Filosofía

La docencia y la medicina

Actividades primitivas para el Sujeto
lunes, 17 de diciembre de 2018 · 17:29

La Docencia –Palabra y Pensamiento- y la Medicina, incluyo en esta a todas las actividades académicas (por ahora) que procuran la Salud  de los individuos, no son “Sectores  del Trabajo”.

Aun, no los excluyo de la conceptualización del Trabajo, pensado desde la constitución del Sujeto Productivo que conforma el Sujeto Social, si el Trabajar es Producir y  Producir es Crear (dejo esta reflexión que sí incluye a los ”sectores de trabajo”)

En la Docencia incluyo la Sociología y en la Medicina incluyo la Psicología.

No deben ser asimiladas a las demás  actividades que hacen a la construcción del Mundo Histórico de los Hombres. La Docencia y la Medicina procuran el desarrollo del constructor hablante de ese Mundo Histórico. Los “sectores del trabajo” hacen los artificios que conforman el Mundo Histórico.

La Docencia hace a la constitución del Sujeto, del Sujeto del Sentido. La Medicina hace a la Salud y a la construcción – junto a la Docencia y la Sociología  – del contexto saludable  para el desarrollo del Sujeto.

La Docencia y la Medicina son inherentes a la conformación y desarrollo del Sujeto. Si la humanidad (Espiritualidad) del Hombre es el centro del pensamiento del Hombre, las actividades que cito serán primitivas en el desarrollo del Sujeto.

Con el concepto que propongo, la Docencia y la Medicina no necesitan tener gremio. El gremio, inclusive con otro carácter, es propio de los “sectores del trabajo”.

No asimilo esta no-agremiación, con la no-agremiación de la policía. Estoy pensando en el extremo opuesto de esta situación.

La agremiación de la Docencia y de la Medicina, las excluye de la conceptualización que propongo.

Los Docentes y “los Sanadores” se forman para la formación de los Sujetos (esto implica una reflexión sobre el Sujeto: Sujeto-haciéndose-Sujeto).

El carácter que tiene, ahora, la actividad de la Docencia y de la Medicina expone el carácter del Sistema de Convivencia en el que vivimos. El sistema capitalista se sostiene en la destrucción del Sujeto, su irracionalidad se sustancializa en procurar que no nos reconozcamos como Sujetos. Por lo tanto tiene que debilitar las actividades primitivas y fundamentales de constitución del Sujeto.

El sistema de convivencia (poder económico, poder político e Imaginario Social) se sostiene  en provocar la De-Subjetualidad de los Individuos lo que hace débil, no inteligente la Intersubjetividad. Entonces la consideración que tiene el sistema de estas actividades está en armonía con su carácter, con su fin, con su permanencia.

Claro:

Pensar la Docencia y la Medicina como lo propongo es pensar en otro Sistema de Convivencia.  

 

Miguel A. Montoya Jamed

Otras Noticias