EN PLENA PANDEMIA

Nuevo récord de irresponsables: armaron fiesta clandestina con 1500 invitados

La música se escuchaba a más de un kilómetro de distancia. Los vecinos de la zona aseguraban que debido al alto volumen las paredes de sus casas comenzaron a temblar durante la madrugada.
lunes, 9 de noviembre de 2020 · 08:28

El pasado domingo 8 de noviembre se llevó a cabo una nueva fiesta clandestina que rompió todos los récords de la irresponsabilidad. Se trata de un evento ilegal que se llevó a cabo en los bosques de Palermo, con la presencia de 1500 jóvenes que bailaban y se alcoholizaban al ritmo de la música que según los vecinos, se escuchaba a más de un kilómetro de distancia.

Según lo que asegura el medio C5N todo salió a la luz cuando una mujer se dirigió a los bosques de Palermo, para hacer su rutina de ejercicios habitual. Pero cuando estaba corriendo a metros del Paseo El Rosedal, comenzó a escuchar música a un alto volumen a varias cuadras de distancia. Debido a esto decidió acercarse al lugar para ver que estaba sucediendo. Luego de recorrer al menos un kilómetro se encontró con unos 400 vehículos estacionados y alrededor de 1500 jóvenes bailando alrededor.

Frente a esta situación la deportista llamó al 911 para denunciar lo que estaba sucediendo. Luego de este llamado un grupo de funcionarios policiales llegó al lugar de la fiesta alrededor de las 3:00 de la mañana. Efectivamente los uniformados se encontraron con estos irresponsables celebrando, con la música que provenía de los vehículos.

Cabe destacar que estos rodados estaban equipados con un sistema de sonido que alcanza volúmenes impensados para un estéreo común y corriente. En relación a esto los propietarios del Club Argentino de Tenis, que está ubicado a metros del lugar, denunciaron que las paredes del establecimiento temblaban durante la noche.

Lamentablemente los oficiales no fueron capaces de dispersar a la gente, por lo que este festejo se extendió hasta las 7:30 de la mañana cuando estos fiesteros tuvieron ganas de regresar a sus casas. Esto fue otro agravante del hecho ya que estos infractores se retiraron del lugar a bordo de estos vehículos, en completo estado de ebriedad.

Lo cierto es que a día de hoy las autoridades no han tomado cartas en el asunto, por lo que los irresponsables continúan en libertad como si nada. Es más, los bosques aún no han sido limpiados desde aquel momento, por lo que este lunes el lugar amaneció repleto de botellas de plástico cortadas a la mitad, latas de cerveza y demás envases de bebidas alcohólicas de distintas graduaciones.