JUEGOS OLÍMPICOS

La otra cara de Río 2016: La cifra récord de preservativos en la Villa Olímpica

El primer récord ya se batió en Río de Janeiro, pero justamente no pertenece al ámbito de lo deportivo. el Ministerio de Salud de Brasil envió 9 millones de profilácticos a Río de Janeiro, 450 mil a la Villa de los Atletas, preocupado por por las enfermedades de transmisión sexual.
viernes, 05 de agosto de 2016 · 19:19
El Ministerio de Salud de Brasil decidió enviar a la ciudad anfitriona de los Juegos Olímpicos la cifra récord de 9 millones de preservativos. Tan solo 450 mil de ellos se concentran en la Villa Olímpica para unos 18 mil residentes contando la cantidad de deportistas y sus respectivos cuerpos técnicos. Pareciera que en Río se espera, además de récords deportivos, récords en actividad sexual.
 La doctora Adele Benzaken, directora del Departamento de Enfermedades de Transmisión Sexual del Ministerio de Salud señaló al diario La Nación que los brasileros hablan de manera muy abierta y directa sobre cuestiones sexuales. "La recomendación para todo el mundo es la misma, sin mensurar si es mucho o poco el sexo que se tiene: si va a tener una relación sexual casual con alguien, use preservativo", expresó la especialista.

Además, Adele Benzaken dijo: "Nuestra preocupación es por todas las enfermedades de transmisión sexual: gonorrea, clamidia, VIH, sífilis y ahora también por el riesgo de zika, ya que hay evidencia científica de que puede ser contagiado por vía sexual".

En la Villa de los Atletas, los organizadores de los JJ.OO instalaron 41 máquinas expendedoras de preservativos. También, pueden pedirse en la farmacia de la policlínica interna del complejo; hay 350 mil "camisinhas" (condones) masculinas, 100 mil femeninas y 175 mil saches de lubricante íntimo.

No se sabe oficialmente si, durante el desarrollo de la competencia olímpica, los atletas tienen encuentros sexuales por los pasillos de la Villa. Sin embargo, la jugadora de fútbol estadounidense Hope, solo después de los últimos Juegos en Londres", declaró: Llegué a ver personas teniendo sexo al aire libre; en el paso, entre los edificios, en cualquier lugar. A lo que agregó: "Distraíamos a los agentes de seguridad con nuestras medallas y llevábamos personas para los departamentos".

La provisión de profilácticos para los deportistas comenzó en los Juegos de Seúl en 1988, con unos tímidos 8500 condones para 8391 atletas ; luego, en Barcelona 1992, en medio del temor global por el crecimiento de las infecciones de VIH-sida, aumentó a 90 mil; y en Londres 2012 se repartió la hasta entonces cifra récord de 150 mil para más de 10 mil atletas. Esta vez, aunque el número de competidores se mantuvo, la cantidad de preservativos triplicó.