San Juan

Una medianera: la solución para los jubilados desalojados por su hija

Tras la denunciar a su hija por echarlos a la calle, los abuelos rawsinos seguirán compartiendo la misma vivienda del barrio Valle Grande, pero ahora separados por una medianera. Autoridades de la Provincia, intervinieron en el conflicto familiar.
viernes, 20 de diciembre de 2019 · 20:14

Este viernes, Fabiana Salinas, abogada querellante de los abuelos que fueron desalojados por su propia hija, comentó detalles de la causa.

“Ha dado un giro importante. Conjuntamente con la Dirección del Adulto Mayor y Desarrollo Humano, se están ocupando activamente del tema y se han acercado. Primero se reunieron con los hijos del matrimonio y se habló de establecer un convenio entre las partes. Se basa en la solución del problema habitacional”, comentó Salinas.

La abogada del matrimonio de ancianos, dijo que Marcela Díaz, hija de la pareja, se encargará de construir una pared medianera entre la casa el IPV y la vivienda que construyeron los abuelos en el patio del terreno.

Si bien, esta no fue la solución que planteó la querella, la abogada, destacó que las partes llegaron a un acuerdo pacífico.

Salinas, dijo que hasta el jueves, había planteado iniciar acciones legales en la justicia civil bajo la figura de “indignidad” que encuadraba en esta causa. La abogada, buscaba restituirles la vivienda a los abuelos por “el actuar malicioso de la hija con ellos”, comentó.

Fabiana Salinas - abogada de los abuelos 

“Ahora que se va a tratar de arreglar de manera más pacífica, tratando de acercar a las partes. La abuela no quiere que sus nietos pierdan la casa ni hacerle daño a su hija. A través de esta institución, se van a ocupar de que una manera pacífica conjuntamente con los vecinos, se llegue a una solución habitacional para los abuelos. Ellos están de acuerdo, Aurora, no quiso irse de este lugar que están construyendo. Ella quiere estar en su casa”, sostuvo la abogada Fabiana Salinas.

Hace unos días, Aurora y Daniel, denunciaron a su hija por haberlo echado de la casa del IPV en el barrio Valle Grande de Rawson, que les habían adjudicado hace unos años. Los abuelos, contaron que su hija les hizo vender un auto y pertenencias para comprar materiales y construir una ampliación para que ellos vivieran en el mismo lugar. Sin embargo, los desalojó y les dijo que se fueran a vivir a la calle.

Los abuelos, no quisieron abandonar el lugar y se quedaron a vivir en la ampliación de la vivienda que aún no está terminada y no tiene techo. El lugar, tampoco cuenta con los servicios básicos como agua, luz y gas.