USO DE ARMAS DE FUEGO

Horror: un niño de 10 años confesó haber matado a su vecino

El crimen habría ocurrió en el 2022, en ese momento el hombre de 32 años fue encontrado con disparo en la cabeza
viernes, 26 de abril de 2024 · 09:40

Acorde a lo informado por las autoridades, el vecino fue un hombre de 32 años que fue hallado sin vida en su casa con un disparo en la cabeza. El cuerpo fue encontrado dos días después de su muerte. El caso llegó a los medios esta semana, pero la confesión por parte del menor habría tenido lugar el pasado 12 de abril.

El hecho ocurrió en Texas, Estados Unidos. Un niño de 10 años confesó haber asesinado a un hombre, Brandon O’Quinn Raspberry, de 32 años. El hombre fue encontrado en su motorhome con un disparo en la cabeza. El asesinato se produjo en enero del 2022, por ese entonces el menor tenía 7 años. Según lo informado por Huffpost, la ley del estado de Texas impide imputar a menores de 10 años.

Los medios locales dan cuenta que el director del colegio donde asiste el niño dio aviso a las autoridades. Según el relato, el menor confesó a ver matado a “un tal O’Quinn Raspberry”, mientras amenazaba a un compañero de escuela.

Los investigadores tomaron declaraciones a los testigos de la pelea, y luego al menor. El niño aseguró a la policía que cometió el asesinato pero que, en sus propias palabras “no conocía al hombre”. En su confesión, explicó que en una visita a su abuelo, decidió sacar el arma que el hombre guardaba en la guantera de su auto y le disparó a O’Quinn.

Para las autoridades, el menor dio detalles precisos sobre el asesinato que no eran de público conocimiento. “El menor dijo que cuando salía de la casa rodante, disparó el arma de fuego otra vez contra el sofá. Luego, salió del motorhome donde vivía la víctima y dejó el arma de fuego en la guantera del camión”, apuntaron fuentes policiales.

Las autoridades afirmaron que “no tenía motivos para llevar adelante el crimen”, ya que, como el mismo admitió, no conocía a la víctima. Según declaró, sólo la había visto horas antes de dispararle, paseando por el camping. Sin embargo, a pesar de haber confesado el homicidio, y de dar varios detalles de cada acto que realizó, la Justicia de Texas dictó que el niño no podrá ser juzgado, ya que lo cometió cuando tenía 7 años y la ley dice que un menor de edad no puede ser responsable de un delito hasta que tenga 10 años.

El menor fue trasladado a un hospital psiquiátrico para su evaluación y tratamiento. Las autoridades confirmaron que O’Quinn fue asesinado mientras dormía.