SAN JUAN

El drama de un acumulador: por su chatarra casi prende fuego toda la cuadra

Daniel Sánchez es un joven de 26 años que perdió sus herramientas de trabajo porque su tío le llenó de chatarra el fondo y ahora no tiene cómo trabajar. Asegura que denunció la situación en innumerables oportunidades y nadie lo ayudó.
martes, 17 de septiembre de 2019 · 10:42

Cajones, sillas, maderas, cubiertas de auto, todo es material que un acumulador cree que alguna vez le servirá para algo. El problema es cuando esa enfermedad se traslada a otras personas y termina perjudicando a todo un vecindario. Esto le ocurrió a Daniel Sánchez, un joven de 26 años que perdió en un incendio su cámara de fotos, con la que se ganaba la vida.

Es que Daniel tiene un tío acumulador que se metía en la madrugada a dejarle cosas en el fondo de su casa, en calle Monteagudo y Aberastain, Concepción, a tal punto que ya no se podía caminar por el lugar. "Yo le cerraba la reja pero no estoy las 24 horas en mi casa y se metía igual y me dejaba cosas. A veces sacaba un mueble en deshuso para tirar y después me lo encontraba en el fondo porque él me lo había vuelto a meter", relató angustiado el fotógrafo.

El drama del acumulador llegó a un punto máximo este domingo por la madrugada cuando un incendio casi termina prendiendo fuego toda la casa. Es que los papeles, maderas y plásticos altamente inflamables del fondo de la casa de Daniel tardaron segundos en prenderse y el fuego se volvió tan incontrolable que quemó dos habitaciones de su casa y casi quema la de los vecinos.

"Yo ya no sé que hacer, desde 2015 vengo pidiendo ayuda a Desarrollo Humano. Me dicen que vaya presenten una nota pero yo no puedo dejar mi casa sola, no la puedo cerrar por si se me mete alguien", comentó angustiado el joven.

Daniel, además de sacar fotos, tenía un emprendimiento de donas que quedó suspendido porque en su vivienda todavía hay cenizas y no puede hacer de comer en el lugar.

"Tengo unos pocos pesos para llegar a fin de mes y después no sé cómo voy a hacer", aseguró el joven.

La casa de su tío, identificado por la Policía como Daniel Vergara, también es un sitio de acumulación en el que directamente no se puede entrar por la cantidad de basura. "Me he cansado de poner denuncias y nadie viene y me ayuda a sacar todo esto", relató el sobrino. El declive de Vergara habría comenzado, según sus familiares, cuando se jubiló y empezó a traer cosas, primero a su casa y, cuando ya no tuvo más lugar, a la casa de su sobrino.

"Esta es la segunda vez que se prende fuego la basura pero yo empecé a pedir ayuda antes del incendio", dijo Daniel.

"Mi tío no recibe ningún tipo de medicación, él es negador, dice que va a usar todas estas cosas", comentó el fotógrafo. Ahora, acude a la sociedada para pedir que quienes quieran algo de todo lo que tiene se acerquen por su vivienda para así librarse de las chatarras acumuladas que le arruinaron la vida.