SUFRAGIO

India elige a sus representantes en las elecciones más grandes del mundo

Los indios tendrán un nuevo Parlamento, tras 47 días de comicios. Las encuestas dan como dominador al Partido Bharatiya Janata.
domingo, 2 de junio de 2024 · 12:11

Ha llegado el final del maratón electoral de 47 días para elegir la Cámara Baja del Parlamento indio, la Lok Sabha, en el que han participado casi mil millones de votantes, desde el Himalaya en el norte hasta las lejanas islas del océano Índico.

Mientras los funcionarios electorales recorrían kilómetros y kilómetros a pie y en helicóptero para recoger los votos de los ciudadanos más remotos, el principal diplomático indio, S Jaishankar, lo calificó como el “mayor ejercicio de logística electoral que jamás haya presenciado este planeta”.

El partido gobernante y el Primer Ministro Narendra Modi compiten por un tercer mandato tras una década en el poder. Esperan un mandato que supere sus ya espectaculares resultados de 2019, cuando el partido se hizo con 303 de los 543 escaños, muy por encima de los 272 necesarios para gobernar. Esperan mantener su bastión en el norte y hacer nuevas incursiones en el este y el sur. Los resultados se anunciarán el martes.

Mujeres cachemires hacen cola para votar en un colegio electoral, durante la sexta fase de las elecciones generales, en el distrito de Anantnag, al sur de Cachemira, el 25 de mayo (REUTERS/Sharafat Ali)

Mujeres cachemires hacen cola para votar en un colegio electoral, durante la sexta fase de las elecciones generales, en el distrito de Anantnag, al sur de Cachemira, el 25 de mayo (REUTERS/Sharafat Ali)

¿Qué está en juego en las elecciones indias?

El programa del Partido Bharatiya Janata ha sido un cóctel increíblemente exitoso de nacionalismo hindú, patriotismo muscular y capitalismo de libre mercado. El partido ya ha cosechado una serie de éxitos, como la construcción de un templo en el lugar de una mezquita arrasada, la revocación del estatuto especial autónomo de Cachemira, de mayoría musulmana, y la concesión de la ciudadanía por la vía rápida a todas las religiones mayoritarias, excepto la musulmana. En la agenda aún queda la eliminación de los diferentes regímenes jurídicos basados en la religión por un único código jurídico nacional y la sincronización de todas las elecciones estatales con las nacionales.

Muchos de los partidos de la oposición se presentan como abanderados de la tradición multicultural y laica de la India. Esperan convencer a los votantes de que el BJP, tras diluir el poder institucional de los tribunales y el Parlamento, irá después a por la Constitución y eliminará las medidas de discriminación positiva para los grupos marginados, como las plazas reservadas en los empleos públicos y las instituciones educativas.

Estas plazas reservadas han cobrado mayor importancia a medida que el desolador desempleo y el estancamiento de los salarios rurales asolan la economía, incluso cuando la cuota de India en el PIB mundial sigue creciendo.

¿Qué grandes partidos se presentan?

En una esquina está el gigantesco BJP con algunos pequeños partidos aliados. Se enfrentan a una variopinta alianza de partidos de la oposición, incluido el otrora poderoso Partido del Congreso, que se autodenomina Alianza Nacional para el Desarrollo Inclusivo de la India, o INDIA.

El BJP como partido suele quedar eclipsado por su líder, Modi, un hombre de 73 años que se ha forjado una imagen casi divina y a menudo es considerado uno de los políticos más populares del mundo. Su santo personaje, cuidadosamente construido, es el de un hombre soltero sin familia que trabaja día y noche por el país, en claro contraste con la dinastía política supuestamente corrupta a la que sustituyó.

El principal partido de la oposición, el Congreso Nacional Indio -fundador de la India moderna-, tuvo en su día un dominio inexpugnable sobre el país, pero ha caído en tiempos muy difíciles. Sus resultados han sido tan desastrosos en la última década que incluso unas nuevas victorias en estas elecciones serían motivo de celebración.

La coalición INDIA está respaldada por más de una veintena de fuertes partidos regionales que han demostrado ser la competencia más eficaz al BJP. Muchos de estos partidos eran escisiones del Congreso que surgieron en las tres últimas décadas cuando éste entró en declive.

El Partido Aam Aadmi, que gobierna Delhi y Punjab, se ha convertido en una de las fuerzas de más rápido crecimiento y más fuertes a tener en cuenta por el BJP. Su líder y ministro principal de Delhi, Arvind Kejriwal, ha acaparado titulares desde que fue puesto en libertad bajo fianza temporal después de que una agencia de investigación gubernamental lo metiera entre rejas por un caso de corrupción.

