FLAGRANCIA

Bandidos del coronavirus: se pusieron barbijos para cometer un épico asalto

Los delincuentes realizaron una entradera y huyeron en la camioneta de la víctima. Cayó uno y sus familiares terminaron presos por encubrimiento. El vehículo fue abandonado en un descampado.
jueves, 16 de abril de 2020 · 09:44

Este miércoles, se produjo una violenta entradera. Dos delincuentes ingresaron, a punta de pistola y con sus caras cubiertas con barbijo, a una vivienda para robarle a una familia. Tras sacar una gran cantidad de elementos, se dieron a la fuga en la camioneta de la víctima. Sin embargo, la maniobra no terminó como esperaban. Es que, tras esconder lo robado, buscaban dónde abandonar el vehículo y terminaron "enterrados" en un descampado de Médano de Oro. 

Por ello, tuvieron que continuar su huida a pie y esto facilitó que la Policía atrapara a uno de ellos, quien será juzgado en Flagrancia. El hecho delictivo se dio sobre las 14:20 en una vivienda de calle Pedro de Valdivia, en el barrio Las Heras, en Capital. Una mujer llegaba en su camioneta Toyota Rav4 a su vivienda cuando fue sorprendida por los malvivientes que la amenazaron y obligaron a ingresar a su casa. 

Una vez adentro, y sin importar que hubiera una mujer de 64 años y un niño de 14 años de edad, los ladrones avanzaron cubiertos con barbijos para no ser reconocidos. Las mujeres fueron encerradas en el baño y, con el menor usado para ser objeto de amenaza, recorrieron el interior de la vivienda buscando cosas de valor. 

Luego huyeron en la camioneta con tres televisores LED, una notebook Lenovo, una Play Station 4, una mochila llena de prendas de abrigo, dos celulares Samsung, un celular iPhone 7 plus, los anillos de casada y de compromiso de la víctima, y demás efectos. Sin embargo, cuando quisieron atravesar calle 8 y Labrador, en Médano de Oro, la camioneta se les "clavó" y tuvieron que abandonarla. Los policías lograron dar con uno de los malvivientes en el Lote Hogar 13.

Fue identificado como Víctor Salas, quien quedó a disposición de Flagrancia. Además, quedó detenida la hermana del delincuente, Aixa Salas y su novio Nahuel Ávila, ambos acusados de encubrimiento. Esta pareja habría ayudado a los malvivientes a guardar lo robado en la casa de la familia Salas y además se negaban a que la Policía realice un allanamiento en el lugar donde se recuperó casi todo lo robado.