MIGUEL DE LA 14

La eficiente sagacidad del cálculo       

La Seducción es del dominio de la Conciencia. La Seducción es activa. La Fascinación es del dominio de la enajenación. La fascinación es pasividad.
viernes, 27 de septiembre de 2019 · 21:50

   La eficiente sagacidad del cálculo                        

(fascinación aumentada)

 

                                                         

                                                                     por:  Miguel A. Montoya Jamed

 

El 30 de octubre de 1955, Martin Heidegger-filósofo en el que inspiro el pensamiento - dijo: “De momento, sin embargo-no sabemos por cuanto tiempo-el hombre se encuentra en una situación peligrosa en esta tierra…….Al iniciarse la era atómica es un peligro mucho mayor el que amenaza, precisamente tras haberse descartado la amenaza de una tercera guerra mundial…….en cuanto que la revolución de la técnica que se avecina en la era atómica pudiera fascinar al hombre, hechizarlo, deslumbrarlo y cegarlo de tal modo, que un día el pensar calculador pudiera llegar a ser el único válido y practicado.”

El pensamiento calculador que en nuestra época obnubila, hechiza, deslumbra y ciega al Hombre……es el único practicado.

El cálculo que fascina al Hombre, y conforma el desarrollo de su cotidianeidad. Que determina su mirada tecnológica, la instrumentalidad de esa cotidianeidad, y hace que el Hombre consienta el monopolio del lenguaje por la máquina.

La Seducción es del dominio de la Conciencia. La Seducción es activa.

La Fascinación es del dominio de la enajenación. La fascinación es pasividad.

Dice Heidegger: “¿Qué gran peligro se avecinaría entonces? Entonces, junto a la más alta y eficiente sagacidad del cálculo que planifica e inventa, coincidiría la indiferencia hacia el pensar reflexivo, una total ausencia de pensamiento. ¿Y entonces? Entonces el hombre habría negado y arrojado de sí lo que tiene de más propio, a saber: que es un ser que reflexiona.”

Desde la dictadura, donde se nos iba la Vida, hasta hoy ninguna de las democráticas democracias procuraron la reconstitución de lo que yo denomino: Sujeto del Sentido.

Sujeto del Sentido es lo opuesto de Sujeto del dogma o Sujeto dogmatizado, aún este puede ser un Sujeto de la razón científica o razón calculadora.

Sujeto del Sentido, es el que entra en el Sentido.

En época de gobiernos fascinados, hechizados, deslumbrados, obnubilados y cegados por el pensamiento calculador, aquella exterioridad que apunto, y en la que, si tomábamos conciencia, nos movíamos dificultosamente, unos individuos más que otros, dificultados en situaciones básicas de la cotidianeidad, ahora nos envuelve, nos atrapa, nos encierra.

Los administradores de lo público, frente al Hombre que para ellos es un ente a-la-mano, un útil, sacan una cuenta, planifican, bosquejan un proyecto y escriben una planilla, y desde algoritmos deciden las leyes y sus decretos.

Este es el carácter de la exterioridad de nuestro sistema de convivencia (llamo Sistema de convivencia, al que determinan: el poder económico, el poder político y el Imaginario Social).

Y es una exterioridad que nos atraviesa…….  si no resistimos ese atravesamiento. O, al menos si no somos consciente de que debemos protegernos.

Pienso en un contexto saludable para nuestras vidas y conceptualizo la salubridad, como: La Salubridad del Hombre es una sola: es la interioridad exterior y es lo exterior de nuestra interioridad.

Otras Noticias