Judicial

Desvincularon a un policía acusado de participar en una brutal golpiza

En agosto de 2019 le habían dictado la falta de mérito. El resto de los implicados fueron procesados.
sábado, 31 de octubre de 2020 · 10:34

Durante el mes de agosto de 2019,  el juez Pablo Flores, del Segundo Juzgado de Instrucción, convocó a las defensas de los siete efectivos policiales involucrados en una brutal golpiza a un contraventor en la Comisaría 7ª para informarles sobre los procesamientos de sus clientes. En su oportunidad, el magistrado decidió procesar sin prisión preventiva a cuatro de ellos por apremios ilegales; a otros dos por incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos y uno logró zafar por falta de mérito, según señalaron las fuentes judiciales.

Los más complicados fueron el oficial Subinspector Martín Gabriel Paz, el cabo Gustavo Gabriel Díaz y los agentes Javier Jesús Ponces y Facundo Nicolás González, de la Comisaría 7ª, quienes fueron procesados por el delito contemplado en el artículo 144 bis, inciso 3, que señala que serán penados de 1 a 5 años de prisión e inhabilitación especial por doble tiempo al  funcionario público que impusiere a los presos que guarde, severidades, vejaciones, o apremios ilegales.

Mientras que el cabo Luis Guillermo Aguirre y el agente Luis Emanuel Gélvez, del Comando Sur, los procesó por incumplimiento a los deberes de funcionarios públicos, establecido en el artículo 248 del Código Penal. El que zafó, definitivamente, es el agente Mauro Nicolás Recio, al que le dictaron el sobreseimiento. Su defensa, a cargo de Filomena Noriega, lo había solicitado y, finalmente, se lo otorgaron. Es decir, no le pudieron comprobar ninguna participación en la agresión. Así que, lo desligaron de la causa.

La víctima de todo esto es Mauricio Ontiveros, un obrero de la construcción que la noche del 20 de junio de 2019 andaba en auto por Pocito y fue arrestado por los policías del Comando Sur por una falta de tránsito. En dicho procedimiento hubo una discusión entre Ontiveros y los uniformados, por lo que éstos lo llevaron detenido a la Seccional 7ma. Lo que pudo ser un procedimiento de rutina se les fue de las manos a los uniformados cuando, supuestamente, perdieron los cabales y le dieron una paliza al muchacho.

La agresión quedó registrada por las cámaras de seguridad de la comisaría. Y justamente esos materiales fueron la prueba clave para determinar los distintos procesamientos a los implicados en el hecho. Ontiveros ya los había denunciado con anterioridad debido a las marcas que tenía en su cara producto de la golpiza.