BUENOS AIRES

Coronavirus: aumentaron los casos en Villa 31, en medio de una crisis por el agua

Este lunes, confirmaron nuevos casos de la enfermedad, mientras que los vecinos, denuncian abandono por parte del Gobierno porteño.
lunes, 4 de mayo de 2020 · 19:29

Hace 9 días, en algún momento entre la noche del sábado y la mañana del domingo, una gran mayoría de vecinos de la Villa 31 del barrio porteño de Retiro se quedaron sin agua en plena emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus. Desde el inicio del corte, los casos confirmados de personas infectadas con coronavirus en la Villa 31 y 31 bis pasaron de tres a 133, en total son 223 en las villas porteñas, y se produjo la primera muerte por la enfermedad. Toribia Balbuena, una jubilada de 84 años, madre de la primera paciente registrada en la 31, murió este sábado en el Hospital Rivadavia, donde estaba internada en terapia intensiva desde el 20 de abril. Su hija ya había sido dada de alta y su esposo de 85 años, también internado por coronavirus, continúa recuperándose en el Hospital de Clínicas.

El equipo de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Ciudad informó además que trabaja con otros 75 casos sospechosos de haber contraído el virus. Se trata de contactos estrechos de los pacientes confirmados. La villa 1-11-14, también conocida como Barrio Padre Ricciardelli, en el Bajo Flores, figura segunda en la estadística oficial con 67 casos confirmados. La distribución de casos en barrios vulnerables se completa con otros 3 en el Barrio Ramón Carrillo, uno en Barrio Los Piletones y uno en Barrio Fátima, de Villa Soldati; dos en Ciudad Oculta (Villa 15) y dos en Barrio 20, ambos en Villa Lugano; uno en la villa 21-24 (Zavaleta) en Barracas; uno en la Rodrigo Bueno, otro en Barrio Mitre, Saavedra, y 11 casos de barrios no determinados.

La falta de suministro de agua en la 31 incrementó la preocupación por el avance de los contagios en el asentamiento porteño más antiguo y uno de los más poblados de la ciudad, con aproximadamente 40 mil habitantes. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta expresó días atrás: “El aumento de casos va a llegar y el objetivo es prever y reducir su impacto con el cuidado de todos y en especial de los adultos mayores. Necesitamos que nos sigan acompañando en el uso de barbijos, el aseo, distanciamiento social y salir lo mínimo indispensable y apelamos a la responsabilidad individual”.

En la Villa 31, al igual que en otros barrios vulnerables de la ciudad y la provincia de Buenos Aires, donde también preocupa el avance del dengue, las condiciones ambientales y habitacionales, principalmente el hacinamiento, dificultan el aislamiento social obligatorio. Sin agua, además, se hace prácticamente imposible el cumplimiento de las recomendaciones básicas de prevención oficiales: lavarse bien las manos, desinfectar superficies o mantener limpios la ropa y los objetos de uso diario.

Desde la organización social La Poderosa vienen denunciando a Larreta y las autoridades del gobierno porteño ante la falta de agua en la Villa 31. Ramona, una de sus vecinas manifestó a través de un video: “Yo le pregunto a este señor Santilli si él estuvo en la villa para realmente ver lo que estamos pasando.  Yo lo invito a mi casa, que venga un día para que vea el terror y el miedo que sentimos de contagiarnos este virus. ¿Cómo pretenden que nos cuidemos si no tenemos agua?”

Diego Fernández, el titular de la Secretaría de Integración Social y Urbana porteña, respondió las críticas de la oposición a las autoridades porteñas con el comunicado oficial de Agua y Saneamientos Argentinos (AySA) con la información de un desperfecto que se produjo el sábado 25 de abril en la planta potabilizadora “José de San Martín” en la zona norte de la ciudad, que provocó cortes, baja presión y turbiedad en algunos barrios. "Lo que hacemos es trabajar en coordinación con AySA, como venimos haciendo hace cinco años, hasta que se pueda resolver el tema de fondo. Hicimos un acueducto de tres kilómetros que llega hasta la entrada de la villa y estamos supliendo con seis camiones cisterna que reparten agua potable todos los días”, señaló Fernández a este medio.

Desde AySA, no obstante, aseguran que el problema en la planta potabilizadora se solucionó a los dos días del desperfecto y que ellos no tienen jurisdicción técnica dentro de la red interna al barrio porque la distribución de agua llega hasta la conexión en la línea municipal y la red perimetral que lo rodea. Un comunicado de la empresa señaló que continúan con el envío de camiones cisterna y agua envasada para los vecinos de la Villa 31 “La red interna del barrio fue construida y es operada por el Gobierno de la ciudad, que es quien debe garantizar el servicio”. La presidenta de AySA, Malena Galmarini, ratificó esa postura en la mañana del lunes. “Mi preocupación es cómo hacemos para accionar sobre un derecho que le es propio, que es el derecho al agua”, expresó en diálogo con radio El Destape. “Durante los cuatro años anteriores bajó mucho la cantidad de obras que se hacían en barrios vulnerables. Se priorizaron las grandes obras que son importantes pero que podían esperar un poco o hacerse en paralelo. La red creció el 1%. Nada. Eso es porque no se invirtió”. Galmarini y Rodríguez Larreta tienen programada una reunión para este martes por esta problemática. 

En ese contexto, el premio Nobel de la Paz argentino Adolfo Pérez Esquivel y la referente de Madres de Plaza de Mayo, línea fundadora, Nora Cortiñas, informaron en una carta abierta firmada por artistas, intelectuales, organizaciones sociales y sindicatos, entre otros, que denunciarán la situación que atraviesa en plena pandemia la Villa 31 frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

“Aislados en la precariedad, los habitantes de las villas pasan a ser un indiscutible “grupo de riesgo”, masivo. Claramente, los mayores niveles de hacinamiento aceleran el contagio y deterioran la salud de quienes padecen enfermedades, ¿verdad?”, escribieron en el documento. “Ya mismo, hoy, ahora, tarde pero ahora, necesitamos que quienes tienen la responsabilidad de gobernar dejen de mirar para otro lado y que asuman su rol como garantes del derecho a la vida, ese derecho que tan cruelmente le fue negado el sábado a una vecina de la Villa 31. No queremos una catástrofe”, advirtieron.