FRANCIA

Hollande desencanta a la izquierda

La patronal y parte de la derecha francesa celebraron la promesa del presidente Francois Hollande de reducir impuestos y recortar el gasto, pero la izquierda, incluyendo a parte de su Partido Socialista (PS), lo acusaron de un brusco giro hacia el neoliberalismo.
jueves, 16 de enero de 2014 · 08:43
(Infobae.com) Hollande hizo sus anuncios económicos, incluyendo un ajuste por 50.000 millones de euros, ayer durante una conferencia de prensa en París marcada por los esfuerzos infructuosos de los periodistas por arrancar al presidente alguna aclaración sobre su presunta infidelidad con la actriz Julie Gayet, un tema sobre el que se negó a hablar.

El escándalo sumó otro capítulo con la decisión del gobierno de Hollande -que nunca negó la infidelidad durante la conferencia- de bloquear el nombramiento de Gayet, de 41 años y 18 más joven que el presidente, como jurado miembro de una prestigiosa academia de arte francesa en Roma para evitar mayor controversia.

Pero el foco de atención también viró hacia las medidas anunciadas por Hollande para reavivar la economía de Francia y bajar el creciente desempleo, que el presidente asumió como una visión "socialdemócrata" pese a chocar con sus promesas de campaña de estimular el gasto y hacer que los ricos paguen más impuestos.

Además de anunciar nuevos ajustes hasta el final de su mandato, en 2017 por 50.000 millones de euros, Hollande presentó su "pacto de responsabilidad", que eximirá a las empresas del pago del 5.2% de las cargas familiares en el salario de cada empleado a cambio de que éstas creen nuevos empleos.

"Hollande se fue definitivamente del otro lado. Su política es el viraje más violento que dio un gobierno de izquierda en nuestra historia desde Guy Mollet" (1956-1957)
Jean-Luc Mélenchon, líder de ultraizquierda El plan implicará que el Estado dejará de percibir casi 35.000  millones de euros por año en concepto de cargas sociales.

El "pacto de responsabilidad" será lanzado el 21 de enero por Hollande en el Palacio del Elíseo, pero su iniciativa ya choca  con la oposición de los sindicatos, los partidos de ultraizquierda y ultraderecha y del ala más izquierdista del PS.

No obstante, su proyecto fue apoyado por los partidos centristas y dejó desorientados a los conservadores, cuyas declaraciones oscilaron entre la aprobación y el asombro.

"Hollande se fue definitivamente del otro lado. Su política es el viraje más violento que dio un gobierno de izquierda en nuestra historia desde Guy Mollet" (1956-1957), lanzó hoy el líder de ultraizquierda Jean-Luc Mélenchon.

En declaraciones al canal BFM TV, el dirigente agregó que Hollande "en su campaña prometía que iba a combatir al mundo de las finanzas y ahora llena de regalos a la patronal".

"Es una fuga hacia el ultraliberalismo", estimó, por su parte, Marine Le Pen, presidente del partido de extrema derecha Frente Nacional (FN) en una entrevista con la radio RTL.

"Es un cambio de discurso totalmente bienvenido y que sorprende por su visión lúcida", sostuvo hoy el ex primer ministro conservador Jean-Pierre Raffarin en la radio France Culture.

"Si esta toma de conciencia es seria y sólida, objetivamente, debemos acompañar esta iniciativa", consideró, de su lado, el ex ministro de economía conservador Francois Baroin en la radio Europe 1.

El Medef, organismo que nuclea a la patronal gala, celebró el "pacto de responsabilidad" pero exigió "coraje" a Hollande para "imitar la competitividad alemana", según dijo su vocero, Pierre Gattaz, al canal TF1.

Por el contrario, el ala izquierda del PS se dijo "desilusionada" por su "política socialdemócrata" que "reafirma su compromiso con el Medef", según dijo la senadora del PS Marie-Noëlle Lienemann, quien llamó a "romper filas" y "votar contra el nuevo ajuste" de Hollande en el Parlamento.

Alemania y la Comisión Europea también apoyaron los anuncios de Hollande, que, dijeron, van "en la buena dirección".

Entretanto, en Francia los medios de comunicación continúan enfocados en la noticia del presunto affaire entre el presidente y Gayet difundida la semana pasada por la revista Closer, pero principalmente, en analizar como los medios extranjeros siguen el tema.

Hollande, que está en pareja con la periodista Valérie Trierweiler, de 48 años, no quiso comentar pero tampoco negó la información de Closer durante la rueda de prensa, aunque afirmó que su pareja atraviesa "momentos difíciles” y que es su principio "tratar los asuntos privados en privado".

Hollande prometió que aclarar las dudas respecto al estatus actual de Trierweiler, hospitalizada poco después de conocer la noticia -oficialmente por agotamiento-, antes de su viaje oficial a Estados Unidos, que comienza el 9 de febrero.

"El presidente francés se otorga un mes para decidir quién es la primera dama", tituló hoy en su portada el diario estadounidense The New York Post, cuya foto se propagó en las redes sociales y fue eje de artículos de prensa y televisión en Francia.

Hoy, la radio RTL afirmó que Gayet, militante del PS, demandará a la revista Closer por dar a conocer el supuesto romance con el presidente, aunque la emisora no citó fuentes y la noticia no fue confirmada por los abogados de la artista.

En otro orden, la ministra de cultura Aurelie Filipetti anunció hoy que "debido a las circunstancias" no nombrará a Gayet como jurado del museo Villa Médicis de la Academia de Francia en Roma pese a que estaba previsto con anterioridad.

Comentarios