MUNDO

Estalló la crisis en Brasil luego de la renuncia del Ministro de Justicia

Sergio Moro dio un paso al costado luego de que el presidente Jair Bolsonaro decidiera echar al director de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo. “El presidente no me quiere en el cargo”, expresó Moro.
viernes, 24 de abril de 2020 · 18:05

Este viernes, Sergio Moro presentó su renuncia como ministro de Justicia de Brasil luego de que el presidente, Jair Bolsonaro, echara al director de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo. En una extensa conferencia de prensa en la que repasó su gestión, expresó: “El presidente no me quiere en el cargo”. El ex juez del Lava Jato decidió dar un paso al costado tras mostrar su malestar por la decisión del presidente, quien le comunicó durante una reunión que ambos mantuvieron el jueves. El mandatario principal ya señaló en 2019 que cambiaría a la cúpula de la Policía Federal en un intento por tener un mayor control sobre el cuerpo del Estado. La cúpula policial se resistió a un cambio en la jefatura de Río de Janeiro que Bolsonaro proclamó públicamente.

El ex juez federal antes de comunicar su renuncia recordó: “Fuí juez federal durante 23 años. Desde 2014 estuve a cargo de la Operación Lava Jato, que cambió el nivel de lucha contra la corrupción en el país. Antes, en general, estaba impune, este escenario estaba impune”. Luego enfatizó en que “la autonomía de la Policía Federal fue central en el Lava Jato. La autonomía de la fuerza en el trabajo de investigación estaba garantizada. Era cierto que el gobierno tuvo numerosos defectos: esos crímenes gigantes de corrupción que ocurrieron. Ya sea voluntariamente o por presión de la sociedad, esto garantizó la autonomía”, resaltó.

El ahora ex Ministro de Justicia expresó: “A fines de 2018, recibí una invitación de Bolsonaro para formar parte de su gobierno. Teníamos el compromiso de luchar contra la corrupción, el crimen organizado y el crimen violento. Me prometieron una carta blanca para nombrar a todos estos cuerpos, como la Policía Federal”.

Luego contó el pedido secreto que le había realizado a Bolsonaro apenas asumió como ministro de Justicia: “Si me pasaba algo, le pedí una pensión para mi familia. Esto era un secreto que ahora ya no vale la pena mantener”. Moro enumeró una serie de medidas que se tomaron bajo su gestión y que permitieron reducir el crimen, en “una caída sin precedentes históricos. Lo siento, sé que es un poco agotador”, dijo, recordando las medidas, pero acotó que está muy contento con los resultados.

En cuanto a la salida del director general de la Policía Federal, Maurício Leite Valeixo, el ex ministro dijo: “Cuando comienzas a ocupar puestos debido a la presión de los partidos políticos, esto no es bueno para las instituciones. Bolsonaro insistió en cambiar al director general. Le dije: ‘No tengo ningún problema pero debe haber una causa’”. Y luego amplió: “Le comuniqué que sería una clara interferencia política cambiar al director de la Policía”.

Después volvió a mencionar la carta blanca para manifestar: “Había una promesa de que tendría carta blanca. Esta interferencia política daña la credibilidad, no solo la mía, sino también la de este gobierno, con el compromiso que tenemos con la ley. El problema no es solo el cambio del director general, sino que el presidente también quería cambiar a los superintendentes, sin que se les presentara una razón para hacer estas sustituciones”.

Moro a continuación manifestó que él no quería hacer cambios en el comando de la Policía en este momento de pandemia, y reafirmó al director de la fuerza para ese puesto. "Sin embargo, Bolsonaro tiene preferencias por otros nombres. No sé cuál será exactamente la elección”. Luego manifestó en uno de los pasajes más fuertes de su discurso: “Bolsonaro quería tener una persona de contacto personal, con que pudiera recopilar información, que pudiera llamar, y realmente no es mi papel proporcionar ese tipo de información. Imagínese si, en el Lava Jato, la ex presidenta Dilma Rousseff llamara para recopilar información”.

Finalmente aclaró que él no firmó el decreto sobre la expulsión del director general de la Policía Federal. “Voy a empezar a empacar mis cosas y preparar mi carta de renuncia”.

Sergio Moro había dejado su carrera de juez federal al aceptar la invitación de Bolsonaro para ser su ministro de Justicia. Fue en 2014 cuando se transformó en una figura conocida en todo el país, al liderar la Operación Lava Jato, considerada la mayor investigación judicial de corrupción política en la historia de Brasil.