MUNDO

Los 'búhos nocturnos' pueden convertirse en madrugadores en unas pocas semanas

Un grupo de investigadores afirma que "establecer rutinas simples podría ayudar a los 'búhos nocturnos' a ajustar sus relojes corporales y mejorar su salud física y mental".
lunes, 10 de junio de 2019 · 21:04

Un estudio realizado por especialistas de la universidades británicas de Birmingham y Surrey y la Universidad de Monash (Australia) muestra que una simple modificación de los patrones de sueño de los llamados 'búhos nocturnos' puede traer importantes beneficios a la salud y el rendimiento en la mañana de estas personas. Además, sostiene que es posible cambiar el ritmo circadiano de estos individuos y convertirlos en madrugadores en un plazo de solo tres semanas con ayuda de unas simples intervenciones no farmacológicas.

En el trabajo, publicado en la revista Sleep Medicine y resumido por el portal EurekAlert, participaron 22 personas sanas con hábitos de dormirse y levantarse muy tarde: su hora promedio de acostarse era a las 2:30 y la de despertarse a las 10:15.

Según uno de los autores de la investigación, Andrew Bagshaw, "un patrón de sueño tardío lo pone a uno en conflicto con los días sociales estándar, lo que puede llevar a una serie de resultados adversos: desde somnolencia diurna hasta un peor bienestar mental".

Por estos motivos, los investigadores exploraron si con unos simples pasos podrían ayudar a los 'búhos nocturnos' a resolver este problema. Durante un periodo de tres semanas, se les pidió a los 22 participantes hacer lo siguiente:

  • Despertarse 2 o 3 horas antes de la hora habitual y recibir el máximo de luz exterior durante las mañanas;
  • Acostarse 2 o 3 horas antes de la hora habitual y limitar la exposición a la luz por la noche;
  • Mantener los horarios de sueño y vigilia fijos en días laborales y también en los libres;
  • Desayunar tan pronto como sea posible al despertarse, almorzar a la misma hora todos los días y evitar comer después de las 19:00.

El experimento demostró tener éxito y permitió que, en promedio, los individuos se durmieran y despertaran unas dos horas antes de lo habitual. Además, resultó en un aumento del rendimiento cognitivo y físico durante las mañanas y en un cambio en los tiempos de máximo rendimiento en otras horas del día. Estos pasos también incrementaron el número de jornadas en los que tomaban desayuno y mejoraron el bienestar mental de los participantes, que reportaron una disminución de las sensaciones de estrés y depresión.

"Establecer rutinas simples podría ayudar a los 'búhos nocturnos' a ajustar sus relojes corporales y mejorar su salud física y mental en general", comentó la profesora Debra Skene, que agregó que "los niveles insuficientes de sueño y la discordancia circadiana pueden interrumpir muchos procesos corporales y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes".

 

 

Fuente: Actualidad RT

Comentarios

Otras Noticias