MIGUEL DE LA 14

El desierto crece

El Hombre debe salir de su condición animal y crear su Mundo histórico y hablante. Ponerlo en palabras en un discurso con sentido que habla de ese mundo y de él. Construir su Mundo histórico y hablante, es: ser constructor de la Cultura. Y eso es: de los artificios que usamos en el ejercicio de la Sociabilidad.
lunes, 18 de marzo de 2019 · 11:19

El Hombre debe salir de su condición animal y crear su Mundo histórico y hablante. Ponerlo en palabras en un discurso con sentido que habla de ese mundo y de él. Construir su Mundo histórico y hablante, es: ser constructor de la Cultura. Y eso es: de los artificios que usamos en el ejercicio de la Sociabilidad. Eso es: el Trabajo. Si al Hombre se lo excluye del trabajo, al Hombre se le perturba el proceso de humanización. Al Hombre se lo De-Subjetualiza. Además de la vulneración de la Subjetividad con la tecnologización de la cotidianeidad, con la monopolización del lenguaje por la máquina.

En este sistema de convivencia en que vivimos, la construcción del mundo histórico del Hombre es una repleción de artificios y no la atención ni la inteligibilidad en la relación del Hombre con el Hombre y del Hombre con los artificios que necesita construir para procurar sus Sociabilidad. Entonces la Intersubjetividad es débil, es no-inteligente, es precaria. Esto se expone en los acontecimientos de la cotidianeidad, de todos: en la inseguridad y en el carácter de esa inseguridad, en el sentido que la mayoría de los adolescentes construyen de la escuela si es que pueden construir sentido, en los estímulos que el gobierno propone para que los jóvenes se escolaricen, en la precariedad de las relaciones porque son atravesadas por la desconfianza y por el resentimiento, se fortalecen los prejuicios.

Todo esto es fortalecido por dispositivos sutiles y no tan sutiles de poder. Respecto del trabajo: le sustituyen, con dadivas clientelistas. La caridad del Estado seductor-controlador le obstruye al Hombre el proceso de humanización. Además: “caridad” es propia del dogma. Y el dogma invade lo público. La escolaridad se sostiene con estrategias que son establecidas para que la escuela secundaria sea sólo un trámite administrativo y sume cantidad a las estadísticas. Frente a la tecnología hay que oponer “Serenidad”: el SI y No, a la tecnología – M.Heidegger. El Trabajo y la Formación son dos objetos primordiales de la Sociabilidad.

Obstruidos, son dos objetos en una lista que provoca fuertemente la destrucción de la Sociabilidad, porque destruye el Sujeto Social. El Positivismo como paradigma sostenido y alentado desde el poder político, determina la cotidianeidad de los individuos. “Todo lo racional es real y todo lo real es racional” –Hegel. Ello significa que la realidad o sea el espíritu, la intersubjetividad, el pueblo, está transida de racionalidad. Yo digo, que: Por lo tanto, el sistema de convivencia hace abstracto lo real, porque le niega racionalidad. Esa abstractificación es la que nos saca el Suelo, la que nos pone en estado de vulnerabilidad. El desierto crece.

Miguel A. Montoya Jamed.

Otras Noticias