OPINION

Caucete, las brujas y la política

Una humorada con la intendenta electa Romina Rosas y la obligación de afinar la puntería de la gestión para resolver problemas estructurales.
miércoles, 02 de octubre de 2019 · 11:59

Tuvo que reconocer la intendenta electa de Caucete, Romina Rosas, cierto nivel de nerviosismo ante el anuncio de la última pregunta, de carácter personal, ayer aquí en Canal 13. Cuando escuchó el interrogante, finalmente soltó una sonrisa distendida. 

Fue acerca de la "macumba" que le hicieron durante su mandato como concejal, con foto suya y estrella de sal incluidas sobre el cemento de la vereda. A la luz de los resultados, el efecto fue contrario a las intenciones del autor o autora de esa práctica ocultista. 

La joven abogada dio el batacazo en las urnas, con un inapelable acompañamiento popular. En retrospectiva, Rosas recordó que incluso la llamó desde Córdoba un ex compañero de la universidad, para preguntarle cómo estaba. Nunca fue motivo de preocupación para la dirigente, aunque por todas las vías buscó mostrarse respetuosa de las creencias populares. También esas que algunos realizan con intenciones non sanctas.

Pero de aquella pintoresca anécdota también quedó un aprendizaje, de carácter político. Caucete necesita despegar en serio y para ello, no puede seguir distrayéndose con disputas salvajes e internas sangrientas. Sería demasiado larga la lista de enfrentamientos como para enumerarlos todos aquí. Basta con recordar que un intendente tuvo que resistir la destitución con una consulta popular hace unos 15 años.

Durante toda la campaña electoral, Rosas recibió un pedido prioritario de parte de los cauceteros: viviendas. Según la intendenta electa, el déficit habitacional del departamento está cuantificado y ronda las 5.000 casas. Es un número equivalente a la totalidad de viviendas que tiene en ejecución la provincia a través del IPV en todo el territorio. Por lo tanto, es una meta muy difícil para quien asumió tamaño compromiso.

Sin embargo, siempre se puede aspirar a reducir ese número impresionante y poder exhibirlo al finalizar la gestión. Los vecinos sabrán agradecer o castigar, según los resultados obtenidos. Desde ahora, Rosas asegura contar con el respaldo del gobernador Sergio Uñac para desplegar un agresivo plan de viviendas apenas comience su mandato.

Sin embargo, el municipio es mucho más que la tramitación de viviendas. Caucete tiene una ubicación estratégica y desde hace tiempo está llamado a convertirse en el eje del Este. Tanto es así, que el candidato presidencial Alberto Fernández aceptó incluir al departamento como capital alterna para su eventual gestión.

Caucete ya no admite agravios como los que tuvo históricamente. Urge la generación de puestos de trabajo genuino, contra la agencia de colocación de empleo municipal que ofrece apenas unas monedas para la subsistencia. 

El diseño de una política de Estado implica orden y transparencia en el manejo de los recursos, acompañado de gestos. Algo de eso asumió Rosas, al asegurar que no usará los cargos de su gabinete para pagar compromisos políticos o partidarios. 

Lo hemos dicho en reiteradas oportunidades en este mismo espacio: ninguno de los intendentes electos, muchos como resultado del voto-castigo hacia los mandatarios salientes, ninguno llega al poder con un cheque en blanco. La tregua social puede ser muy breve y los márgenes de tolerancia, cada vez más estrechos.

Aquí no habrá brujería que valga. Solamente, gestión.


JAQUE MATE