Miguel de la 14

Aspectos de la cotidiana Identidad

Dice Erich Fromm, que la satisfacción total de las necesidades que el hombre comparte con los animales, como el hambre, sed, sueño y apetito sexual, no es condición suficiente para la salud mental y el equilibrio mental del hombre.
lunes, 19 de agosto de 2019 · 23:09

Aspectos de la cotidiana Identidad

 

Dice Erich Fromm, que la satisfacción total de las necesidades que el hombre comparte con los animales, como el hambre, sed, sueño y apetito sexual, no es condición suficiente para la salud mental y el equilibrio mental del hombre.

Es necesario tener en cuenta las condiciones de la situación del mismo, es una dificultad sociológica y económica.

"La solución del hombre a sus necesidades humanas es extraordinariamente complicada, depende de muchos factores y, finalmente - aunque no es lo menos importante -, del modo como su Sociedad está organizada y de cómo esa organización determina las relaciones de los hombres que viven dentro de ella".

La salud mental se caracteriza por la capacidad de amar, de conocer y de crear, además de esto: Erich Fromm, dice por la liberación de los vínculos incestuosos con el clan y con el suelo, por un sentimiento de identidad basado en el sentimiento de sí mismo como Sujeto, como Sujeto de las propias capacidades, por la captación de la realidad interior y exterior a nosotros, es decir, por el desarrollo de la objetividad y la razón.

Teniendo en cuenta que el Sujeto Social, es la intersección del Sujeto Cognoscente, Sujeto Deseante y Sujeto Productivo.

Por lo tanto: el hombre debe conocer, amar y producir.

Producir no debe asimilarse, primitivamente a trabajar, en el concepto del Mercado, de su lógica, del cálculo racional de costo y beneficio, de transacciones.

Producir es asimilable a crear. El hombre es el creador.

Esta concepción es la única posibilidad de realmente no transferir el estructurante, el condicionante exterior al interior, y esto nos facilitaría la discusión sobre la existencia de una abstracta autoridad natural. Esto modificaría la relación entre Sociedad Civil y el Estado, talvez la relación entre el individuo y la institución.

Así, como hombre creador, conforma la trama de la red social como Sujeto.

Producir es llevar a cabo realizaciones de índole reflexiva o artística, o materiales como producto de la creación.

Estas, en la sociedad apropiadora, deberán ser exhibidas o transferidas a cambio de dinero que contribuirá al sostenimiento del individuo en aquella trama.

Dice Fromm: "La tarea de supervivencia implica que el hombre tiene que producir, o sea, que tiene que conseguir el mínimo de alimentación y de abrigo necesario aún para el sistema de producción más rudimentario".

El capitalismo asimila producir a trabajar, con lo que objetiviza al individuo y lo instrumentaliza en su aparato de producción.

Trabajar por crear, es una generalización que confunde a favor de los objetivos del capitalismo y dificulta el discernimiento en la dirección de la construcción del Sujeto Social.

Dice Fromm, que, en el siglo XX, el trabajo se ha enajenado de la persona que trabaja.

 

 

                                                                              

                                                                                  Miguel A. Montoya Jamed

Otras Noticias