Exclusivo

Las esposas de los "narcopolicías" rompieron el silencio en Canal 13: "Nos arruinaron la vida"

Tres familiares de los efectivos que serán juzgados este viernes, mostraron su bronca e indignación, y denunciaron irregularidades en el proceso judicial. Además, aseguraron que la Policía de San Juan, dejó desamparadas a las familias de los acusados.
jueves, 22 de agosto de 2019 · 23:01

Este viernes, se conocerá el veredicto por la causa de los “narcopolicías” de la Comisaría 17°, que son juzgados en el Tribunal Oral en lo Criminal Federal. Rodolfo Andrada, Franco Cristofoletti, Martín Tello, Juan Poblete y Juan Francisco Ramos Olaya, son los acusados.

El pasado jueves, la fiscalía, realizó un intempestivo cambio de carátula en la audiencia. Los cinco policías, que estaban acusados por venta y distribución de estupefacientes, ahora, quedaron imputados por “tenencia de la droga”, sustracción de evidencia y otros delitos menores.

Cabe destacar que, uno de ellos fue excarcelado. Se trata del comisario Rodolfo Andrada, quien recuperó la libertad ese mismo jueves. El hombre llevaba 2 años y 4 meses preso, acusado de formar parte de una banda de “narcopolicías”, junto con un oficial y otros dos suboficiales. El Tribunal Oral en lo Criminal Federal, condenó a 2 años a Andrada, por no cumplir sus deberes de funcionario público.

A horas de conocerse la sentencia por este caso. Tres esposas de los acusados, rompieron el silencio. Adriana Espinoza, esposa de Juan Figueroa, Romina Maldonado, esposa de Martín Tello y Claudia Gelves, pareja de Alberto Poblete, expresaron su bronca e indignación ante las cámaras de Canal 13.

“Más de 2 años y medio venimos con este proceso y lo que pedimos es que se haga justicia. Nuestra inquietud es que la fiscal agregó un nuevo delito por el cual nosotras salimos a hablar. A ellos en primer lugar los acusaron de comercialización, pero como no se encontró nada, porque no hubo la gran cantidad de pruebas que ellos pusieron en el requerimiento de elevación a juicio, a último momento, la fiscal Gema Guillen, agrega este nuevo delito, eso nos tiene más preocupadas por tantas irregularidades en el proceso”, sostuvo Adriana Espinoza.

“Queríamos agregar que a ellos los tenían como “narcopolicías” y eso es el dolor más grande de nuestras familias porque destruyeron cinco familias con ese título. Y sin embargo, fue por una suposición del gendarme Miguel Carrizo, porque suponía, debido a  unas escuchas telefónicas. Mi marido tuvo más de un año intervenido el teléfono, la primera fue en abril del 2016, la segunda en agosto del 2017. Me parece que pasó mucho tiempo para investigar a alguien que supuestamente comercializaba droga”, comentó Romina Maldonado.

“Tampoco se tuvo en cuenta que ellos eran policías de calle y su trabajo era relacionarse con personas del ambiente delictivo. Sus términos para hablar era en ese lenguaje, se llevan por las escuchas de un lenguaje fuera de lo común pero porque era su trabajo”, agregó la esposa de Tello.  

 

“Ellos son inocentes, totalmente, todo fue suposiciones, no se pudo comprobar nada. Gendarmería tiene los medios para tener pruebas en videos fotos filmaciones y no hay nada. No sabemos por qué se llegó a este punto. Hemos aguantado dos años y cinco meses sin saber el por qué y ahora que cambien la caratula por falta de pruebas, nos parece una falta de respeto hacia la familia, hacia ellos, hacia sus hijos. Porque, en general, todas las familias tuvieron que cambiar el 100%, fue un golpe muy grande que tuvimos que sufrir todos. En mi caso, el único sueldo era el de mi esposo y nos dejaron en la calle porque estuvimos desprotegidos, sin salario, sin obra social”, señaló Maldonado.

“Ellos estaban suspendidos pero sin cobrar haberes. No sabemos si son inocentes si recuperan los sueldos no cobrados. Nos dejaron desprotegidos, con niños menores, la policía nos desamparo totalmente”, agregó Espinoza.

“Esta acusación que a ellos les hacen de tenencia, es por el mal trabajo de la policía porque esto también está fundamentado por autoridades policiales que han dejado su testimonio.  Ellos también dejaron en claro esto, asique también pedimos el apoyo de la Policía de San Juan por este cambio de caratula. Ellos explicaron que gracias a este caso, cambiaron la forma de trabajar”, indicó la esposa de Juan Figueroa.

Por último, Romina Gelves, pareja de Poblete, comentó que “la molestia más grande es que no se puede acusar a una persona, hacerla cargo de lo que se encuentra en una comisaria, ya que no se compone de solo cinco efectivos, también vienen efectivos de afuera a llevar procedimientos. Sabemos que la Comisaría 17° es un lugar muy conflictivo por la zona, los policías no dan a basto. Puede haber sido negligencia de cualquier picia lo que se encontró ahí pero no se le puede echar la culpa a estos cinco”.

“Por la nueva caratula, considero que fue desprolijo, caprichoso y sin fundamento lo de la fiscal. Mi marido llevaba 16 días trabajando en la comisaria. No se le puede achacar lo que pasa si recién se está ingresando. De hecho, la licencia de él, no figura en libros de la comisaria porque él venía de otro lugar. Esa es la molestia más grande”, confesó la mujer.

Gelves, finalmente dijo que para la sentencia de este viernes, “pido justicia, que sea justo y que se lean todas las presentaciones que se han hecho, los alegatos de los abogados, que sostengan las pruebas, los testimonios, porque hasta ahora, los testigos que presentó la fiscalía no acusaron a los policías”.