INDIGNANTE

Fue a trabajar a su peluquería en Chimbas y se topó con el peor escenario

Se trata de un joven sanjuanino de 28 años de edad, el cual tiene una barbería sobre Avenida Benavidez entre Tirerney y Colón.
sábado, 10 de septiembre de 2022 · 09:23

Un trabajador sanjuanino vivió una estresante situación en horas de la tarde del pasado viernes 9 de septiembre en Chimbas. Esta persona llegó a su peluquería con intenciones de comenzar a trabajar pero se encontró con la peor sorpresa. Habían ingresado delincuentes y prácticamente lo habían desvalijado.

La barbería en cuestión se encuentra situada en Avenida Benavidez, entre calles Tierney y Colón. A este lugar llegó alrededor de las 16:35 José Rosales de 28 años de edad, el propietario del local según lo que informaron desde la Policía de San Juan. En ese momento el sujeto entró y se dio cuenta que le habían robado casi todos sus elementos de trabajo.

Le faltaban 2 máquinas profesionales para cortar cabello, una afeitadora, un secador de pelo, un Smart TV de 32", un parlante y un amplificador de guitarra. Al darse cuenta de esto Rosales fue rápidamente a revisar las imágenes que habían grabado las cámaras de seguridad que tiene en el establecimiento.

Allí descubrió que un total de tres delincuentes habían entrado a su peluquería. Con esa información en su cabeza salió por sus propios medios a realizar recorridas por la zona, logrando encontrar a los tres malvivientes en cuestión. Frente a este hallazgo llamó al 911 para reportar lo que había ocurrido y pedir que un móvil fuera hasta ese lugar para detener a los cacos.

Esto efectivamente sucedió, un grupo de efectivos policiales se hizo presente y rápidamente detuvo a los tres sujetos. Se trataba de Carlos Landa de 20 años quien actuó junto a dos menores de 16 y 13 años de edad. Al ser entrevistados por los uniformados estas tres personas entregaron todos los objetos que se habían robado.

A raíz de lo ocurrido Landa quedó alojado en un calabozo y vinculado a una causa por el delito de Robo. Por otro lado, los adolescentes fueron devueltos a sus padres y quedaron a disposición del Primer Juzgado Penal de Niñez y Adolescencia.