Desde Tribunales

"Ese maldito infeliz le quitó la vida a una persona tan buena y trabajadora"

Milagros Cabrera es una de las sobrinas de María Susana Pérez, quien fue asesinada en manos de su pareja, David Domingo Pelaitay, el sábado en Pocito. En la jornada se manifestaron en las puertas de Tribunales y la joven dialogó con el móvil de Canal 13.
martes, 6 de diciembre de 2022 · 10:31

Este martes en las puertas de Tribunales hubo una manifestación en repudio contra el femicidio de María Susana Pérez, de 53 años, quien fue asesinada por su pareja, David Domingo Pelaitay, de 47 años; de un disparo efectuado con una tumbera el sábado en su vivienda de Pocito. 

Mientras se espera la audiencia de formalización para el acusado la tarde de este martes, familiares de Susana se hicieron presentes en el lugar y Milagros Cabrera, sobrina, dialogó con con el móvil de Canal 13. 

"Acá estamos para pedir justicia, queremos agradecerle a quienes nos acompañaron y pedirles que nos acompañen hasta el cansancio. Queremos que esa persona, si se le puede decir persona, que cometió este crimen, que le quitó la vida a mi tía, pague. Gracias a ella sobrevivían, se levantaba 3 de la mañana a hacer semitas para poder comer todos los días y que él le quite la vida de un tiro no se lo merecía, era una mujer muy buena, y trabajadora, dulce", dijo la joven. 

 

Consultada si sabía cómo era la relación de pareja entre Susana y David, la joven manifestó que "la relación con él era muy tóxica, ella no lo cuenta a la familia. Nos dimos cuenta porque no la dejaba tener contacto con nosotros. En reiteradas veces la agregaron a un grupo de WhatsApp con hermanos y ella se salía, se salía en horarios raros como a las 4 de la mañana. La última vez que la vi fue para el día de la madre y anteriormente fue en julio en un cumpleaños". 

"Esta persona (por el homicida) no tenía relación con nosotros. Ella siempre ha trabajado de la cosecha, él era cuadrillero y así lo conoció. Una vez fue a la casa borracho, hizo problemas y de ahí nunca más tuvimos contacto con él. Y no supimos cómo era con ella porque no estábamos juntos", agregó Milagros. 

 

"Mi tía no contaba nada. Nosotros la veíamos dentro del todo bien. Hubo un tiempo que no supimos nada de ella y es por que este tipo se la llevó a Mendoza, la escondió durante un tiempo. Después volvió a San Juan y la escondió en la casa de un primo. Después ella dio señales de vida pero era muy poca relación ya con su madre y hermanos. Hoy su madre está destrozada porque hace un mes falleció otra de sus hijas. Mientras el sábado le estaban haciendo la misa del primer mes de fallecida estaban asesinado a mi tía Susana Pérez", explicó la sobrina de la víctima.  

"Por lo que nos contaban los vecinos, (Susana) vivía golpeada, le vivía gritando, insultando; sufría violencia tanto física como psicológica", dijo. 

 

"No sé cuánto sea el alivio que vamos a sentir cuando lo condenen. Va a ser un alivio saber que va a pagar en la cárcel por lo que hizo, pero el dolor lo vamos a tener toda la vida. Este maldito infeliz le quitó la vida a una persona tan buena y trabajadora", reflexionó ante la cámara de Canal 13.