Rosario

Terror por un violador serial suelto

El primer caso registrado ocurrió en febrero y se le atribuyen nueve ataques sexuales contra mujeres en los últimos cinco meses. La policía elaboró un identikit del depravado.
sábado, 20 de julio de 2019 · 19:11

Efectivos policiales de la ciudad de Rosario, en la provincia de Santa Fe, intentan dar con el paradero de un violador serial sindicado de haber cometido delitos de abuso sexual, con acceso carnal, a cerca de nueve mujeres en los últimos cinco meses.


La Fiscalía de Delitos Sexuales local, dio a conocer un identikit elaborado en base a la descripción de algunas de las víctimas.

Hasta el momento se han registrado nueve denuncias, de las cuales sólo se han radicado seis en las dependencias pertinentes, las tres restantes nacen de averiguaciones realizadas por personal policial.


El modus operandi

El perverso tendría un patrón de conducta que sigue de manera casi mecánica, según informaron medios locales.

El primer caso tuvo lugar a principio de año, en el mes de febrero, pero parecía ser un caso aislado. El último hecho ocurrió alrededor de la una de la madrugada, a pocos metros de la Facultad de Medicina, tal como describió la propia víctima en su cuenta de la red social Twitter.

La piba contó este sátiro la amenazó con un arma, la llevó tras unos arbustos, y tras ver sus pertenencias, la manoseó y la obligó a practicarle sexo oral.

Un factor en común entre los ataques fue que el agresor ató de pies y manos a las víctimas, a las que también les colocó un precinto en el cuello.

En los primeros episodios, las violaciones eran contra mujeres que quedaban solas al frente de comercios, aunque después las violaciones también se produjeron en la vía pública.

En seis de los hechos, el violador obligó a las víctimas a practicarle sexo oral, mientras que en tres ocasiones las mujeres lograron escapar.

Jorgelina, una de las agredidas por el depravado publicó el caso en redes sociales: "Yo lo pude resolver porque tengo 42 años y sé cómo sacarme un tipo de encima. Pero una piba de 19 o 20 años no lo puede hacer. Hablando con la familia de la chica me di cuenta que es la misma persona que me atacó. La misma. Y si alguien no lo detiene, si alguien no le pone freno, le va a seguir cagando la vida a otras mujeres".

Fuente: Crónica

Comentarios