EN MISIONES

Modo Hannibal Lecter: mató al novio de su ex y le sacó el corazón

El hombre usó los órganos para atar en forma de cruz las muletas que la víctima utilizaba para desplazarse. Además, amenazó con comerse los órganos que le sacó.
viernes, 9 de septiembre de 2022 · 16:31

En las últimas horas, se conoció que un hombre de Misiones mató a machetazos a la pareja de su ex. Sumado al terrífico hecho, el sujeto le arrancó el corazón y los intestinos. Según detallaron fuentes del caso, el asesino le sacó los intestinos y los usó para atar en forma de cruz las muletas que la víctima utilizaba para desplazarse, ya que tenía amputada una pierna.

El hecho ocurrió en un paraje conocido como “Las Quemadas”. El ataque fue a  700 metros de la casa en la que vivían la víctima, Ramón Lorenzo Da Rosa, de 40 años, y su pareja, Teresa del Carmen Venencio, de 42. Los investigadores señalaron que  José Andrés Quednau, de 34, los habría increpado en ese lugar. Uno de los puntos que destacaron es que el asesino ya tenía una denuncia por violencia que fue radicada por su ex pareja Venencio y la Justicia le había dictado una perimetral.

Fue la misma Venecio quien llamó a la policía. Al llegar vieron al asesino parado junto al cuerpo de la víctima. Los uniformados señalaron en los medios locales que todo parecía ser parte del set de filmación de una película de terror. Sumado al terrorífico escenario, el homicida poseía el machete en sus manos y gritaba a todo pulmón: “¡Me lo voy a comer!”.

En tanto la mujer sufrió cortes en el rostro y la espalda al intentar defender a su pareja. Ella fue llevada en un patrullero al Hospital de Posadas, donde quedó internada y se encuentra fuera de peligro.

De acuerdo con el informe médico policial,  Quednau le sacó parte del cuero cabelludo a la víctima y se lo introdujo en la boca. También mencionaron que el intestino delgado de Da Rosa estaba uniendo las dos muletas de madera en forma de cruz, justo por delante del cuerpo de la víctima. El asesino quedó detenido en la comisaría de Profundidad, donde una bioquímica policial estableció que no se encontraba alcoholizado al momento del crimen.