Filosofía

Existencia y vida

La Existencia es la reflexión de la Conciencia, que es la Conciencia de lo Infinito y lo Finito en el Hombre. Pensamiento y Vida Humana.
lunes, 10 de septiembre de 2018 · 09:44

Existencia

La Existencia es la reflexión de la Conciencia, que es la Conciencia de lo Infinito y lo Finito en el Hombre. Pensamiento y Vida Humana.

La Existencia es la conciencia de la contradicción de ese par, el dolor de su oposición en su permanencia.

La fuga de la Existencia es la creencia en dios, donde lo Finito se disuelve en lo Infinito creado para ocultar la contradicción.

Donde la conciencia de lo Infinito real se acompaña de una falsa-conciencia de lo Infinito creado, irreal, mágico. La cual es falsa porque es la represión de la conciencia de lo Finito.

Ya no hay vínculo vivo entre lo Finito y lo Infinito - a decir de Hegel.

Toda religión es una negación de lo Finito, es una negación de la contradicción primordial, es una negación de la Existencia.

La contradicción primordial, es: Infinito (pensamiento)-Finito (vida humana).

Esto es la dialéctica de la Vida Humana; la existencia es la dialéctica de lo Infinito – Finito.

El ser ahí construyéndose o sea el ahí (Da) siendo iluminado por el Ser (Sein) es el desarrollo-desarrollándose de esa dialéctica.

 

Existencia y Vida

Pensar la Existencia, tener en cuenta permanentemente la Existencia, sentir la Existencia, es tener una Voluntad obstinada por la Vida.

Si tenemos una Voluntad obstinada por la Vida, la Vida misma nos recompensa, esto es: la Existencia se intensifica.

Dice Nietzsche, en “El Viajero y su Sombra”: “ y nos recompensa ya de toda mirada atenta que le lanza nuestro reconocimiento, que no deja escapar ninguna ofrenda de la vida, aunque fuese la más pequeña y la más pasajera. Ella nos da, en cambio, la ofrenda más grande que pueda darse: nos devuelve la tarea”.

El día y la Mariposa              

El día dura como una mariposa, aunque no muere, porque se mete en la noche, se diluye en la noche, la conforma. Por eso en la noche se puede pensar en los sucesos del día, por eso los sueños nocturnos se conforman con lo reprimido en el Inconsciente, montado en una energía diurna, que aprovechando la debilitación de la resistencia entre el Inconsciente y el Preconsciente, sale.

Pero no sigue siendo día, es un momento diluido en ella, en la noche, en una multiplicidad de objetos que la conforman. Hasta que la noche dura menos que una mariposa.

Miguel A. Montoya Jamed

 

 

 

Otras Noticias