OPINION

Cuenta regresiva

Se cumplen los tres primeros años de gestión de Mauricio Macri en la Casa Rosada. Tienen un balance complejo, de saldo negativo si la única variable fuera el trabajador asalariado o el empresario pyme. Pero el voto suele ser bastante más sofisticado que simplemente una cuestión económica.
lunes, 10 de diciembre de 2018 · 11:00

Por Daniel Tejda
Canal 13 San Juan

Exactamente dentro de un año, los argentinos asistiremos al octavo cambio de mandato presidencial. Una cuenta rápida, que surge de quitare arbitrariamente el caos de diciembre de 2001 y de tomar como un solo mandato el que empezó con Fernando De la Rúa y terminó con Eduardo Duhalde.


El octavo cambio de mandato presidencial, el 10 diciembre de 2019, exactamente en un año más contando desde este lunes, podrá ser continuidad del actual jefe de Estado o nuevamente un cambio de ciclo. Sobre eso vale la pena que nos detengamos un par de minutos.

Los tres primeros años de gestión de Mauricio Macri en la Casa Rosada también se cumplen hoy. Tienen un balance complejo, de saldo negativo si la única variable fuera el trabajador asalariado o el empresario pyme. Todos los indicadores oficiales arrojan restas para ambos sectores, contando desde diciembre de 2015 en adelante.

Pero el voto suele ser bastante más sofisticado que simplemente una cuestión económica. Es así, aunque Juan Domingo Perón sentenció que el órgano más sensible del hombre es el bolsillo, y desde entonces esa frase se ha repetido con valor de verdad. La historia reciente ha demostrado que no hay una relación tan lineal. Al fin y al cabo, el macrismo dio un batacazo en las legislativas de 2017.

Claro, en esas elecciones de mitad de mandato, aunque ya habían trasncurrido los tarifazos y las medidas más impopulares, todavía no había corrida cambiaria y la inflación no orillaba el 50%, como finalmente terminará en 2018 según proyecciones del Banco Central.

Por otro lado, el voto suele decidirse sobre la fecha de la elección. Y para eso falta una eternidad. Por eso resulta de partcular relevancia el tiempo que empieza este 10 de diciembre. Si Macri quiere reelección, tendrá que reconciliarse con el electorado que lo prefirió en 2015 y le renovó lacuota de confianza dos años después.

-¿Seguirá siendo el eje del marketing político el miedo al regreso de CFK? 

-¿El cuco de la vuelta al pasado será suficiente para contrarrestar el malhumor por la economía que no arranca? 

-¿Y si finalmente ella no fuera candidata presidencial, esta estrategia duranbarbista se caería como un castillo de naipes? 

-¿Y si el PJ lograra la unidad, tendría chances reales de desplazar al tercer gobierno radical, como dice Jorge Asís? 

-¿O tal vez la economía podría pasar a un segundo plano, por una agenda que agresivamente focalice en medidas "a lo Bolsonaro", como la que instaló la semana pasada la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y generó apoyo mayoritario al menos en redes sociales?

Anotamos las preguntas. Las respuestas empezarán a llegar muy gradualmente en esta cuenta regresiva.

JAQUE MATE

Comentarios