OPINION

Un ladrillazo sanjuanino

Las 4.500 viviendas en ejecución en San Juan a la sombra de la demanda y una comparación no inocente con los números de Vidal y Schiaretti.
viernes, 04 de octubre de 2019 · 11:57

Por supuesto que Juan Pablo Notario no es una celebridad ni un exponente del mundo de la farándula. Sin embargo, el anuncio de su presencia ayer en Banda Ancha generó un impacto enorme, con una catarata de comentarios en redes sociales. Hay una razón valedera para semejante nivel de interés. El funcionario es hoy quien tiene la llave de las viviendas que entrega el IPV. Y de las que vendrán a futuro también.

A lo largo de la entrevista respondió las consultas de los televidentes de Canal 13 con aplomo, posiblemente consciente de que las contestaciones no serían las que estaba esperando la gente. Por cada vivienda entregada hay una familia con su sueño realizado y otras miles con sus frustraciones intactas. 

Esto ocurre porque el déficit habitacional es tan grande, que ningún esfuerzo alcanza. Y el contexto económico nacional poco ayuda, sino que suma angustia a los sanjuaninos asfixiados por el aumento periódico de los alquileres. Todos, con el agua al cuello y parados en puntas de pies. Entonces el reclamo más repetido parece el más sensato: ¿hasta cuándo?

Los números aclaran bastante la magnitud de la necesidad y la dimensión del esfuerzo. Según el relevamiento hecho por el propio IPV, en San Juan hay más de 76.000 familias empadronadas, que esperan una casa construida a través del Estado, porque no llegarían de ninguna otra manera a obtener el techo propio. El crédito hipotecario es inexistente, con tasas de interés estrafalarias. Y la inflación se encarga de devorar el poder adquisitivo mes tras mes.

Si no interviene el IPV, esas 76.000 familias seguirán alquilando o viviendo de prestado indefinidamente. Los comentarios acumulados en la fan page de Canal 13 en Facebook son prueba cabal de ello. Frente a ese número, que no es estático y que, por el contrario, tenderá a crecer por la propia expansión de la población, la provincia mantiene en ejecución 4.500 viviendas. Y en el trimestre que queda de 2019 entregará unas 700 ya terminadas. Serán más de 200 por mes. Un promedio interesante, de impacto innegable.

Pero se puede simplificar todavía más el panorama, para comprenderlo sin esfuerzo: son 4.500 viviendas en construcción para 76.000 familias. Es casi como pretender llenar un camión cisterna con una cuchara. Sin embargo, Notario deslizó como al azar un par de números comparativos que ponen en perspectiva el esfuerzo presupuestario que está haciendo San Juan, aunque Nación le haya dado la espalda.

Así como San Juan está construyendo 4.500 casas, la provincia de Buenos Aires tiene en ejecución 800. Y Córdoba, ninguna. Los valores informados por el titular del IPV seguramente salieron del Consejo Federal de la Vivienda, donde conviven los referentes de los 24 distritos.

El paralelismo con Buenos Aires y Córdoba no resulta inocente y adquiere doble relevancia cuando se miden poblaciones y extensiones territoriales, con dos de las provincias más ricas de la Argentina. Volviendo a la metáfora de la cuchara y el camión cisterna, podría decirse que en un caso, María Eugenia Vidal tiene apenas una cucharita en la mano. Y Juan Schiaretti, directamente tiró los cubiertos.

Claramente no hay ninguna intención de rivalizar con Buenos Aires o Córdoba, en el parangón propuesto por Notario. Pero sobresale el empeño por visibilizar la decisión política adoptada en San Juan. Que todavía está lejos de satisfacer las necesidades, pero merece reconocimiento.


JAQUE MATE