DENUNCIA DE MARTINAZZO

Eduardo Cáceres mostró su enojo tras ser procesado

El diputado nacional apuntó contra el juez Rodríguez porque 'no haya tenido el valor de ir a fondo con la verdad'. Aseguró que apelará 'todas las instancias superiores'.
miércoles, 16 de diciembre de 2020 · 14:46

Este miércoles, el diputado nacional Eduardo Cáceres fue procesado por el delito de lesiones leves agravadas por el vínculo en perjuicio de Gimena Martinazzo. A través de una carta abierta, cuestionó al juez de la causa, Federico Rodriguez.

En este sentido, lamentó que el magistrado 'no haya tenido el valor de ir a fondo con la verdad' y aseguró que apelará 'todas las instancias superiores'. Asimismo, expresó que el juez del Cuarto Juzgado Correccional no tomó consideración de sus pruebas.

El comunicado de Eduardo Cáceres en redes sociales:

LA VERDAD SÉ QUE LLEGARÁ

Desde el primer momento me puse a disposición de la justicia, pedí que me quitaran los fueros y licencia como diputado. El juez no hizo lugar a pruebas ofrecidas por mi defensa, tales como registro de cámaras incorporadas en la investigación en las que se evidencia que dos horas después del supuesto hecho de violencia y en donde la denunciante dijo sufrir un calvario y temer por su vida, es llevada por mi hasta su domicilio para dejar unas llaves a su hija e ingresar nuevamente a mi vehículo, para regresar a mi casa y permanecer alrededor de 12 horas más, hasta que la llevara nuevamente a su casa, fuera de toda lógica dentro del sentido común. En ese registro no se demuestra ningún tipo de violencia ni en su actitud ni en ninguna parte de su cuerpo.

El juez tampoco valoró la prueba de que el mismo día en horas de la tarde, la denunciante me llamó para que le llevara unas gotas que se había olvidado en mi cocina, y en el registro de las cámaras se la ve con short y remera manga corta sin presencia de lesiones al momento de ingresar a mi vehículo.

Más aún, el juez no hizo lugar al pedido de cámaras de seguridad de la clínica de una médica que me hizo saber que habiendo escuchado en los medios que la denunciante el día anterior a la denuncia no pudo salir de su casa por dolores ni tener voz, estuvo realizándose mesoterapia en piernas y caderas, como botox en cara y labios que generan hematomas, y que poseía fotos de la denunciante sin ningún tipo de lesiones en su cuerpo antes de intervenirla.
Luego esa médica desconoció el diálogo conmigo en sede judicial, pero sus dichos quedaron acreditados en mensajes de textos certificados ante escribanía pública e incorporados en la causa.

El mismo informe del médico legista que identificó lesiones en la denunciante ubica las mismas en un día diferente al supuesto hecho de violencia.

El juez tampoco valoró las 22 llamadas realizadas de la denunciante hacia mi y no respondidas el día anterior a la denuncia, y mensajes como “Llamame YA”, “Que pena que no me atendes”, “Te voy a denunciar por violencia de género”, “Te llamo y no respondes”, “De esta no salís”, “De esta no salís nene”, “Me encargué de hacer varias cosas esta mañana”, “Te mando fotos”.

No quiero ser tan extenso en demás detalles, pero lamento que el juez no haya tenido el valor de ir a fondo con la verdad.
Confío en que la verdad se descubrirá, ya que esta resolución es la primera etapa de la investigación, la cual se apelará en todas las instancias superiores.