EZEIZA

Covidiota: volvió de Miami y ocultó que tenía coronavirus

Detectaron que tenía fiebre alta mediante las cámaras térmicas del aeropuerto. Según la Dirección Nacional de Migraciones, "la persona que ocultó su diagnóstico puso en riesgo a 259 pasajeros y 12 tripulantes del vuelo".
lunes, 3 de mayo de 2021 · 19:00

Este domingo, un pasajero identificado como Santiago Solans Portillo (29) regresó de Miami a Argentina con coronavirus sin avisar. Es por este motivo que el sujeto fue detenido en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza tras ocultar un análisis en el que confirmaba su estado infeccioso, según informó la Dirección Nacional de Migraciones.

“La persona que ocultó su diagnóstico puso en riesgo a 259 pasajeros y 12 tripulantes del vuelo que lo trajo de Miami por lo cual el Juzgado Federal dictó su prisión preventiva y actualmente se encuentra aislado en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires con custodia policial”, agregaron. Migraciones detectó al hombre de 29 años a través de las cámaras térmicas que el organismo dependiente del Ministerio del Interior instaló en Ezeiza cuando comenzó la pandemia.

La directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano, explicó que "la primera falla fue que la aerolínea no pidió el PCR y esta persona había adjuntado un certificado médico que decía que no tenía síntomas compatibles con Covid-19". Migraciones multará por esta situación a la aerolínea por haberlo dejado embarcar de forma irregular, “ya que el PCR es requisito obligatorio para permitir el ingreso al país”.

El hombre declaró que había viajado para vacunarse en Miami, y que ocultó un análisis que le detectó covid positivo para poder abordar el vuelo. Antes de abandonar el aeropuerto de Ezeiza, la persona fue sometida al test que deben realizarse todos aquellos ingresen al territorio nacional, el cual corroboró que tenía coronavirus y “por lo cual se le extrajo una nueva muestra para secuenciar y determinar el tipo de cepa”.

"Salir del país, se puede salir, pero hay que tener responsabilidad", subrayó la directora nacional de Migraciones, quien puso el acento en que "hay que obedecer cuando el Estado te dice que vos tenés que entrar con determinadas condiciones". El delito que se le imputa prima facie es la violación del artículo 202 del Código Penal que determina que "será reprimido con reclusión o prisión de tres a quince años, el que propagare una enfermedad peligrosa y contagiosa para las personas".

 

 

 

 

 

Fuente Télam