Llegó desde España

Tras la primera muerte por coronavirus hay otro caso sospechoso en el Argerich

Se trata de una mujer de 26 años que estuvo en Ibiza ingresó a la guardia del hospital con todos los síntomas del COVID-19.
domingo, 8 de marzo de 2020 · 12:30

Tras la muerte del primer paciente argentino con coronavirus, las autoridades sanitarias del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires confirmaron un caso sospechoso de una paciente de 26 años que tendría coronavirus COVID-19.

La mujer está internada en el Hospital General de Agudos Dr Cosme Argerich, en el mismo lugar donde se confirmó la primera muerte en la Argentina y en América Latina por esta enfermedad.

Este caso sospechoso se suma a otros 8 pacientes que ya cuentan con el correspondiente análisis que confirma la patología de acuerdo a la actualización epidemiológica del Ministerio de Salud.

De acuerdo a las autoridades del hospital, se trata de una mujer de 26 años que se presentó en la guardia del hospital Argerich este sábado por la mañana. La paciente tiene todos los síntomas característicos del coronavirus que son fiebre alta, tos y dificultad para respirar.

Además trascendió que la mujer acababa de llegar de Ibiza, España, donde hay al menos un caso confirmado. Esta mujer está internada en el cuarto piso del Argerich y sus análisis fueron enviados el Instituto Malbrán para confirmar o descartar el diagnóstico.

Quién era el primer fallecido

Este sábado las autoridades confirmaron el primer fallecimiento por coronavirus en Argentina y en América Latina. Se trata de Guillermo Abel Gómez, de 64 años, quien vivía en el barrio porteño de San Telmo junto a su esposa, la única persona con la que tenía contacto.

El paciente tenía antecedentes de diabetes, hipertensión, bronquitis crónica e insuficiencia renal, y durante su internación en el Hospital Argerich debió recibir asistencia respiratoria.

El 25 de febrero volvió de un viaje a Paris, en Francia, el 28 comenzó a presentar fiebre, tos y dolor de garganta. Su estado se siguió agravando y ya para el 4 de marzo fue a un médico u lo derivaron al Argerich en donde estuvo internado en la unidad de ciudadanos intensivos.

Una vez que ingresaron al hombre le dijeron a su mujer que se fuera a su casa y que hiciera aislamiento domiciliario. Ella se negó en todo momento y permaneció junto a su marido hasta el momento de su fallecimiento. Ahora resta determinar si la viuda contrajo o no la enfermedad.

La Organización Mundial de la Salud confirmó que ya hay unas 103 naciones y territorios afectados por esta enfermedad. Los muertos suman más de 3500 y los infectados superan los 106.000 a nivel planetario.