MIGUEL DE LA 14

ABSTRACTIFICACIÓN

Uno de los rasgos económicos fundamentales del capitalismo, según Erich Fromm, el proceso de abstractificación, me permite pensar la relación del individuo con el Estado.
domingo, 21 de julio de 2019 · 00:00

Uno de los rasgos económicos fundamentales del capitalismo, según Erich Fromm, el proceso de abstractificación, me permite pensar la relación del individuo con el Estado.

La existencia de esta dimensión que tiene como lógica de funcionamiento la razón de Estado, como un significado ajeno al individuo, impenetrable.

El hombre en su actividad cotidiana ha ido sufriendo una transformación de lo concreto a lo abstracto que excedió la cuantificación de los incidentes económicos en el área de la producción. Esta conceptualización refuerza la representación del Estado.

El mismo hombre que trabaja para la administración central pasa a ser un "a-gente" de la misma, figura así en sus registros y se tramita como tal en el desarrollo de sus tareas.

Como dice Fromm, el uso cotidiano del dinero, que es la expresión abstracta del trabajo.

Esto es: el trabajo que tiene que ver con la construcción del Sujeto y la abstracción, en un abstracto que determina y condiciona la vida de aquel en la sociedad capitalista.

La abstracción ha invadido la actitud del hombre "hacia las cosas, hacia las personas y hacia sí mismo".

Obviamente que no podemos renunciar a la abstracción, ya que significaría retroceder desde el pensamiento científico y filosófico, al pensamiento primitivo.

Dice Fromm; que las raíces de la abstractificación se remontan a los orígenes de la era moderna, "a la disolución de todo cuadro concreto de referencias en el proceso de la vida".

No puedo dejar de proponer pensar en esta abtractificación, por el traslado del coexionante exterior (dios) al interior.

Un Estado secularizado, y una Sociedad Civil no secularizada, es uno de los determinantes más fuertes en la vulnerabilidad de la Subjetividad de los individuos, que condiciona sus conductas en la relación con el Estado y el poder político.

La abtractificación es un objeto de la “enajenación”, es un objeto de la “alienación” de los individuos.

En el siglo pasado Hegel y Marx, usaron la palabra "enajenación" o "alienación", a un tipo de conducta que les permite a los individuos actuar razonablemente en cuestiones prácticas, "pero que constituye uno de los defectos más socialmente moldeados".

Dice Erich Fromm: "Entendemos por enajenación un modo de experiencia en que la persona se siente a sí misma como un extraño. Podría decirse que ha sido enajenado de sí mismo".

"El hecho es que el hombre no se siente a sí mismo como portador activo de sus propias capacidades y riquezas, sino como una "cosa" empobrecida que depende de poderes exteriores a él y en los que ha proyectado su sustancia vital".

Con este concepto se expone, la relación entre el Mercado y la Sociedad Civil, con la amenaza de ser confundidos o que la lógica de funcionamiento del primero invada, envuelva la lógica de funcionamiento de la Sociedad Civil.

                                                                                        Miguel A. Montoya Jamed

Otras Noticias