Mundo

Atentado en Afganistán Una boda, un chico de 13 años convertido en bomba y un baño de sangre

El menor detonó los explosivos que llevaba en el cuerpo en medio de la fiesta.
viernes, 12 de julio de 2019 · 18:08

Siempre hay espacio para que el horror sea más grande. Peor. Más salvaje, increíble, cobarde y cruel. Pasó durante una boda en Afganistán en la madrugada del viernes, cuando terroristas usaron a un chico de 13 años para que se detone en medio de la fiesta.

El saldo fue de 10 muertos y decenas de heridos, en una localidad en la provincia de Nangarhar, en el este del país.

La boda era un blanco porque allí estaba Malik Toor, comandante de una milicia pro-oficialista que había organizado la celebración. Toor era el objetivo, pero no era su casamiento. Era la boda de su sobrino. Malik murió en el ataque.

 

Nadie se atribuyó el atentado. El movimiento talibán dijo que no tuvo nada que ver, según un comunicado que ese grupo subió a su sitio web.

Tanto el talibán como el grupo afín al ISIS, "IS Khorasan", tienen gran presencia en el este de Afganistán, cerca de la frontera con Pakistán.

Este último grupo carga la autoría de varios atentados mortales en Afganistán incluido el ataque suicida en un centro educativo de Kabul, el año pasado, donde murieron decenas de personas.

El ataque en la boda ocurre pocos días después de una conferencia de paz entre insurgentes talibán y representantes afganos en busca de reducir el número de muertos civiles en el conflicto.

Ambas partes acordaron una hoja de ruta; un paso previo a negociaciones formales en el futuro.

No es la primera vez que se usan niños para cometer atentado suicidas. Este año, dos nenas y un chico volaron por los aires en Nigeria, usados por los terroristas en el estado de Borno.

En Indonesia, el año pasado, dos nenas de 9 y 12 años fueron usadas para atacar un iglesia en Surabaya.

En en el caso de Afganistán, las bodas son blanco recurrente. A veces, de las ataca por un error por parte de fuerzas de seguridad, creyendo que se trata de reuniones de insurgentes. 

Uno de los mayores atentados en el país durante una boda se produjo en 2010, cuando un atacante suicida detonó los explosivos que portaba en una ceremonia en la provincia meridional de Kandahar, causando al menos 40 muertos y casi un centenar de heridos.

 

 

Fuente: Clarin

Comentarios