel Joel Santa Cruz y Brian Jara subieron una foto a Facebook, lo que parecía ser una simple juntada de amigos con fernet. Santa Cruz y Jara, ambos de 19 años, oriundos de Fuerte Apache, levantaban el pulgar en la imagen, sentados en reposeras; el lugar era el patio de la casa de la madre de Santa Cruz sobre la calle Darwin en el barrio Ameghino de la zona de Pilar. Quizás se olvidaron o no tenían en cuenta que la Justicia monitoreaba cada uno de sus perfiles y contactos.

Poco después, la Sub DDI de Pilar ingresó por la fuerza a la casa de Pilar para llevarse a ambos, en un operativo bajo las órdenes de los fiscales federales Fabián Matilla y Pedro Rebollo, con asiento en Campana, con el apoyo de la UFESE, el ala del Ministerio Público dedicada a investigar secuestros extorsivos, dirigida por el fiscal Santiago Marquevich. Jara no se resistió y puso las manos en alto; Santa Cruz, supuestamente entrenado en kick boxing, prefirió enfrentarse a golpes con los efectivos. Ninguno de ellos tenía antecedentes penales, pero no era la primera vez que se los buscaba en aquellos días.

La Policía Bonaerense ya había irrumpido en el Fuerte Apache a principios de ese mes para intentar encontrarlos sin éxito. Otros seis cómplices de Jara y Santa Cruz ya habían caído. Faltaban ellos dos. Era el fin de un cuatrimestre intenso. De acuerdo a la Justicia federal, Jara y Santa Cruz habrían cometido 20 secuestros extorsivos desde diciembre de 2016 hasta marzo de este año a lo largo del área metropolitana, doce hoy con imputación o procesamiento, otros ocho con fuerte sospechas de cara a víctimas que no pudieron reconocerlos.

Comentarios