Afirma que Modi está convirtiendo India en una dictadura y lo compara con el presidente ruso Vladimir Putin. El partido afirma que el BJP tiene en el punto de mira a sus miembros debido a su éxito. Otros dirigentes del AAP también han sido detenidos recientemente.

La oposición ha acusado repetidamente al gobierno de utilizar a sus agencias de investigación como armas contra sus oponentes políticos. El Departamento de Hacienda congeló las cuentas bancarias del Partido del Congreso pocas semanas antes de las elecciones por presunta evasión fiscal.

En los prolegómenos, las elecciones tenían todos los visos de ser un resultado previsible, y el BJP mostraba una confianza que no se veía desde los tiempos de los primeros ministros más famosos de la India: Jawaharlal Nehru, el primer Primer Ministro, e Indira Gandhi, su hija.

El BJP pronostica una cifra sin precedentes de 400 escaños para él y sus aliados en el próximo Parlamento y espera batir el récord anterior, cuando el Partido del Congreso se hizo con casi el 47% del voto popular tras el asesinato de Indira Gandhi.

En comparación, antes de las elecciones, la alianza de la oposición -que reúne ideologías divergentes- apenas podía ponerse de acuerdo sobre cuestiones fundamentales, como quién se presentaría en cada escaño y quién sería su primer ministro. Los partidos iniciaron su campaña conjunta muy avanzada la temporada electoral.

Pero en las últimas semanas se han producido acontecimientos que parecen haber puesto al BJP a la defensiva y mermado parte de su abrumadora confianza. La reciente volatilidad de los mercados bursátiles sugiere que existe una incertidumbre generalizada en torno a los resultados.

En particular, la participación ha sido alrededor de un 1,5% inferior a lo habitual, especialmente en los bastiones del BJP. Aunque algunos analistas han dicho que podría tratarse de complacencia entre la base de votantes por la falta de competencia, otros afirman que la sensación de conclusión inevitable podría afectar a todas las partes. Los trabajadores del partido sobre el terreno carecen del entusiasmo que suele animar las elecciones.

Aunque la marca Modi ha sido un gran atractivo en anteriores elecciones, hay quien dice que un descenso en el número de escaños significaría que su brillo se está agotando y que su carrera está tocando techo, y que pronto comenzarán los debates sobre la sucesión.

Los vídeos de estrellas independientes de YouTube que piden cuentas al partido en el poder -como Dhruv Rathee y Ravish Kumar- también han conseguido penetrar en el ecosistema mediático, abrumadoramente favorable al BJP.

¿Cuáles son los grandes temas de las elecciones indias?

El BJP ha centrado inmensos esfuerzos en publicitar sus programas gubernamentales de ayuda a los pobres, insistiendo en que no se centra en la casta o la religión. Describe al Partido del Congreso como una dinastía corrupta que favorece a los musulmanes, que representan casi el 15% de la población y a menudo han sido estigmatizados por la retórica del BJP.

El partido también se ha atribuido a sí mismo la llegada de India a la escena mundial, describiendo cómo los países extranjeros la cortejan y halagan, así como su economía única y en rápido crecimiento.

La oposición intenta mantener los temas locales, centrándose en el desempleo, la inflación y la desigualdad de ingresos y de castas. La renovada atención a las castas supone un peligro para el bloque de votantes del BJP, que intenta convencer a todos de que voten como hindúes en lugar de seguir los intereses de sus castas individuales. La religión y la casta se han convertido en las dos principales fuerzas movilizadoras enfrentadas en las batallas electorales de la India, especialmente en el norte.

El Congreso, por su parte, pretende convencer a los votantes de que la petición del BJP de 400 escaños obedece al deseo de cambiar la Constitución, que exige 362 escaños. En particular, la casta más baja de los dalits -antaño conocidos como los “intocables”- ha empezado a expresar su preocupación por la posibilidad de que el BJP elimine su derecho constitucional a la discriminación positiva en la educación y el empleo. Rahul Gandhi, el líder del Congreso, exhibe ahora regularmente la Constitución en sus mítines políticos.

El temor forma parte de las afirmaciones más amplias de la oposición de que el BJP está convirtiendo el país en una autocracia que beneficia a hombres selectos en el poder y a sus benefactores corporativos, al tiempo que trata a los musulmanes como ciudadanos de segunda clase.

El BJP comenzó la campaña centrándose en su trayectoria en materia de desarrollo y programas gubernamentales para los pobres, pero una vez que el tema de la Constitución empezó a ganar tracción, Modi cambió de marcha y pasó a atacar sectariamente al Congreso.

Modi afirmó que era el Congreso el que quería cambiar la Constitución, esta vez para beneficiar a los musulmanes. Más tarde, en una entrevista televisiva, aclaró que no estaba hablando contra las minorías, sino sólo denunciando el favoritismo del Partido del Congreso hacia los votantes musulmanes.

Con información de Infobae