SANTA LUCÍA

Noche de terror para una familia, rehén en su propia casa

Un matrimonio y su pequeño hijo fue tomado por una banda delictiva, armada con al menos un machete y una tijera corta hierro. Ocurrió en Santa Lucía.
sábado, 18 de enero de 2020 · 12:29

Fue una verdadera pesadilla, la que le tocó vivir a una familia integrada por un matrimonio y su hijo pequeño en los primeros minutos de este viernes, en su casa en Santa Lucía. A patadas, tres delincuentes encapuchados abrieron la puerta del domicilio y los tomaron de rehenes. Portaban armas blancas y se mostraron dispuestos a utilizarlas.

La zona del robo

El episodio ocurrió en una vivienda de calle Angualasto, entre San Lorenzo y Cordillera de los Andes, en Santa Lucía, según publicó Diario de Cuyo reservando la identidad de las víctimas. Se trata de un matrimonio de empleados judiciales, que pasaba una noche tranquila junto al niño en su hogar cuando alrededor de las 00.15 empezó el calvario.

Escucharon golpes fuertes. Eran los delincuentes que abrían la puerta de ingreso a patadas. Entraron con sus rostros cubiertos con cuelleras, que apenas permitían ver sus ojos. Violentamente redujeron a la familia con gritos y amenazas. Uno de ellos empuñaba un cuchillo, otro un machete y el otro una tijera de esas que se utilizan para cortar hierros, según el testimonio de una de las víctimas.

En todo momento, visiblemente nerviosos y fuera de sí, los delincuentes reclamaban por dinero en efectivo. Pero la familia no tenía billetes en el hogar. La situación se tornaba cada vez más incontrolable. La mujer de la casa se atrevió a pedir que le permitieran a ella y a su pequeño hijo encerrarse en el baño. Fue lo que se le ocurrió, como remedio para preservar al pequeño.

Les permitieron hacerlo. Pero desde el interior del sanitario, ella escuchaba cómo golpeaban a su marido. Luego supo que le habían tapado la cabeza con una camisa mientras lo castigaban especialmente en sus piernas. Y le seguían exigiendo dinero en efectivo.

Sin saber qué más hacer, el hombre castigado ofreció llevarlos a un cajero automático para que ahí retiraran todo lo que tenía. Pero algo ocurrió que inesperadamente interrumpió los planes: sonó un disparo al aire en el exterior. Aparentemente era un vecino, quien había sido alertado por un grupo de Whatsapp, por otra vecina que vio el movimiento extraño. Es que, tristemente, en la zona están acostumbrados a los robos y decidieron hacer algo para cuidarse y protegerse colectivamente.

Los delincuentes decidieron retirarse, pero antes se llevaron un televisor, dos celulares y algunos juguetes, dejando a la familia sumida en la angustia y la impotencia. La zona corresponde a la Comisaría 29°.